La Nación
Con dineros del robo al hospital de Aipe se pagaron hasta cirugías estéticas 1 16 abril, 2021
INVESTIGACIÓN

Con dineros del robo al hospital de Aipe se pagaron hasta cirugías estéticas

Por primera vez, el gerente del hospital San Carlos, Jorge Alonso Charry Covaleda destapó detalles ocultos del escandaloso fraude financiero. Reveló la propuesta indecente del ‘cerebro’ de la ilícita operación y sus amores clandestinos.

 

 

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanacion.com.co

Increíble. Los dineros del sistema de salud robados del hospital San Carlos de Aipe, terminaron no solo financiando varias campañas políticas.

Aunque resulte increíble, los recursos públicos del centro asistencial de primer nivel, en riesgo financiero, se desviaron para pagar cirugías estéticas, compra de lujosos apartamentos, costosos viajes y otras excentricidades, por puro amor.

Por lo menos, dos relaciones amorosas, animaron la millonaria defraudación, registrada entre 2012 y 2019, que ascendió, según la contraloría a 1.604 millones de pesos.

Otros detalles desconocidos del fraude financiero, fueron revelados por el gerente de la época, Jorge Alonso Charry Covaleda.

El médico, rompió por primera vez el silencio que había mantenido desde que se descubrió el robo en enero de 2019.

En su primera versión libre, el ex funcionario realizó un relato detallado de los hallazgos encontrados, de los dobles pagos y otras maniobras utilizadas para sustraer dineros destinados para la salud que terminaron en los bolsillos de particulares.

Charry Covaleda, entregó las pruebas y confesiones del subgerente financiero, Edilberto Macías Villarraga, en su criterio, el principal responsable. Incluso la propuesta indecente para devolver parte del dinero, pero con la condición de no denunciarlo a los organismos de control.

“Desde que hice mi año rural en el 2006 siempre soñé con ser el gerente del hospital de Aipe, mi tierra natal. Pero solo se dio a partir del 2012. Pero en ningún momento mi intención era robarlo”, declaró el gerente del hospital San Carlos de Aipe como un preámbulo ante la procuradora Provincial, Yulieth Cristina Cortés. La funcionaria le adelanta actualmente un proceso verbal disciplinario.

La reelección

Charry rechazó que su reelección en el cargo hubiese dependido de compromisos dinerarios con los alcaldes de turno.

“En el 2016, después de la elección de José Sevel Castro, su vecino, se tejieron muchos rumores que Sara Yaguar la anterior gerente iba a volver al cargo porque había ‘comprado ese derecho’, no me consta, afirmó. Atendiendo los resultados financieros y los indicadores en enero de 2016 la junta directiva decidió mi reelección por otro periodo de cuatro años”.

“Debo aclarar: Ni voté por el señor alcalde, que era mi amigo, ni hubo ninguna negociación amañada con él, ni adquirí algún tipo de compromisos monetarios y menos algunos que fueran a ser sostenidos a lo largo de muchos años, como pretende hacerlo ver (Nascías) para justificar sus amañados actos”, apuntó Charry Covaleda,

“El único compromiso que me pidió y lo hizo ante la junta fue que no dejara caer la empresa, y que ojalá, en la medida de las posibilidades que el personal que laborara en la ESE fuera de Aipe, para mejorar el tema laboral, no fue más”, relató el ex funcionario.

“Me parece irrespetuoso, me parece agresivo que se pretenda enlodar a los alcaldes, Jesús Ernesto Álvarez a quien le tengo mucho respeto, y José Sevel Castro, con quienes firmamos varios convenios”, agregó.

 

Primera alarma

Aunque dijo que no había señales sobre el robo sucesivo, finalmente encontró las primeras evidencias.

“El miércoles 16 de enero de 2019 por la mañana, yo estaba en la Ese, no estaba Bárbara ni Macías en el hospital. Me llama Bárbara López, y me dice que necesita una reunión urgente porque hay problemas financieros”, explicó Charry. “Sonaba muy angustiada, estábamos en el cierre de un informe de la vigencia anterior. Aprobé y acordamos reunirnos en Neiva”.

“Me preocupé porque estábamos en cierre de balance, luego de hablar con ella llamé a Macías para preguntarle si seguían las fallas en el software contable, o fallas en el sistema. Él me dice que no, que hablaría con ella y que luego me informaba”.

