La Nación
“Estamos en fenómeno de El Niño y vienen meses de sequía” 1 24 mayo, 2024
ENTREVISTA

“Estamos en fenómeno de El Niño y vienen meses de sequía”

El director de la CAM, Camilo Agudelo, alerta sobre el impacto que tendría El Niño en el Huila y pidió medidas urgentes para prevenir desabastecimientos de agua e incendios forestales. “El Niño va a ir hasta abril o mayo de 2024”, dice. El funcionario habla además del futuro de termales de Rivera, el POT de Neiva y de Bethel en La Tatacoa.

 

La CAM es la máxima autoridad ambiental del Huila. Al frente de esta entidad está Camilo Agudelo, quien acaba de ser reelegido como director para los próximos cuatro años. El funcionario habla con LA NACIÓN sobre temas clave como El Niño, las termales de Rivera, el Plan de Ordenamiento Territorial de Neiva y el proceso sancionatorio contra Bethel en La Tatacoa.

¿Qué significó su reciente reelección al frente de la máxima autoridad ambiental del Huila?

Estamos contentos con el respaldo del consejo directivo y el reconocimiento que hace al trabajo de todo nuestro equipo técnico. Esto significa también grandes responsabilidades para los próximos cuatro años. El departamento tiene retos ambientales como la crisis climática, cuyos efectos estamos viviendo, la conservación de nuestros ecosistemas y promover y garantizar el desarrollo sostenible para mejorar las condiciones de vida de los huilenses.

Puntualmente, ¿qué representa la crisis climática para los huilenses?

La gestión del clima hay que abordarla desde dos enfoques, el primero, denominado mitigación, relacionado con la disminución de emisiones de gases efecto invernadero que se originan en la huella de carbono que ocasionamos como seres humanos y cadenas productivas. Allí, hay un fuerte trabajo en conservación de los bosques. A nivel país, los principales generadores de emisiones son el cambio de uso de suelos y la deforestación; el departamento ha avanzado mucho en eso y hoy tenemos las tasas de deforestación más bajas. Tenemos zonas como el Corredor Biológico, en el que hay un proyecto de pagos por servicios ambientales. Y el segundo enfoque es esa obligación que nos genera el clima en términos de adaptarnos al cambio climático, el cual es un hecho y está aquí. Hay distintas acciones de adaptación que tenemos que desarrollar como la administración eficiente del recurso hídrico de cara a la sequía, el control de los incendios forestales y la gestión del riesgo de desastres.

En ese orden de ideas, ¿cuáles son las preocupaciones en torno al fenómeno de El Niño, cuya declaratoria hizo esta semana el Ideam?

Los pronósticos están en que El Niño va a ir hasta abril o mayo del año entrante. La probabilidad es del 90%. El Huila ya vivió el impacto de la primera etapa que fue la de menor lluvia en torno a los meses de junio, julio y agosto. Estamos generando las estrategias para mitigar las consecuencias en la región. Es casi un hecho que viene la profundización de este fenómeno climático, especialmente, los meses de diciembre y enero. En ese sentido, hay que hacer gestión en todos los frentes: insistir en el uso racional del recurso hídrico y la prevención de incendios forestales. Ha sido crítica la situación de las conflagraciones forestales en el departamento y no nos enorgullecemos de eso; son cerca de 15.000 hectáreas de zonas verdes afectadas por quemas durante los últimos meses. Vale la pena recalcar que no está autorizado el desarrollo de quemas controladas en el sector agrícola.

 ¿Podemos decir que hay riesgo de desabastecimiento de agua en varios municipios huilenses durante los próximos meses?

Sí, paradójicamente, somos el alto Magdalena, pero tenemos municipios en alto riesgo por desabastecimiento. Municipios como Nátaga y San Agustín acaban de estar en una situación muy crítica. La CAM tiene claramente identificados los municipios de mayor vulnerabilidad. Tenemos que desarrollar urgentemente las medidas para afrontar la situación de sequía que se nos viene, pero no quedarnos a pensar solamente ahí; tenemos que pensar en qué va a suceder a futuro y cómo implementar acciones para que los fenómenos de clima no impacten tan fuertemente la sociedad. Hay que revisar nuestras cuencas abastecedoras, cómo recuperar las cuencas que han sido degradadas, mirar los sistemas de distribución del agua y la eficiencia en el uso del recurso hídrico.

