La Nación
El enemigo está adentro 1 17 julio, 2024
COLUMNISTAS OPINIÓN

El enemigo está adentro

La falta de gobernabilidad es el verdadero problema del Presidente Gustavo Petro. Lamentablemente en la actualidad las tendencias en redes sociales no son las reformas a la salud, laboral o pensional, sino Benedetti y Sarabia, dos funcionarios que terminaron congelando los proyectos de ley que se tramitan en el Congreso.

Para el Presidente, en realidad sus problemas iniciaron cuando no obtuvo las mayorías en las pasadas elecciones legislativas con la lista del Pacto Histórico; sus mayorías habrían permitido reducir el margen de negociación con otros partidos políticos y emprender sus reformas sin necesidad de entregar ministerios; como el ministerio del Interior con Alfonso Prada que hoy ocupa Luis Fernando Velasco, uno de corriente Santista y el otro Liberal, ambos parecidos políticamente a Benedetti, porque de izquierda ni la mano con la que escriben.

Sumado a los problemas internos, la oposición hizo lo suyo con Laura Sarabia, a quien pocos conocían hace unos meses; pero empezó repentinamente a posicionarse en la opinión pública como un referente de poder; una mujer más técnica que política por lo poco visto, que termina lamentablemente llena de insultos por no seguir la directriz de su ex jefe Benedetti, que por cierto, muy pocos han salido a defenderla de la forma vulgar como fue tratada en los audios, una funcionaria que termina recibiendo todo el peso del desgaste por sus escándalos.

Benedetti debe ser parte de las tertulias en muchos cafés de la izquierda romántica, bajo el argumento de que advirtieron lo nocivos que serían Roy y Benedetti, pero ¿hubieran ganado sin ellos?, ¿ingresaron los 15 mil millones de pesos a la campaña presidencial?, o ¿todo esto es una estrategia de la derecha para desestabilizar el país en el marco de unas reformas que no les sirven a ciertos sectores económicos?

Como en la serie House of Cards, el peor enemigo termina estando adentro, y se ve reflejado en los problemas de Gobernabilidad del Presidente, porque su bancada es leal pero corta de congresistas visibles, sus Ministros aún están por entregar resultados y ahora su mano derecha sale de Palacio; en todo Gobierno son normales estos cambios, pero ojalá no se vuelva el único cambio que veamos en lo que queda de este gobierno.