“Al rato me llamó Macías, me dijo que se había pospuesto que ya estaba claro lo que había pasado, que no preocupara. Entonces fue fui para cine. Al salir de la película, me di cuenta que Bárbara me seguía llamando. Me dijo que necesitaba hablar urgentemente conmigo”.

“Ante la premura esa misma noche se reunió con la contadora en su casa como a las diez de la noche.

“Médico: ¿usted tiene conocimiento de los malos manejos?  Me preguntó de entrada. No tengo ni idea, le respondí

“Me mostró la prueba impresa de auxiliares de pago y nómina, y que en esos auxiliares de nómina aparecíamos como si hubiera recibido dobles pagos, incluso a mí me metieron recibiendo dobles pagos, como si me hubieran pagado dos veces en el mismo mes y año. Quedé pasmado”.

“La contadora me dice que detectó esa irregular y que en su momento, le había consultado a Macías, pero le dijo que esa plata yo la había ordenado para pagar unos compromisos que no se habían legalizado.

“La contadora me dice que la cosa no paró allí. Esa mañana cuando yo le pregunté, Macías se había dirigido hasta Palermo donde también laboraba como contadora. Se disculpó, le pidió que no me contara nada, que él había actuado solo, que los dineros que había sacado era para ayudar a una campaña, que ese candidato le había ofrecido dos asesorías muy bien pagas”.

“El jueves 17 de enero nos reunimos todos. Pusimos en contexto a Héctor Jesús Muñoz. Quedó muy sorprendido. Le dije que el caso era sentarnos y pedirle explicaciones a Macías. Así lo hicimos”.

 

La confesión

“En calidad de víctima, en calidad de gerente de una empresa que también fue víctima, o que podría haber sido víctima de un robo, decidí grabar con mi celular, la sesión. Todos sabíamos que se estaba grabando la sesión porque generalmente se grababan para las actas posteriores”, reveló Charry Covaleda.

Esa grabación sirvió de soporte para las denuncias que luego formulé con las demás evidencias.

Cuando Macías llegó a la reunión, la contadora le dice de inmediato: “Edilberto que pena le conté todo al gerente, no me podía quedar callada, tenía que hablar, era mi nombre, era mi reputación la que estaba en juego”.

Luego le mostré los documentos impresos de las nóminas de 2018 con los dobles pagos.

“Macías confesó de una manera tan fría, calculada, sin titubear, que había venido sustrayendo esos recursos para ayudarle a terceros ajenos a la empresa”, aseveró Charry.

“Como está en la grabación Macías confiesa que había actuado solo, que se le habría presentado una buena opción de trabajo para su hija mayor, con un candidato de renombre regional, que comprendiéramos su situación que estaba enfermo, que era muy difícil conseguir trabajo…”

 

Cifras puntuales

Nos dijo además que los pagos que él había realizado para materializar esos pagos dobles los había hecho través de cheques y a través del token, sin dar mayores explicaciones. Incluso en la grabación mencionó cifras puntuales y mencionó a quién se las daba, a quienes iban destinados esos recursos.

“Entre otros mencionó nombres puntuales como varias personalidades del ámbito público; mencionó nombres puntuales de antiguos mentores del sector salud; él mismo lo dice con nombres propios, cuando y porqué les daba plata del hospital. Que si se los daba no me consta, pero así quedó en la grabación”, relató el ex gerente del hospital San Carlos. Sin embargo, no reveló los nombres.

Macías en su confesión, mencionó a dos candidatos a las alcaldías de Pitalito y Aipe, que se quemaron.

Luego de haber confesado su participación en la defraudación, Macías propuso que devolvería parte del dinero. Fue muy insistente en que lo perdonáramos.

También aparecen los mensajes de wasap que le enviaba a la contadora pidiéndole que le ayudara en este delicado asunto.

En esa reunión nos propuso que devolvería la plata, pero que no dijéremos nada. Todo esto está grabado con su propia voz y como lo quiso hacer ver, que le había pedido que se echara la culpa y que no le iba a pasar nada.

En esa misma reunión le anunciaron su retiro del cargo.

