La Nación
El abecé del Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad 1 1 febrero, 2023
ACTUALIDAD

El abecé del Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad

Concejal de Neiva lidera iniciativa para la capacitación de los educadores y estos puedan atender esta problemática en la formación de niños y jóvenes en la capital huilense. Concejal de Neiva lidera iniciativa para la capacitación de los educadores y estos puedan atender esta problemática en la formación de niños y jóvenes en la capital huilense. LA NACION, Neiva El Trastorno de Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es un problema de interés de las políticas públicas de educación de gran incidencia a nivel mundial, pero cuya falta de conocimiento y conceptualización por la población en general, ha impedido que este trastorno tenga  la relevancia que le corresponde  y se escape  del ámbito social  impidiendo su abordaje. Asimismo, su desconocimiento lleva a la indiferencia hacia la población que lo padece y  a que sea aislada de la actividad más importante  y determinante de desarrollo como es la educación de los niños y   jóvenes. Según los estudios, niños y jóvenes con TDAH tienen un trastorno conductual con bases neurobiológicas con un fuerte componente genético, cuyo porcentaje oscila entre el 5 y el 10% de la población infantil de la escuela, con sintomatología de movimientos corporales excesivos, impulsividad, emotividad, problemas de memoria, atención dispersa, perdida de los materiales escolares,  olvido de entregar tareas, o entrega de tareas inconclusas por haber comenzado una sin haber finalizado la anterior. También se caracterizan por la tendencia a la interrupción de labores escolares con la excusa de ir al baño, a tomar agua o sacarle punta al lápiz  y además muestran una dificultad en la autorregulación de la conducta que hace que el portador del TDAH  sea a menudo señalado en el salón de clase como indisciplinado, mal educado, irrespetuoso o calificado  y estigmatizado como el niño problema y mal  estudiante. Son niños acompañados de constantes ruidos como silbidos, palmadas, golpes sobre el pupitre, la mesa del comedor, en forma inoportuna e impertinente que el adulto representado en el docente,  padre de familia o sus compañeros no comprenden que estos niños o adolescentes no pueden controlarse a sí mismos porque padecen una enfermedad. Paralelamente en sus hogares estos niños son calificados como desobedientes, flojos, caprichosos, irresponsables y algunas veces maltratados física o sicológicamente. Las  estadísticas y la atención El TDAH para los niños y jóvenes ha significado rechazo por parte de maestros, compañeros y padres de familia.  Según datos estadísticos del Hospital Universitario ‘Hernando Moncaleano Perdomo’ de Neiva,  en el año 2011  se atendieron 1.628 niños por la especialidad de Neurología pediátrica con 64 diferentes patologías identificadas a través del cód. CIE 10, en donde el trastorno de hiperactividad y déficit de atención se encuentra en el cuarto lugar de frecuencia con un número de cinco estudiantes por cada 100, por lo tanto  en salones de clase como los de nuestras instituciones educativas donde cada salón de clase cuenta con 40 alumnos tendrá por lo menos 2 que presentan TDAH. Entre tanto, en la especialidad de neurosicología se atendieron 2.128 pacientes de los cuales 1.325 (62.3%) corresponde a niños y 803 a adultos (37.7%). Según  diagnóstico de 531 niños atendidos por neurosicología  con codificación CIE 10 con 24 diferentes patologías  el trastorno de Hiperactividad y déficit de atención ocupa el tercer lugar en frecuencia, con  nueve menores de cada 100 niños, correspondiendo de esta manera a más o menos cuatro niños por salón de clase. La patología del neurodesarrollo infantil ocupa el 40% de las consultas del especialista y el trastorno principal es el TDAH, que está considerado actualmente como la primera causa de fracaso escolar en los países desarrollados. En nuestro medio desafortunadamente no existe una estadística al respecto sin embargo el siquiatra de niños y adolescentes, Rafael Vásquez, opina “que una de las consecuencias de una mala conducción del proceso educativo (del niño o adolescente portador de TDAH) es la de que el menor salga del sistema educativo. Un menor expulsado o no admitido en su colegio tendrá un lapso de alteraciones emocionales que agravan todas las dificultades que de suyo tiene ese trastorno”. Estudios adelantados aseguran que “Vale la pena señalar que el fenómeno de la inquietud asociado a inatención e impulsividad siempre tiene complicaciones, la primera una imagen social de baja aceptación y en seguida otros trastornos psiquiátricos como la depresión, la ansiedad, los trastornos de aprendizaje, la incoordinación motriz gruesa y fina, las adicciones a sustancias psicotrópicas ilegales, el trastorno desafiante y oposicional, etc. El sufrimiento del niño igualmente lo padece su familia. Las quejas, las sanciones del hijo o su exclusión del colegio son sentidas como fracasos y censura para ellos. Además, por la manera como el centro educativo se relaciona con ellos, tienen la convicción incómoda de ser padres deficientes y sometidos a crítica”. Es por ello que se hace necesario establecer un programa que informe a padres de familia y capacite a los docentes en la identificación y el manejo del niño y adolescente portador del TDAH, para evitar que éste deserte del salón de clase y no cumpla con el proceso de escolaridad y socialización al que tiene derecho. En ese sentido, la concejal   Clara Inés Vega Pérez lidera el proyecto de acuerdo por medio del cual se implementa un programa de capacitación a docentes,  psicorientadores y  sicólogos  que hacen parte del sistema educativo del municipio de Neiva que permita  identificar al menor portador de   TDAH  y orientarlo adecuadamente con métodos y técnicas de aprendizaje que garantice  su escolaridad y permanencia en el sistema educativo. “El proyecto tiene como objetivo identificar y apoyar a niños, adolescentes y jóvenes  portadores de TDAH que tienen necesidades escolares especiales (NEE) y, por ello, es necesario tomar  la iniciativa de promover actuaciones para que el sistema educativo, la familia  y entidades estatales den una respuesta adaptada a sus necesidades educativas para su normal desarrollo y participación en la sociedad”, dice la concejal Vega Pérez. Destacadas ‘El Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (TDAH) es una alteración neurobiológica que se manifiesta en dificultades de autorregulación de la conducta en tres aspectos concretos: la capacidad para mantener la atención, el control de la impulsividad y el grado de actividad’. Clara Inés Vega Pérez Clara Inés Vega Pérez