Pero, ¿qué decirle a quienes no creen que hay fenómeno de El Niño por las lluvias de la semana pasada?

Estamos en fenómeno de El Niño. El fenómeno de El Niño se caracteriza como una época de menores lluvias. Para el Huila, los meses de junio, julio y agosto son secos y El Niño hace énfasis en esos periodos. En octubre y noviembre ha llovido, pero como estamos en fenómeno de El Niño, las lluvias no son tan voluminosas como las que son en épocas normales. El fenómeno de El Niño no es que no llueva, es que las lluvias, tanto en época seca como en época de invierno, son menores.

Otro tema, ¿qué ha pasado con la reformulación del Plan de Ordenamiento Territorial en Neiva? ¿Por qué no ha pasado el examen de la CAM?

La CAM tiene un rol muy importante en la concertación de los elementos ambientales de un Plan de Ordenamiento Territorial. Y ha estado comprometida con los municipios que han estado en ese ejercicio; hemos logrado ya la concertación de los planes en Garzón, La Plata y Pitalito, y estamos trabajando en el de Neiva. Quiero hacer una primera claridad: hoy no se ha cerrado el proceso de concertación en Neiva. La CAM hizo una evaluación, emitió un concepto técnico sobre elementos que no nos permiten viabilizar la concertación ambiental, entregamos esa evaluación a la Alcaldía, suspendimos términos y hoy la administración municipal está con las observaciones de la corporación para trabajarlas y ajustarlas. La CAM espera que eso se pueda hacer. El Plan de Ordenamiento Territorial es un elemento esencial para el desarrollo de la ciudad. Creo que todos sentimos esa gran necesidad de tener un buen POT -dado que el Plan de Ordenamiento Territorial para Neiva termina su vigencia este 31 de diciembre–. Necesitamos un plan que garantice la conservación de los elementos ambientales y que diseñe un buen futuro urbanístico para la ciudad.

¿Es posible que la Alcaldía de Neiva pueda hacer los ajustes a las observaciones que hizo la CAM antes de que termine este año?

Esa siempre ha sido la intención de la CAM. La intención de la corporación es que los elementos que hoy no están adecuadamente incorporados en el Plan de Ordenamiento Territorial, sean tenidos en cuenta porque en últimas el fin de todo es tener un buen POT.

¿Qué tipo de ajustes está pidiendo la CAM?

La evaluación de la CAM es pública. Son elementos técnicos, cartográficos y de ocupación del territorio que se está planteando para la ciudad. Todas son observaciones que pueden ser atendidas y ajustadas. Estamos en manos de la administración municipal y su equipo técnico. En caso tal de que no se pueda concertar con la CAM, hay una segunda instancia, la cual es el Ministerio de Ambiente y Desarrollo Sostenible. Pero como siempre lo hemos hecho en las fases anteriores, tenemos la gran expectativa de que los requerimientos ambientales sean adecuadamente incorporados.

Como están las cosas, los tiempos no dan para que esos ajustes se hagan en este mes y medio, ¿qué va a pasar? ¿Debe empezar de cero la administración de German Casagua?

La ciudad no queda descubierta; hay un Plan de Ordenamiento Territorial que quedaría cubriendo esa época de transición. La posición de la CAM está planteada y ya sea esta o la próxima administración la que tiene en sus manos la incorporación de las observaciones. Ya hay un POT formulado y la nueva administración tendría que revisar el POT y estará sometido a su consideración; es ella la que determinará cómo tramitarlo. El Plan que está es viable, pero requiere unos ajustes. La CAM no es que apruebe un Plan de Ordenamiento territorial; solo somos garantes de que todos los elementos ambientales –rondas, parques, fuentes hídricas y zonas ambientales—queden allí.

Hablemos ahora de los termales de Rivera y las decisiones judiciales en torno a la actividad turística, ¿cuál es la fotografía hoy?

