La Nación
El comentario de Elías  Vigorosa oposición 1 26 octubre, 2020
COLUMNISTAS OPINIÓN

El comentario de Elías Vigorosa oposición

Jorge Guebely

 

Responsabilidad histórica les exigimos a los políticos de oposición en Colombia. No sirve usar y abusar de un lenguaje renovador si se comportan como políticos tradicionales. Si actúan como barones electorales o caudillos populares agitando cada uno su bandera de reformas circunstanciales.

 

No vale la pena seguir anclados como viejos y solitarios románticos del siglo xix. Desteñidos robinhoods con deseo de salvar la humanidad a través de una personalísima epopeya. Combatir a un capitalismo ortodoxo que se destiñe ante los progresos incontenibles de la cuarta revolución industrial para evolucionar hacia un nuevo y más temible poder estatal.

 

Poco interesa el sonsonete contestatario y la actitud defensiva ante los voraces del conservadurismo criollo. Importa más una acción propositiva. Inspirar, por ejemplo, una democracia al servicio del ser humano. Una que supere la actual plutocracia liberal erróneamente llamada democracia. Falsa democracia de espíritu mercantil donde sólo los opulentos pueden comprarla legal o ilegalmente. Democracia de potentados para potentados, de estirpe clasista y mezquina. Verdadera plutocracia, bandera colombiana de la pre-modernidad.

 

Importa más promover una auténtica democracia que, como tal, carece de contenido clasista. Tarea histórica para Colombia.

Democracia por la vida, por el desarrollo humano; sin distinción de raza, de sexo, de edad; ni centralista y ni periférica. Modelos existentes, nada que inventar. Social democracia la llaman en países del norte europeo, también liberalismo con sentido social. Propuesta del senador Bernie Sanders en Estados Unidos, de economistas clásicos como Keynes o vivos como Amartya Sen, de políticos respetables como Olaf Palme.

 

Democracia para superar los privilegios malsanos de las elites plutocráticas. Para convertir las elecciones en fiesta del voto libre y abolir el voto prostituido y el narcovoto. Para garantizar la mínima estabilidad económica del votante y pueda votar con dignidad. Para distribuir democráticamente las riquezas nacionales e implementar la permanente Renta Básica Universal.

 

Democracia que garantice una justicia con sentido democrático, no plutocrático; un sistema de salud con sentido humanitario, no empresarial; una Educación de calidad humana, no económica. Democracia que fortalezca la economía del Estado a través de justos y proporcionales impuestos, castigando severamente a los evasores que llevan sus dineros a paraísos fiscales e imponiendo reales impuestos al usufructo de la tierra con fines suntuosos.

 

Loable labor política, de respetable proyección, propia de una vigorosa oposición. Programa mayor, educativo e histórico para el país de las desigualdades. Estrategia honorable para superar las anodinas discusiones electoreras que degradan a la oposición. Contaría con la inmensa mayoría de colombianos, con todas las víctimas de la plutocracia nacional

 

jguebelyo@gmail.com

 

es_COEspañol de Colombia
es_COEspañol de Colombia