La Nación
Invasión en El Caguán: un mes entre tensión e incertidumbre 1 4 diciembre, 2022
TEMA DEL DÍA

Invasión en El Caguán: un mes entre tensión e incertidumbre

A un mes de haber empezado el asentamiento irregular de centenares de familias sobre el predio privado El Guácimo, vía al corregimiento de El Caguán, aún no hay un censo oficial del número de invasores. Se desconoce el futuro de los al menos 2.000 ‘sin techo’ que se encuentran allí, así como de esta ‘bomba’ de tiempo que amenaza con explotar.

Lucía Sánchez

Temadeldía@lanación.com.co

Hoy completa un mes la ocupación irregular del predio privado El Guácimo, vía al corregimiento de El Caguán (Neiva), a donde desde el pasado 22 de agosto empezaron a llegar adultos, jóvenes, mujeres con niños en brazos y hombres con machete en mano reclamando un techo propio. Actualmente ya son al menos 2.000 las personas que se encuentran desplegadas en este terreno de aproximadamente 50 hectáreas que pasó de ser un área inhóspita a un nuevo asentamiento ilegal.

A cuatro semanas de que decenas de personas empezaran a irrumpir en dicha propiedad privada aún no hay un censo oficial del número de familias invasoras, pues estas se han negado a participar de dicho proceso según dio a conocer el personero municipal, Kleiver Oviedo Farfán. “Nosotros hemos llegado varias veces al lugar para dialogar con estas personas, a manifestarles la importancia del censo, pero ellas no se han dejado censar por parte de la Alcaldía; buscando una alternativa inclusive los hemos instado para que sean ellos mismos quienes hagan un censo y nos lo entreguen, pero no ha sido fácil”, manifestó el representante del Ministerio Público.

Oviedo Farfán además hizo un balance de las acciones que se han efectuado por parte de las autoridades desde el inicio de esta ocupación irregular en el corregimiento de El Caguán. “A un mes del inicio de esta invasión en El Caguán siempre hemos destacado que la intervención nuestra se enmarca dentro de los principios constitucionales y legales. Cuando conocimos del hecho nosotros llegamos al lugar porque antes de cualquier intervención de la Policía se asume que la Personería debe dialogar”, resaltó.

Recordó que “frente a esta situación inicialmente tenía la competencia la Policía, justamente durante las primeras 48 horas, de hecho, al principio hubo una intervención policial pero la gente volvió a ocupar el predio. Luego esta competencia pasó a manos del corregidor de El Caguán quien inició el proceso con uno de los cinco predios invadidos, para ese momento la Defensoría del Pueblo pidió la caracterización de las personas que estaban ocupando este lugar… ha sido un proceso largo, el dilema es el derecho a la propiedad que reclama el dueño de la misma, y, por otro lado, garantizar los derechos de estas familias que reclaman un techo”, indicó el personero de Neiva.

Invasión echó raíces

A lo largo de al menos un kilómetro, a un costado de la vía que de Neiva conduce al corregimiento de El Caguán, se encuentran centenares de cambuches improvisados que se han convertido en el techo de un sinnúmero de familias que durante un mes se han enfrentado a las inclemencias del clima y a todo lo que implica vivir en un asentamiento.

En el predio invadido se pueden divisar cuerdas que dividen los lotes de tierra de los nuevos ocupantes, así como números que sirven para identificar los lotes de cada uno de ellos.

Se conoció además que en el lugar se estableció una especie de comité entre líderes de esta invasión, quienes se han proclamado como los interlocutores de los invasores ante las autoridades.

Jhon Jaider Laguna, uno de los líderes del asentamiento dijo que desconocen con qué objetivo la Alcaldía busca hacer el censo de esta familias, las cuales según él “en gran parte provienen de El Caguán, otros de Neiva y algunas zonas del Huila (…) esta siempre ha sido una propiedad que no ha tenido uso, nosotros buscamos respuestas a nuestra situación, y lo repetimos, no queremos nada regalado, pero sí que nos definan qué debemos hacer para que estos lotes queden para nosotros legalmente”, afirmó.

Tensión e incertidumbre

Al día de hoy, a un mes desde que inició este asentamiento, se desconoce el futuro de las personas ‘sin techo’ que se encuentran allí, así como de esta ‘bomba’ de tiempo que amenaza con explotar.

Es de recordar que el 1 de septiembre el Gobierno Nacional se pronunció rechazando la invasión de tierras privadas y solicitando que las familias se abstengan de seguir desarrollando estas prácticas. Además, ha habido al menos dos operativos fallidos de la fuerza pública para recuperar el terreno, así como intentos, sin éxito, del corregidor de El Caguán, Carlos Cortés, para llevar a cabo las audiencias establecidas con las personas que se encuentran en este asentamiento, a fin de llegar a un acuerdo. Y es que el discurso ha sido que debe primar el diálogo, por tanto, el uso de la fuerza ha sido mesurado.

La última audiencia pública que estaba programada para definir el futuro de estas familias sin techo se realizaría el pasado 8 de septiembre, sin embargo, se conoció que no hubo voluntad de parte de las personas invasoras para asistir a la diligencia. Desde el pasado 24 de agosto la señora Luz Mery Mejía Correa, propietaria del terreno El Guácimo elevó al coronel Diego Fernando Vásquez Arguello, comandante de la Policía Metropolitana de Neiva, una solicitud exigiendo el cumplimiento de la medida de protección de este predio privado, haciendo efectiva la orden de desalojo. Sin embargo, hasta el momento no se ha dado cumplimiento a la misma.

LA NACIÓN ha consultado en repetidas ocasiones al secretario de Gobierno Municipal, Faiver Hoyos, para conocer qué medidas se tomarán frente a esta situación, cuál será el futuro de este nuevo asentamiento ilegal, pero el funcionario ha guardado silencio frente al tema.