La Nación
El fin de la neutralidad en Internet 1 1 marzo, 2021
ACTUALIDAD

El fin de la neutralidad en Internet

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanacion.com.co

La Comisión Federal de Comunicaciones de los Estados Unidos (FCC) eliminó el jueves pasado la “neutralidad de internet”. La iniciativa conmovió al mundo digital por los efectos que generará a nivel global.

Las normas de neutralidad, aprobadas en el 2015 por el gobierno de Barack Obama, impedían que las compañías proveedoras cobraran tarifas adicionales por un acceso más rápido a ciertos contenidos en la red.

La medida garantizaba que las empresas que suministran el servicio de internet no bloquearan, ralentizaran o discriminaran algún contenido o aplicaciones. Con la nueva ley, todo cambiará.

De ahora en adelante, las empresas que suministran el servicio tendrán la libertad de experimentar con nuevos precios, priorizar o bloquear contenido, sin tener que rendir cuentas.

 En Colombia

El retroceso, promovido por el presidente Donald Trump, no tendrán ningún efecto en Colombia, anticipó el ministro de Tecnologías de la Información y Comunicaciones, David Luna.

El su criterio,  la regulación está contemplada en una ley expedida en 2011, por el Congreso de la República.

Adicionalmente señaló que el principio de neutralidad de la red asegura que los contenidos y los usuarios sean tratados igualitariamente. Explicó que eliminar la neutralidad de la red pretende beneficiar a quienes tengan mayor capacidad de pago, para que los contenidos puedan llegarles más rápido o de mejor calidad.

“En Colombia continuaremos trabajando por conservar este principio, que permite proteger tanto a los consumidores, como a la libre competencia. Solo el Congreso de la República podría modificar dicha Ley”, afirmó Luna.

El director de la Comisión de Regulación de Comunicaciones Juan Manuel Wilches Durán descartó en principio una posible afectación a los colombianos luego de la medida tomada por Estados Unidos.

“La ley en Colombia no va a cambiar porque Estados Unidos lo haya decidido y que ningún operador en el país puede gestionar o modificar el tráfico de Internet” advirtió.

Sin embargo, advirtió que el impacto podrá verse hacia mediados del próximo año cuando se incremente el costo para acceder a diferentes plataformas de Internet en Estados Unidos. Incremento que puede subir sin un tope global, pues los servidores tienen libertad de elegir los porcentajes.

Los efectos

No obstante, la medida rechazada en todo el mundo, afectará la diversidad de contenidos, la cultura de la innovación, permitirá la censura y generará un aumento de precios.

Los proveedores serán los grandes beneficiarios. Los usuarios lo grandes afectados. El primer efecto será un incremento en los precios de conexión.

“Netflix, por ejemplo, se volverá más cara. Como tendrán que pagar tarifas más altas por utilizar internet de mejor calidad para ofrecer sus servicios, necesitarán cobrar más también a sus usuarios para mantenerlo. Así que veremos que Internet se volverá mucho más caro en los servicios por los que pagas”, explicó a BBC Ryan Singel, experto en neutralidad de la red del Centro de Estudios de Internet y la Sociedad de la Universidad de Stanford.

Otros servicios, como los de ventas en línea, también pueden experimentar una subida de precios: al tener que pagar más por el servicio de internet, subirán también los precios en los productos.

Las más grandes, como Amazon, se verían beneficiadas, mientras pequeños emprendedores verán disminuidas sus posibilidades de venta.

Censura

“Esto significa, según el experto, que haya menos compañías nuevas en la red, habrá menos variedad y hará que el poder se siga concentrando en los gigantes de internet y que haya menos posibilidades para la innovación y para la pluralidad”.

En otras palabras: la red estará más controlada por las empresas más poderosas, habrá menos posibilidades para que emprendedores digitales hagan sus proyectos y limitará en general la libertad y variedad de la red”.

La medida puede conllevar a una censura previa. Los proveedores pueden bloquear o censurar contenidos por cualquier motivo.

En las reglas anteriores, las compañías estaban obligadas a mantener en sus servidores cualquier página independientemente que estuvieran a favor o contra de sus contenidos. Ahora todo eso cambia”, insistió el experto.

¿Y los datos?

Los efectos se sentirán en los países menos desarrollados.  Algunas aplicaciones –usualmente Facebook, Whatsapp o Messenger– no están sujetas a límites de datos. Es decir, si un usuario gasta todos los datos que tiene asignados en su plan, esas aplicaciones continuarán funcionando, mientras que las demás dejan de hacerlo.

“El fin de la neutralidad en internet podría afectar la libertad de expresión, ya que los ISP podrían beneficiar a algunos medios de comunicación sobre otros, lo que restringiría los canales de información “en un mundo ya hiperconcentrado”, opinó Beatriz Busaniche, presidenta de la Fundación Vía Libre, que promueve las nuevas tecnologías en los ciudadanos.

Internet libre

La idea de un Internet libre propende que todos los recursos y los medios que ofrece internet sea fácilmente accesibles para todos los individuos, organizaciones o empresas. Implica la neutralidad de red, estándar abierto, transparencia, censura en Internet.

El concepto de un internet libre es a veces expresado como un poder tecnológico descentralizado, donde se puede apreciar una cercana relación al software de código abierto, un tipo de software que tiene todo su código a disposición de cualquiera, es decir, cualquiera puede modificarlo.

Los defensores de la neutralidad de red ven el software de código abierto como un componente fundamental de “Internet libre” donde el tratamiento igual de los datos y la apertura de los estándares web permite utilizar Internet de manera más fácil para comunicarse, realizar negocios y actividades sin la intervención de un tercero.

Un Internet cerrado es la versión opuesta, donde determinadas personas, gobiernos, o grandes corporaciones favorecen ciertos usos. Un Internet cerrado implica tener restricciones sobre los estándares web, ralentizar algunos servicios o aplicar filtros sobre contenidos.