La Nación
Crecientes súbitas tienen en jaque a Acevedo, Suaza y Guadalupe 2 20 octubre, 2021
HUILA

Crecientes súbitas tienen en jaque a Acevedo, Suaza y Guadalupe

El río Suaza y la cuenca alta del Magdalena permanecen en alerta naranja por crecientes súbitas, reportó el Ideam. En la jornada anterior se registraron emergencias en cinco municipios del sur del Huila. Al cierre de esta edición llovía fuertemente sobre la región.

huila@lanacion.com.co

Nuevamente las lluvias han puesto en jaque al sur del Huila. Sobre las cinco y media de la mañana de ayer, una fuerte creciente del río Suaza generó pánico en varios habitantes de Suaza, Guadalupe y Acevedo. El Ideam emitió alerta naranja por creciente súbita para este afluente, como también para la cuenca alta del río Magdalena. Hay alarma, además, en Pitalito, Palestina, Elías y Garzón.

Los mayores daños que ocasionó el río Suaza se registraron en la zona rural de Acevedo. “La avalancha fue inmensa”, dijo ayer en horas de la noche tras la evaluación del hecho el alcalde, Gentil Tapiero.

El reporte de las autoridades señaló que fueron afectadas 10 viviendas, dos familias debieron ser rescatadas por el cuerpo de bomberos, hay daños en cuatro puentes colgantes que la misma comunidad había construido, en dos las averías fueron graves; y varias  veredas quedaron incomunicadas vía terrestre.

Son incalculables las pérdidas en cultivos como café, plátano, lulo y caña de azúcar, ubicados sobre toda la ribera del río; al igual que las afectaciones en las vías terciarias. Las veredas Versalles, San José Corinto, Anayaco y Carbona son las que más preocupan a las autoridades.

“Las familias viven a un lado del río, por el desbordamiento este toma otro cauce y los deja aislados de tierra firme”, detalló el comandante del Cuerpo de Bomberos de Acevedo, José Fernando Mazabel Rojas, quien estuvo atendiendo el hecho.

El Alcalde detalló que  cinco casas “quedaron llenas de lodo, prácticamente las familias lo perdieron todo”. Contextualizó el mandatario que hace 20 días ocurrió otra avalancha y se estaban atendiendo los daños que esta ocasionó, pero, “no alcanzamos a despejar todas las vías cuando llegó la segunda hace ocho días, fue fuerte, muchas casas quedaron en riesgo, y luego llegó la de hoy –ayer- que nos deja muy pensativos porque ya los recursos, para atender este tipo de eventos, no tenemos. Estamos haciendo un llamado a la Gobernación y a la Unidad Nacional Para la Gestión del Riesgo”, dijo.

Sobre el área urbana no hubo mayores emergencias, salvo que  resultó averiada la tubería que conduce el agua del acueducto hacia la Planta de Tratamiento. Ante ello se activó el plan de contingencia para garantizar el preciado líquido a los habitantes del casco urbano.

En horas de la mañana el alcalde Gentil Tapiero se dirigió a la comunidad mediante un vídeo donde recomendó a los habitantes de su municipio alejarse del río Suaza. El mandatario aparece sobre un puente y muestra el enorme caudal que es “mucho más fuerte de los que hemos tenido”, dijo, “está creciendo cada día mucho más”, aseveró.

El difícil momento no solo lo vive Acevedo sino también Suaza, el primer municipio en mención lleva dos emergencias en menos de una semana.

Dicho afluente pasa por los municipios Suaza y Guadalupe que también registraron daños en vías y cultivos. Mientras que en Garzón la comunidad de La Jagua está expectante.

En suaza

El “panorama es difícil”, informó el alcalde de Suaza, Moisés Ortíz Alarcón. “Ya nos cansamos de quejarnos y nos toca es ponerle el pecho a la situación, no salimos de una y entramos en otra, en los 18 meses de gobierno se han presentado siete emergencias”, dijo el mandatario.

Explicó que el clima no les da tregua, “no terminamos de destapar una carretera cuando ya debemos intervenir otras. El río hace lo que quiere y acaba con muchas obras, arrasa con cultivos, viviendas y puentes. Es un tema muy complicado”, lamentó.

Ayer el Ideam lanzó además alerta amarilla sobre la cuenca alta del río Magdalena, la atención se centra en San Agustín, Palestina y Pitalito. Las autoridades reportaron una creciente importante del río Guachicos y debió ser suspendido el servicio de agua para el sector urbano, también hubo daños  en el puente de la vereda Holanda, corregimiento de Bruselas, en donde se hizo necesario el cierre preventivo del lugar.

En San Agustín resultó inundada una vivienda ubicada en el sector urbano del municipio, en el Barrio Las Brisas. Y en zona urbana de Elías fue suspendido durante varias horas el agua potable.

Es menester precisar que hace un mes inició oficialmente la segunda temporada seca o de menos lluvias en el país, especialmente en la región Andina y el oriente de la región Caribe. Ayer el Ideam emitió alerta roja por posibles incendios para Aipe; y naranja para Colombia, Neiva, Rivera y Villavieja.

Por el contrario, hay aumento de las precipitaciones y, además de Acevedo, Palestina está bajo alerta naranja por posibles deslizamientos de tierra. Hay alerta amarilla por el mismo fenómeno para Altamira, Guadalupe, Pitalito, Saladoblanco, San Agustín, Suaza y Tarqui.

Hasta el momento no se han registrado víctimas fatales.

Fotos: Cortesía

Crecientes súbitas tienen en jaque a Acevedo, Suaza y Guadalupe 8 20 octubre, 2021

Creciente súbita del río Suaza que estuvo acompañada de palizada.

Crecientes súbitas tienen en jaque a Acevedo, Suaza y Guadalupe 9 20 octubre, 2021
Dos familias, donde habían dos menores de edad, entre ellos un bebé de meses, fueron rescatados. Vía rural de Acevedo.
Crecientes súbitas tienen en jaque a Acevedo, Suaza y Guadalupe 10 20 octubre, 2021
Momento en que son rescatados los menores y sus familias por el Cuerpo de Bomberos.
Crecientes súbitas tienen en jaque a Acevedo, Suaza y Guadalupe 11 20 octubre, 2021
El río arrasó cultivos de café, plátano, lulo, entre otros.
Crecientes súbitas tienen en jaque a Acevedo, Suaza y Guadalupe 12 20 octubre, 2021
Socavamiento del agua en uno de los puentes principales de Acevedo.
Crecientes súbitas tienen en jaque a Acevedo, Suaza y Guadalupe 13 20 octubre, 2021
Desde este puente el Alcalde de Acevedo pidió a las comunidades mantenerse aisladas de la ribera del afluente.