La Nación
Educación emocional: un antes y un después 1 19 abril, 2024
POLÍTICA

Educación emocional: un antes y un después

La propuesta del senador Carlos Julio González Villa da un salto cualitativo en materia de educación, salud mental y desarrollo humano. Incorpora competencias socioemocionales en el modelo educativo colombiano con el propósito de impactar las dramáticas cifras de deterioro de salud mental de la niñez y la juventud colombiana.

Un cambio significativo, que incorpore en la educación colombiana la educación emocional, promueve el senador Carlos Julio González Villa a través de un proyecto de ley que radicó en el Congreso.Principio del formulario

“El objetivo es formar seres humanos más resilientes, emocionalmente más asertivos, conscientes de sus fortalezas y equipados con herramientas para enfrentar los desafíos de la vida”, manifestó el senador Carlos Julio González Villa, vocero del partido Cambio Radical y presidente de la Comisión Accidental de Salud Mental del Senado.

Se trata de una iniciativa que introduce en el modelo educativo colombiano a través de los Proyectos Educativos Institucionales (PEI), la formación en educación y competencias socioemocionales de manera transversal en todos los niveles desde preescolar hasta secundaria.

“Presentamos un proyecto de ley que inserta en el modelo educativo colombiano la educación emocional, que además del componente cognitivo; física, matemáticas, álgebra, trigonometría y otros, agrega un componente que se va a dar a partir de esta ley, que es la de la educación emocional a través de las competencias socioemocionales”, señaló el senador.

Esta iniciativa va más allá de simplemente incluir una cátedra en el currículo; abarca diversas estrategias que van desde la planificación de actividades, diseño de espacios, la implementación de acciones y la realización de evaluaciones, orientadas al desarrollo integral de los estudiantes.

El proyecto incluye también la formación y capacitación de los docentes, herramientas pedagógicas específicas para abordar de manera efectiva la educación y las competencias socioemocionales de los estudiantes. Además del diseño de guías metodológicas por parte del Ministerio de Educación Nacional para garantizar su adecuada implementación.

“Los retos y desafíos actuales de la educación hacen necesario revisar el modelo de desarrollo humano, los avances en la inteligencia emocional y el progreso del neurodesarrollo ligado al mundo de las emociones, los sentimientos y los afectos”, comentó el congresista.

Expertos

El proyecto contó con el apoyo y acompañamiento de científicos y profesionales de la salud y la educación como el reconocido psicólogo Miguel de Zubiría, el psiquiatra infantil Guillermo Carvajal, el Colegio Colombiano de Psicólogos, la Universidad del Rosario y la Federación Colombiana de Padres de Familia.

“Se requiere una nueva educación que no haga tanto énfasis en el conocimiento ni en la ilustración que es la típica educación del siglo 15 que llegó hasta nuestros días. Esa estructura educativa tiene que cambiar radicalmente, estamos ante un nuevo ser humano”, manifestó el psicoanalista y psiquiatra, Guillermo Carvajal.

Entre tanto, el rector de la Universidad del Rosario, Alejandro Cheyne también se refirió a la iniciativa como un proyecto extraordinario e importante para los desafíos del presente por eso la universidad lo ha acompañado en su estructuración.

“Proponemos fortalecer el desarrollo integral de la niñez y la juventud mediante la conciencia, autonomía y regulación emocional. Además, se busca fomentar el desarrollo de las habilidades sociales, así como las habilidades para la vida y el bienestar. Este enfoque debe permitir la detección temprana y periódica de factores predictores de enfermedad mental. Finalmente, estamos trabajado en contribuir eficazmente en la construcción del precio de vida humano de nuestra niñez y juventud”, concluyó González Villa.

Panorama desalentador

El proyecto de ley representa un paso adelante para responder a problemáticas tan preocupantes como la farmacodependencia, el suicidio y la violencia escolar, entre otras amenazas de salud mental, cuyas cifras son francamente alarmantes en el país y requieren una intervención inmediata en el sistema educativo.

  • De cada diez niños, 4.4 presentan síntomas relacionados con el deterioro de su salud mental.
  • Además, mensualmente, 190 niños y jóvenes pierden la vida por suicidio, según lo revelado por la Procuraduría.
  • El Estudio Nacional de Consumo SPA arroja una cifra impactante: en los últimos 12 meses, cerca de 258.000 escolares han consumido marihuana, sugiriendo una preocupante tendencia en el consumo de sustancias psicoactivas.
  • La situación se agrava con el dato de que, entre noviembre de 2022 y mayo de 2023, 473.000 niños y niñas abandonaron el sistema educativo.