La Nación
La importancia de una vía 1 23 junio, 2024
COLUMNISTAS

La importancia de una vía

Sin lugar a dudas la infraestructura es parte fundamental del desarrollo de una nación. Difícil ser competitivos con vías en mal estado, carencia de conectividad fluvial y férrea, aeropuertos y puertos obsoletos. Esto lo ha venido entendiendo Colombia y sus gobiernos, aunque con serias dificultades por la escasez de recursos y la presencia de la corrupción como el famoso caso aún sin resolver de Odebrecht.

Somos una nación aún con una baja productividad y, por lo tanto, un bajo ingreso per cápita. Por eso es necesario terminar las vías concebidas en el marco de la competitividad, -anhelo de las regiones-, como las vías que comunican la Orinoquía y la Amazonía con el pacífico colombiano.

Otra de estas vías que ha estado en los planes de los gobiernos, incluso del actual, que la ha incluido en el actual Plan Nacional de Desarrollo es la que une al municipio de La Plata con Popayán, en especial me refiero a la vía La Plata-Belén-Puracé-Popayán.

Actualmente faltan por terminar cerca de 90 Km de pavimento, en un circuito que ofrece no solamente la oportunidad de crecimiento para el occidente del Huila y el oriente del Cauca, sino también una vía de competitividad para el Caquetá y el Putumayo, y en un futuro con la vía – La Uribe al departamento del Meta, al convertirse en alternativa para conectarlos con el pacífico colombiano y los mercados más grandes del mundo.

Se convierte la vía por Belén-Puracé en una opción distinta a la actual en construcción La Plata-Inzá-Popayán, que a pesar de los recursos asignados seguirá estando sin concluir, pues faltarían probablemente cerca de un billón de pesos, debido a las dificultades sobrevinientes de la presencia de fallas geológicas y la necesidad de grandes movimientos de tierra. Esta también debe ser terminada. Se resalta que para desarrollar la vía por Belén y Puracé, se requieren menos de la mitad de los recursos de esta otra vía.

Hace poco tuve la oportunidad de recorrer nuevamente la vía que lleva de Murillo en el Tolima a Manizales, por las faldas del volcán del Ruiz, recién terminada de pavimentar y, pude apreciar el dinamismo que le ha introducido esta obra a la región. Hoy se ha convertido en uno de los destinos turísticos más visitados del país, permitiendo el desarrollo de proyectos productivos, turísticos y agroecológicos, antes impensables. Además, por supuesto de traer la seguridad para la región, porque llevar las vías implica también llevar la seguridad.

El Huila y el Cauca también se merecen este desarrollo vial, que permitiría impulsar toda esa riqueza que comparten como región: miles de hectáreas productivas y diversas riquezas naturales, como la del parque Nacional del Puracé que cuenta con sitios maravillosos como las termales de San Juan, el desarrollo de otros proyectos como la reserva de Merenberg, las termales de San Sebastián y los hallazgos arqueológicos de La Plata, hoy casi que perdidos y desconocidos por falta de apoyo.

El dinamismo que le inyectaría esta vía permitiría el crecimiento de la economía regional y un impulso a temas como el café, las frutas, el turismo, la arqueología y la cultura de toda esta región.

Esperamos se logren concretar las gestiones necesarias para que el Gobierno actual le cumpla al Huila y al Cauca en un sueño inconcluso de muchos años. Será maravilloso poder mostrar a Colombia y al mundo una de las regiones más ricas y hermosas que existen.