La Nación
Con carteles no hay progreso 1 13 abril, 2024
COLUMNISTAS OPINIÓN

Con carteles no hay progreso

Hace unos días la presidenta de la Comisión Nacional de Disciplina Judicial dijo que “existen mafias en la justicia entre jueces, abogados y funcionarios que se alían para torcer la justicia”. Cierto. Eso no es nuevo. Varios días atrás, un testigo de la corrupción en la Unidad Nacional de Protección destapó cómo es que opera una organización delictiva en esa entidad. Tampoco es nuevo, se venía sabiendo hace rato.

El año pasado se “reveló” cómo es que opera la red de narcotráfico desde la Aerocivil en todo el territorio para ayudar a los narcos a sacar la droga del país; a tal punto, que los controladores comprometidos con la red apagan radares para facilitar el “trabajito”. Eso también se venía sabiendo, nada nuevo. Y eso es apenas como la punta, como dicen por ahí, porque no olvidemos los otros carteles mafiosos que están regados, como mata de ahuyama, en toda la estructura del Estado. No hay entidad pública nacional, regional o municipal que no esté penetrada por carteles: los hay en el sistema educativo; en los servicios públicos; en el sistema de vivienda; en vías e infraestructura; en toda la contratación pública; en las fuerzas militares ¡En todas partes! Porque no se pueden olvidar los carteles que están chupando de la teta del Estado en el sistema de salud desde hace años. Pues contra todos esos carteles es que está luchando el Gobierno para tratar de implementar unas reformas que encaminen al país por una verdadera justicia social; que se recupere la decencia en la administración de lo público. Y como son reformas que tocan los intereses de esos carteles, pues ellos reaccionan de manera despiadada o violenta. Miren esta acción despiadada contra la salud de los colombianos, que la dijo el mismo Invima: “EPS no están comprando medicamentos para hacer presión sobre la discusión de la reforma”.

Entonces, resulta que son capaces de atentar contra la salud de los colombianos para mantener su poder de enriquecimiento en el sistema de salud ¡Es una acción criminal!, porque lo que busca precisamente la reforma a la salud es que las EPS se vuelvan decentes en el servicio que prestan; que dejen el vulgar negocio de robarse la plata del Estado, sin importar que en el camino quiebren clínicas u hospitales. Colombia tiene el potencial de ser un mejor país, más justo, más equilibrado, en el cual los derechos fundamentales estén garantizados y protegidos contra cualquier cartel mafioso. Pero si esos carteles siguen teniendo ese poder y esa complicidad de agentes del Estado. no puede haber un progreso valioso y un país desarrollado.