La Nación
Ingobernabilidad 1 17 julio, 2024
COLUMNISTAS OPINIÓN

Ingobernabilidad

Nadie habría relacionado un aparente robo en casa de la jefe de gabinete presidencial Laura Sarabia con la, para muchos, mayor crisis de gobernabilidad que sufre el país en muchos años. El exembajador en Venezuela Armando Benedetti, indudable “fuego amigo”, alborotó el avispero de una manera grotesca, muy por fuera de su condición diplomática, completamente diferente a lo que se conoce como una actitud a ese nivel. Al descubierto queda que quienes representan al país deben aprender a comportarse dentro de los cánones diplomáticos así muestren inconformidad y protesta frente al gobierno. Esta desatención a supuestas peticiones de Benedetti lo hizo hablar sobre supuestos ingresos multimillonarios a la campaña del hoy presidente Petro de dudosa procedencia que puso en marcha investigaciones en la Fiscalía y Procuraduría para comprobar esas supuestas irregularidades.

Sin embargo, este no es el tema que quiero tocar en esta nota sino el efecto grave que produce en la economía la ingobernabilidad que se siente en el país y que causa enorme daño. En primer lugar, la aparente buena noticia de la baja del dólar se atribuye en buena medida a la disminución de la demanda por dólares en el país producto de la incertidumbre que se acrecienta en tal situación. El efecto real es el aplazamiento de inversiones en sectores clave de la economía y el encarecimiento de nuestros productos exportables. También, las reformas en estudio, se harán más difíciles de evacuar pues, como ya lo están haciendo los opositores al gobierno, que no son pocos, buscarán “pescar en río revuelto” y harán más difícil el trámite en el Congreso.

Esto llevará al gobierno a establecer prioridades nuevas en su agenda diaria. Pero lo más grave es que el gobierno relacione estos hechos con “un golpe blando” que no tiene nada que ver con lo ocurrido ya que son errores del mismo Pacto Histórico y la oposición estás aprovechando las circunstancias. Definitivamente, el poder empalaga y Laura Sarabia está pagando la novatada de sentirse poderosa. No sé qué pasará con el uso del polígrafo, el apoyo de la fuerza policial y demás hechos interrelacionados con lo que, aparentemente era un robo de 7.000 dólares, pero el país se enfrenta a una incertidumbre mayor que mucho nos va a costar. El presidente está comprobando que es más fácil hacer oposición que gobernar y como colombianos también estamos aprendiendo que nada resulta gratis. ¡Esto apenas comienza!