La Nación
El Pacto del Cartel 1 21 febrero, 2024

El Pacto del Cartel

Es una vergüenza que el pasado martes la Cámara de Representantes sepultara el sistema de salud colombiano y reviviera el nefasto Seguro Social disuelto en 2009; riesgo inminente para la nación que muestra la incongruencia de un gobierno sin el más mínimo sentido social que está dispuesto a abrirle la puerta al cartel de la hemofilia y a la corrupción por medio de la sobrefacturación. Si bien, el sistema de salud de nuestro país, es resultado de un consenso político, económico y social que requiere modificaciones permanentes, estas deben ser concertadas con base en la financiación, cumplimiento y ruta de atención para los usuarios.

Los cambios que se planteen y el cómo se van a ejecutar siempre tienen que tener en cuenta la cobertura, contratación y prestación del servicio como pilares a proteger y encaminados a mejorar las condiciones de salud y expectativas de los ciudadanos, sin olvidar, el cuidado de las finanzas destinadas al bienestar de los usuarios.

No obstante, el impacto fiscal, es decir, los costos de la reforma estarían alrededor de los 140 billones de pesos, sin embargo, hoy no hay claridad de cómo se van a pagar, puesto que el costo supera la proyección de ingreso. En este orden de ideas: ¿Cuál será el mecanismo de contención para cubrir el costo del nivel de alta complejidad?. Como senadora, me preocupa que bajo el fundamento de “garantizar la atención integral a toda la población”, Colombia siga en el PETROCESO pero ahora a costa de  vidas humanas, gracias a un presidente que enceguecido por sus ansias de poder y un ministro ANTIVACUNAS  que desean transformar todo, pero que van a dejar al país con un modelo de salud fracasado y lo que es peor sin financiación.

Por lo visto, el gobierno nacional, en cabeza de sus congresistas, no contentos con el “orangután” que le colgaron a la reforma de salud, ahora nos piden cargarlo y alimentarlo y criarlo so pretexto, de no querer ver “quebrados a los hospitales”, pero mienten al país, pues no muestran las nefastas consecuencias de la reforma que plantean.

De seguro a Petro le van a seguir enviando saludos desde los estadios y espacios de aglomeraciones, esto debido al descontento del todo la población nacional, el cual va a seguir sumando a la impopularidad teniendo en cuenta que esta semana rompió un nuevo récord al llegar al 66%; nada raro, que los cánticos en espacios públicos en contra del presidente, se extiendan a otros miembros del gabinete, como en el caso del ministro de salud, quien, en vez de regañar y conspirar, tiene que ponerse a trabajar, y ante todo ser responsables con la salud de los colombianos.