La Nación
“Inflación anual de julio no son buenas noticias” 1 27 enero, 2023
ECONOMÍA

“Inflación anual de julio no son buenas noticias”

Los expertos advierten que los pobres son los más perjudicados y que el incremento del costo de vida obedece en gran parte a factores internacionales. También estiman que el emisor continuará aumentando la tasa de interés de política monetaria, que ahora está en el 9%. 

 

Para la Asociación Nacional de Instituciones Financieras (Anif), la inflación anual del país que en  julio llegó a los dos dígitos, con 10,21%, algo que no se había visto desde hace 22 años, “no son buenas noticias, ciertamente, la aceleración en el crecimiento del nivel de precios es una mala noticia para todos, en especial al indagar sobre los factores detrás del resultado”.

Y es que, “los más afectados por la inflación en Colombia son los más vulnerables”, explicó Mauricio Santa María, presidente del Centro de Estudios Económicos Anif. “Las divisiones que más presión están ejerciendo sobre el bolsillo de los colombianos son las que más pesan en la canasta de consumo de los hogares pobres. En otras palabras, el margen de maniobra de estos hogares frente al crecimiento de los precios es más reducido que el de los hogares de ingresos medios y altos”, sostuvo.

Además, en julio la variación mensual del Índice de Precios al Consumidor (IPC) fue de 0,81%, la cual es 5 veces más alta que el promedio de la inflación mensual del mismo mes entre 2016 y 2021. Con eso, la inflación año corrido llegó al 7,96%.

Durante el séptimo mes del año, al igual que en los anteriores, las mayores contribuciones al resultado mensual se dan por cuenta de las divisiones de alimentos, de alojamiento y servicios públicos y de transporte, que juntas suman 0,52 puntos porcentuales (p.p.) de la variación mensual total. “En otras palabras, casi 65% de la variación mensual de los precios se explican por la dinámica de esas tres divisiones”, subrayó la Anif.

En la división de alimentos, persisten los precios altos en productos fundamentales de consumo como el pollo, el azúcar, la carne de res, las hortalizas y el pan. Por su parte, el resultado de la división de alojamiento se deriva del alza en las tarifas del servicio de energía eléctrica, mientras que en la división de transporte el incremento de cerca de $150 en los combustibles son el principal factor.

Y, “si miramos los resultados anuales, la historia no es muy distinta. Las divisiones que más contribuyeron a la inflación mensual fueron los alimentos, el alojamiento y servicios públicos, las comidas fuera del hogar y el transporte, que juntas suman 8,8 puntos de la variación total de 10,21%”.

Por eso para la Anif, “preocupa que gran parte de ese incremento responde a factores externos, fuera del alcance del manejo macroeconómico al interior del país”.

Tasas de interés

Por su parte Jackeline Piraján, economista Scotiabank Colpatria indicó, que “seguramente todo esto lo que está haciendo es presionar las expectativas de inflación hacia el alza y seguramente vamos a terminar alrededor del 10% o inclusive arriba de ese dígito el año 2022”.

Lo anterior, pone una presión al Banco de la República y para el experto, “es muy probable que el organismo, en su reunión de septiembre, vuelva a aumentar la tasa de interés por encima del 9% que tenemos en este momento”.

Según Piraján, sí hay una “buena noticia”. Indicó que los arriendos que habían presionado muchísimo a la inflación los meses pasados, se moderó y en julio vino casi en cero esa inflación, “haciendo que los efectos de indexación pararan un poco, sin embargo la inflación continúa siendo muy alta y la devolución de esta continuará siendo muy gradual, seguramente al comienzo del próximo año”, puntualizó.

Cabe recordar que el pasado 29 de julio el emisor argumentó que incrementaba en 100 puntos básicos la tasa de interés de política monetaria, debido a que la inflación anual había registrado un nuevo repunte al pasar de 9,1% en mayo a 9,7% en junio. La inflación básica sin alimentos ni regulados aumentó desde 5,9% a 6,1% entre estos mismos meses.

Y como es costumbre, para ese entonces también advirtió que “la Junta Directiva continúa con el proceso de ajuste de la política monetaria que garantice el retorno de la inflación a la meta de 3% en el mediano plazo. Para ello tomará las decisiones que considere necesarias con base en la nueva información disponible”.

Para esa ocasión el emisor también entregó otros datos importantes. Informó que:

  • Las expectativas de inflación siguen aumentando. La encuesta mensual del Banco de la República a los analistas económicos, arrojó que la expectativa de inflación para 2023 subió de 4,7% a 5,2%.
  • El exceso de demanda se mantiene, con una actividad económica que continúa fuerte. El equipo técnico revisó al alza el pronóstico de crecimiento para 2022 de 6,3% a 6,9%.
  • La inflación mundial ha seguido aumentando y adquirido mayor persistencia. Al mismo tiempo, han surgido temores de una recesión global que han generado gran volatilidad en los mercados financieros.