“Le pedimos que nos entregara las llaves de la oficina, la simcard del hospital que él manejaba, la cuenta institucional, que nos entregara el token de Bancolombia, y le suspendimos la clave de acceso al sistema. Le dijimos que se retirara”.

Una reunión prevista para el viernes con detalles de todas las transacciones fue pospuesta para el sábado 19 de enero en la mañana en Neiva.

En esa reunión se reveló que la cifra del desfalco era superior. De 89 millones ya superaba los 200 millones. Según la Contraloría la cifra llegó a 1.604 millones de pesos.

Con dineros del robo al hospital de Aipe se pagaron hasta cirugías estéticas 7 16 abril, 2021
Juicio verbal disciplinario en la Procuraduría Provincial.

Propuesta indecente

“Macías me dice: Mire doctor Charry, yo hablé con mi abogado y me dijo que en esto estamos untados todos. Usted y Bárbara López por haber firmado esos balances, palabras más palabras menos, aparecemos como copartícipes. Yo traigo una propuesta, usted verá si la admite o no”, relató.

“Yo estaría en condiciones de devolver cien millones de pesos, ustedes verán como los meten, ustedes verán como la legalizan y ya. A mí no me denuncian, yo paso la carta de renuncia, me voy y no ha pasado nada”, insistió Macías Villarraga. La propuesta también quedó grabada. El dinero lo devolvería por cuotas: la primera sería de 20 o 3º millones de pesos; otro tanto cuando le saliera la liquidación y el resto, en el transcurso del año cuando vendiera un lote de su propiedad.

El gerente lo increpó. “Es una desfachatez, es un insulto”, le respondió.

“Mire, doctor, lo hecho, hecho está, lo que diga o deje de decir en nada va a cambiar las cosas. Mi abogado me dijo: si se van a juicio van a ser tres o cuatro años, yo veré que digo, tendré que defenderme de alguna manera, y si usted lo tiene a binen y no denuncia cortamos esto por lo sano”, insistió Macías Villarraga.

Incluso mencionó que no se preocupara por los organismos de control, que él tiene influencias en la contraloría.

“Me dice que esa sugerencia no es la mejor pero es la más viable. La ventaja es que si no se denuncia, le quedaría más fácil devolver la plata”.

 

Con dineros del robo al hospital de Aipe se pagaron hasta cirugías estéticas 8 16 abril, 2021
Edilberto Macías, ex subgerente

 

Robos por amor

Según el gerente, Macías Villarraga no actuó solo, como lo ha sostenido. Otros funcionarios hicieron parte de la confabulación fraudulenta, entre ellas dos mujeres, con quienes tenía, probablemente, relaciones amorosas.

“Algunas personas están dispuesta a declarar que había una relación sentimental con la auxiliar de contabilidad, Diana Rocío Medina, cuyos gastos suntuosos, terminaron delatándola.

La funcionaria explicaba que su prosperidad económica se debía a ingresos que recibía de una cooperativa que habían montado. “Como es posible que una auxiliar de facturación con un sueldo de millón cien mil pesos, pasó de la noche a la mañana de vivir en Aipe a vivir en Neiva en un conjunto muy exclusivo, a lucir ropa de marca constantemente, a cirugías estéticas de todo orden, incluso a organizar viajes y fiestas con su familia”, reportó el gerente.

Además, apareció otra relación amorosa con Zulay Arcos Sosa, una joven enfermera procedente de Ibagué.

“Descubrimos que inexplicablemente comenzó a pagarle de su cuenta personal alcanzando a recibir 26 millones por encima de lo que debía recibir. Estos pagos a través de la Cooperativa eran superiores a los que debía recibir”, reveló Charry Covaleda.

“Sin embargo, distinto a Macías, los segundos pagos no fueron autorizados. La relación si era cercana de ella con el subgerente. Estrenó reloj y celular”, reveló el gerente.

El 21 de enero, cuando se preparaba la denuncia que radicaría en la Fiscalía, Contraloría y Procuraduría, Macías Villarraga, habiendo sido retirado del cargo, ingresó a su oficina y sustrajo varios documentos.

Con la complicidad del almacenista, ingresó al sistema y obtuvo información y, al parecer, manipuló otros documentos.

Su ingreso y actividad secreta quedó registrado en un circuito cerrado de televisión. Los videos también están en poder de la Fiscalía, que este caso sigue dormida.