La Nación
Dando gracias y no negando hechos 1 15 abril, 2024
COLUMNISTAS OPINIÓN

Dando gracias y no negando hechos

Hace un año, gracias a Dios tuve la fortuna de ser electa Senadora con lo cual se inició un proyecto para reactivar a Colombia. Reconozco que no ha sido fácil, pues ser oposición ha dificultado la función legislativa.  No obstante, siempre he sido una oposición crítica con base en argumentos y conceptos frente a cada uno de mis planteamientos, dentro y fuera del Congreso.

Teniendo presente que este proyecto es un logro construido desde y para la gente, agradezco a mis padres, quienes me criaron con el criterio y carácter para afrontar cada uno de los obstáculos de la vida pública. GRACIAS, porque nunca me han dado la espalda y siempre he sido motivo de orgullo.

Ese mismo orgullo siento por Alejo, a quien jamás negaría y, quien a su corta edad afronta con madurez cada una de las adversidades a razón de tener como mamá, a quien por su bienestar, decidió desde muy joven, incursionar en la vida pública y todo, con el objetivo de aportar para que él viva en un mejor país.  ¡GRACIAS HIJO!

A cada uno de los miles de personas que me abrieron la puerta de su casa, a quienes me acompañaron durante los recorridos por el territorio nacional, hoy y siempre, les quiero dar las gracias por haber confiado en este proyecto, el cual represento, pero que no hubiera sido posible sin el apoyo de cada una de sus familias, amigos, comunidades, gremios, asociaciones y empresas.

Gracias a la justicia, que permitió limpiar el nombre de mi padre y el mío de todas las acusaciones según fallo absolutorio.

Gracias a mi Partido, el Centro Democrático, por permitirme llevar las banderas que me identifican.

Gracias a los periodistas en las veredas, corregimientos, municipios y ciudades, sin  ustedes, los medios de comunicación no podrían revelar el verdadero proceder e intenciones de personas como la vicepresidenta Francia Márquez, a quien no le importa las vidas que se pierden a diario en todos los departamentos de Colombia por falta de un helicóptero,  mientras ella con su ego sobrevuela el país. Como dicen por ahí: “el que no ha visto a Dios, cuando lo ve se asusta”

¡Gracias presidente! Usted es el reflejo de lo que no hay que ser ni hacer como mandatario, persona o padre. Negar la crianza de un hijo, para evitar caer en las encuestas, demuestra lo desleal que es usted, a su hijo y a su país. Siento mucho que a Nicolás le haya tocado un padre como usted, pero como dice Francia Márquez: “De malas”.

Por último y no menos importante, gracias a La Nación, por este espacio y por ser el medio para llegar a sus lectores.