La Nación
Colombianos se 'cuelgan' en sus deudas 1 23 julio, 2024
ECONOMÍA

Colombianos se ‘cuelgan’ en sus deudas

El centro de estudios económicos Anif analizó el panorama crediticio colombiano, alertando que hay un preocupante repunte en la cartera vencida. “Puede traducirse en un aumento en los riesgos de otorgamiento de crédito y, por tanto, en una menor disponibilidad de crédito”.

CATERIN MANCHOLA

@cate_manchola

 

El equipo de investigadores del centro de estudios económicos Anif emitió un panorama sobre el crédito en el país y analizó todas las categorías de crédito; comercial, de consumo, hipotecario y microcréditos.   Así mismo, presentó inquietantes datos sobre el deterioro en la calidad de la cartera.

Los investigadores resaltan que la cartera de crédito en Colombia “es un indicador clave del dinamismo económico y de la salud del sistema financiero”, pues, refleja la confianza, el acceso a financiamiento, la estabilidad financiera y en general el apetito de crédito del país, que además de dar luces sobre tendencias del crecimiento económico futuro, alerta sobre posibles problemas en el mercado crediticio. “En particular, resulta útil analizar la cartera por modalidad de crédito, pues permite entender de una mejor manera la configuración del panorama crediticio del país”.

Exponen que la cartera total, que incluye todas las categorías de crédito junto con las titularizaciones, “Ha mostrado un descenso importarte en su variación real desde mediados de 2022”. Y “No sorprende que este movimiento coincida con los primeros aumentos en la tasa de política monetaria. De hecho, la cartera total empezó a tener una variación real negativa cuando la tasa alcanzaba su pico, a finales del primer trimestre de 2023. Desde ese entonces, esta ha mostrado un decrecimiento importante, alcanzando su punto más bajo en diciembre de 2023, cuando registró una variación anual real de -6,8%”.

Sin embargo, según los expertos, en lo que va de 2024, “parece haber un cambio en la tendencia”, pues, si bien aún sigue en terreno negativo, los tres primeros meses del año presentaron variaciones cada vez menos negativas. Y de nuevo, coincide con el ciclo de relajación de la política monetaria y una inflación que viene cediendo, que también influye en la variación real de la cartera. “El último dato para marzo fue de -5,4%, un punto porcentual menos negativo frente a la registrada en diciembre de 2023”.

Por tipos de crédito

Sobre el crédito comercial, que es un indicador del financiamiento para las empresas, encontraron un comportamiento muy similar. Señalaron que durante la pandemia este indicador presentó un comportamiento mixto. “Se observó un repunte temporal debido a las necesidades de liquidez de las empresas y posteriormente una caída importante hasta el segundo trimestre de 2021. Después de una recuperación importante en 2022, el crédito comercial ha vuelto a caer, alcanzando un decrecimiento en su variación real anual de 6,4%. Este año ha empezado a recuperarse y en el tercer mes del año fue menos negativo, alcanzando -4,3%”.

En la cartera de consumo hallaron que esta ha mostrado una evolución con variaciones reales mucho más exacerbadas. Una recuperación significativa tras la pandemia, “Alcanzando un pico en junio de 2022, y luego cayendo drásticamente hasta diciembre de 2023, seguido por un estancamiento en lo corrido de 2024 en alrededor de -10,7%. Esta dinámica puede explicarse en gran medida por su alta sensibilidad a las tasas de política monetaria y la precaución y confianza de los consumidores en un contexto inflacionario”.

Por su parte el crédito hipotecario ha mantenido una estabilidad relativa a lo largo de los años. A marzo de 2024, la variación anual es de 0.4%, lo que representa un crecimiento leve pero positivo. Según la Anif, este es un notable avance frente al -3% observado en agosto de 2023. “La estabilidad y mejora en la calidad de los créditos hipotecarios pueden estar influenciadas por las recientes reducciones en las tasas de interés para préstamos de vivienda y los esfuerzos de las instituciones financieras por ofrecer mejores condiciones de financiamiento. Este segmento parece beneficiarse de la creciente demanda de vivienda y de políticas más favorables para los compradores”, explicó.

En tanto que el segmento de microcréditos, dirigido a pequeños emprendedores y negocios, “Sigue mostrando un desempeño sólido, con un crecimiento real anual del 4,2% a marzo de 2024 y completando tres años de registros positivos”. Recalcan los expertos que este crecimiento es crucial para la recuperación de la cartera, ya que los microcréditos promueven la inclusión financiera para quienes de otro modo no podrían acceder a préstamos formales. Esto podría reflejar una mayor resiliencia y adaptación de las pequeñas empresas a las cambiantes condiciones económicas.

Cartera vencida

Para los expertos, en el análisis también resulta relevante tener en cuenta el comportamiento de la calidad de la cartera, y explicaron que esta resulta de la relación entre la cartera vencida y la cartera bruta. “Entre más alto sea este indicador, más cartera vencida tienen las instituciones financieras”, subrayaron. “En general, este indicador ha presentado una tendencia creciente desde inicios de 2023. Esto es preocupante pues, de continuar así, podría tener implicaciones profundas para el sistema financiero”, alertaron.

Expusieron que, para la cartera total, “su calidad alcanzó 5,2% en marzo de 2024 (ver gráfica). Las carteras de consumo y microcrédito han mostrado máximos históricos, al igual que la comercial y la hipotecaria que se mantienen en niveles relativamente altos”, destararon. E insistieron en que “Esto es preocupante, pues puede traducirse en un aumento en los riesgos de otorgamiento de crédito y, por tanto, en una menor disponibilidad de crédito, que podría tener implicaciones sobre el crecimiento”.

Puntualmente, para los consumidores y las empresas “Esto podría llevar a mayores costos y restricciones en su capacidad para financiar gastos e inversiones”.

Finalmente, estiman que, en el futuro cercano, el panorama monetario y crediticio en Colombia estará marcado por un entorno en el que el Banco de la República comienza a responder a un proceso de desinflación. “Tras un periodo prolongado de política monetaria restrictiva, se anticipa que el banco central continuará su ciclo de reducciones de tasas de interés. Esta evolución tiene el potencial de fomentar una mayor disponibilidad de crédito y revitalizar el dinamismo económico, facilitando el acceso al financiamiento tanto para los consumidores como para las empresas”, concluyó la Anif.

Colombianos se 'cuelgan' en sus deudas 7 23 julio, 2024
Nota: Entre más alto sea el indicador, más cartera vencida tienen las instituciones financieras.