La Nación
La Emac de Campoalegre 1 5 julio, 2022
EDITORIAL

La Emac de Campoalegre

El llamado a juicio a exgerentes y un grupo de exfuncionarios de las Empresas Públicas, Emac, del municipio de Campoalegre por presuntas irregularidades en la contratación pública es la respuesta a las múltiples denuncias ciudadanas que daban cuenta de que ‘algo olía mal’ en esa entidad.

En efecto, deberán responder por los delitos de concierto para delinquir, falsedad ideológica en documento público y peculado por apropiación el exgerente Daniel Fernando Martínez Falla; la contadora Gloria Meldrey Artunduaga Lizcano, en calidad de ex gerente; el jefe de Control Interno, Wilson Hernández Calimán y el contador Andrés Barreiro Soto, quien figuraba como​ Tesorero-Pagador. Además la subgerente Administrativa Socorro Ramírez Flórez, el subgerente Técnico Operativo y Ambiental, Edgar Andrés Tovar Galindo, el entonces jefe de Control Interno, Miguel Ángel Díaz Losada; Héctor Fabio Peña Vanegas, Jair Alfonso Silva Martínez y ​Lina María Giraldo Perdomo.

Los hechos datan del año 2015, luego que la Contraloría General de la República confirmara giros de dineros públicos por obras que nunca se ejecutaron. Además, develó otras anomalías en contratos de suministros, falsas campañas de capacitación, compra de materiales y provisión de combustibles y lubricantes. Según la auditoría, se giraron recursos públicos de forma indebida, configurándose 22 irregularidades con incidencia fiscal, administrativa, penal y disciplinaria.

Los señalamientos que está haciendo la Fiscalía contra los exgerentes y ex funcionarios son graves: “En este caso, se presenta la probable creación de una empresa criminal con el propósito de cometer delitos encaminados a defraudar patrimonialmente a la Empresas Públicas de Campoalegre (Emac), mediante la simulación de contratos de diversa fecha, tipología, objeto y valor”.

Es motivante ver a los organismos de control actuando frente a las denuncias de corrupción. Cuando los presuntos responsables son llamados a rendir cuentas se envía el mensaje de que los recursos públicos son sagrados.

Frente a la corrupción, no puede haber amnistías ni indultos.