La Nación
Gracias, muchas gracias señor Oviedo 1 20 julio, 2024
COLUMNISTAS OPINIÓN

Gracias, muchas gracias señor Oviedo

Si bien mi columna siempre ha tenido una mirada hacia la familia, no podría dejar pasar esta oportunidad para honrar los 30 años de La Nación bajo la calificada batuta del señor Jesús Oviedo Pérez, distinguido por su espíritu de liderazgo, ideas innovadoras, conciencia social y el innegable aporte a su terruño, patrimonio interior que le permitió posicionar tan destacado medio de comunicación tanto en el plano regional como en el nacional, con el apoyo de su eficiente equipo de colaboradores a la cabeza de la señora Claudia Marcela Medina García  a través de  hechos y acciones, pero más que nada constituirse en referente positivo y fuente de inspiración para nuevas generaciones.

Tres décadas de independencia periodística, donde logró mostrar sin condicionamiento alguno las diferentes caras de la noticia con objetividad, pero al mismo tiempo de manera oportuna y veraz a la hora de informar la realidad del diario acontecer, mediante estrategias nuevas, creativas y exenta de sesgos.

En palabras de Martin Luther King «es a través de los momentos difíciles cuando te vuelves más fuerte para poder soportar las tormentas de la vida» y eso sí que lo tiene bien experimentado el señor Oviedo. Para él cada adversidad se constituye en una nueva oportunidad. Prueba de ello es que a pesar de los difíciles momentos que vive el país en materia económica, el declive de la prensa escrita a raíz de la pandemia de coronavirus, por citar solo algunos, el periódico no ha sido ajeno a tales desafíos y se mantiene en pie, mostrando y demostrando resiliencia en medio del temporal para hacer frente a las crisis y seguir informando con igual empeño y responsabilidad.

Como dato curioso y rememorando el pasado, en abril de 1994 el señor Oviedo Pérez le formuló formal invitación a mi esposo, Guillermo Plazas Alcid, para que hiciera parte del primer grupo de columnistas del Diario La Nación, empeño del cual y como él mismo me lo expresara se siente afortunado de haber participado como colaborador semanal y del cual puso fin 15 años después.

A usted señor Oviedo solo me resta expresarle mi respeto y admiración por ser el gran líder que con su ejemplo y visión de futuro marca la diferencia. Pero, además, manifestarle mi gratitud por la oportunidad de permitirme realizar un aporte serio y responsable durante estos 7 años que llevo como columnista de La Nación respecto de una temática sensible como es la estructura familiar desde una perspectiva interdisciplinaria. «Buen viento y buena mar».