El tema de termales de Rivera es muy emblemático para el departamento. Efectivamente, el Tribunal Administrativo del Huila decretó la nulidad del fallo, pero vinculando ahora un nuevo actor que no fue considerado en su momento. Somos respetuosos y estamos atentos a lo que el tribunal decida. Es importante mencionar que históricamente allí la CAM desarrolló unas actuaciones administrativas. Parte del área de termales está en zona de riesgo. No solo lo muestran los estudios sino la realidad de las cosas que han pasado en ese territorio. La CAM lo advirtió y se desarrollaron algunas medidas para controlar la situación de riesgo. Hoy, es necesario avanzar y hacer estudios de amenaza, vulnerabilidad y riesgo de detalle, así como revisar la zonificación ambiental de la región. Hay que plantear un esquema donde pueda convivir el ejercicio del turismo con la protección de los recursos ambientales y los elementos de gestión del riesgo de desastres.

Para claridad de quienes nos leen, ¿es necesario demoler toda la zona de termales?

No, no. Considero que ese no es el caso. Sin embargo, esa respuesta sí la tienen los estudios. Una vez se desarrollen esos estudios de detalle, se va a establecer cuáles son las actividades de mitigación que se necesitan para proteger la vida de las personas.

En resumidas cuentas, ¿la CAM está de acuerdo en que se desarrolle la actividad turística en termales, pero previendo los temas de gestión del riesgo y protección ambiental?

Totalmente de acuerdo y eso en todo el departamento del Huila. A veces caemos en la tentación de entrar a los cauces o las rondas sin tener los estudios adecuados de la estabilidad de la infraestructura. Quiero hacer un llamado a los empresarios con iniciativas turísticas importantes para que se acerquen a la CAM, en donde los podemos acompañar y advertirlos de cualquier situación. El turismo es una apuesta productiva del departamento y hay que impulsarlo, pero de la manera adecuada incluyendo la protección del ambiente y de la vida de las personas que nos visitan y usan esta infraestructura.

Una región turística por excelencia en el Huila es el desierto de La Tatacoa, ¿cuál ha sido la acción de la CAM frente a la expansión turística y hotelera en el norte del departamento?

Estamos con varios frentes de trabajo. El turismo se nos vino encima y todos tenemos que trabajar por la protección de nuestros ecosistemas. Si no los protegemos, vamos a acabar con la gallina de los huevos de oro. Todos tenemos que comprometernos con desarrollar un turismo sostenible y respetuoso de los ecosistemas. En La Tatacoa estamos desarrollando un convenio con la Gobernación del Huila; estamos haciendo un ejercicio de ordenamiento ambiental para el desarrollo turístico. No sacamos nada con dedicarnos a ejercer autoridad si no hay compromiso con todos los actores de la región. La CAM tiene además un ejercicio fuerte de educación ambiental en el territorio. Tenemos, por ejemplo, un grupo de monitoreo del caimán del Magdalena; estamos formando líderes ambientales. Vamos a seguir con eso. A pesar de todo esto, en algunas ocasiones hay proyectos empresariales que se salen de lo reglado y ahí ha actuado la corporación con sus procesos sancionatorios.

Hace cuatro años la CAM emitió una fuerte sanción contra el complejo hotelero Bethel por contaminación en el corazón de La Tatacoa, ¿en qué quedó ese proceso sancionatorio?

En medio de todas las garantías que tienen los procesos administrativos sancionatorios en el país, se desarrollaron posterior a eso una serie de recursos a los cuales tenían derecho los presuntos infractores. A través de unos recursos de reposición y demás, hubo necesidad de desarrollar nuevas etapas probatorias y análisis. La CAM está en el proceso administrativo para tomar una decisión final. Estos procesos no son de corto plazo; son procesos en los que cada paso hay que darlos de manera muy argumentada, técnica y comprobada para que al final del día podamos proteger la integridad jurídica de instituciones como la CAM. En La Tatacoa tenemos otros procesos sancionatorios adicionales. Hoy, en el Huila, la gente tiene mucha más conciencia de la protección de los recursos naturales y queremos que la sociedad siga avanzando en eso.