La Nación
“La mortalidad de peces en Betania no es generalizada” 1 20 febrero, 2024

“La mortalidad de peces en Betania no es generalizada”

El secretario de Agricultura del Huila, Carlos Cuéllar, entrega detalles sobre la nueva emergencia por mortandad de peces en Betania. Llama a la calma y a “preservar el reconocimiento del sector piscícola en el entorno nacional y mundial”. También cuenta cómo se está preparando el sector ganadero para enfrentar las semanas más fuertes de El Niño.

Jesús Antonio Rojas Serrano

editorgeneral@lanacion.com.co

La mortandad de peces en Betania y el impacto de El Niño son los asuntos urgentes que atienden por estos días las autoridades huilenses. El secretario de Agricultura de la Gobernación del Huila, Carlos Cuéllar, habla de estos y otros temas de interés regional.

¿Cuál es la radiografía que tiene la administración departamental sobre la emergencia por mortandad de peces en el embalse de Betania?

Hemos establecido una comisión intersectorial en la que estamos involucradas todas las autoridades de la materia como la Aunap, la autoridad productiva; el ICA como autoridad sanitaria; la CAM como autoridad ambiental; el Ministerio de Agricultura; y la Gobernación del Huila a través de esta cartera, con el propósito de obtener información precisa que nos permita diagnosticar claramente la situación de mortalidades atípicas en el embalse de Betania. Lo que hemos encontrado es que hay unos fenómenos focalizados en diferentes zonas del espejo de agua de Betania, principalmente, algunas en tierra, asociadas a mortalidad. Por los patrones de comportamiento que está teniendo, resulta prematuro definir algún tipo de motivo de la afectación.

 ¿Qué hipótesis hay sobre el origen de la emergencia?

Hay algunas hipótesis relacionadas con los niveles del embalse, que en la práctica se encuentran dentro de rangos permisibles; calidad de agua, que preliminarmente arroja niveles apropiados; y otras asociadas posiblemente a situaciones sanitarias por algún tipo de enfermedad o el manejo mismo de las granjas de producción. Insisto: es prematuro diagnosticarlo. Estamos a la espera de los resultados de laboratorio para emitir un pronunciamiento conjunto. Lo más importante ahora es llamar a la calma y a preservar el reconocimiento que tiene nuestro sector piscícola no sólo en el entorno nacional sino mundial. Desde la Secretaría de Agricultura, la invitación es a que sigamos trabajando de manera unida entre los gremios de la producción y los organismos del Estado.

¿Cuáles son las cifras de peces muertos?

El volumen que se ha estimado está determinado en, aproximadamente, 10 granjas piscícolas. Los volúmenes se encuentran representados en cantidades superiores a los porcentajes normalmente estimados, pero no tenemos una cuantificación específica de volumen de especies. Lo que sabemos, sin embargo, es que se le está dando manejo apropiado a la mortalidad, con iniciativa de los productores y el acompañamiento de las autoridades.

¿Hay algún riesgo de la producción piscícola de cara a la temporada de Semana Santa?

Recordemos que buena parte de la producción en Betania está concentrada con fines exportadores. Allí, tienen unos mercados preestablecidos. A nosotros nos gusta mucho la mojarra roja en Semana Santa y esa producción se encuentra concentrada en tierra, aunque en el embalse también se obtiene. En el embalse tenemos, principalmente, mojarra negra, y esa es la que se filetea con fines de exportación; en su mayoría tiene alguna clase de proceso industrial. Es prematuro decir que puede haber algún tipo de situación crítica para la época de Semana Santa porque el brote no es generalizado. Creemos que hay posibilidad que esta situación se detenga.

 Esta mortalidad no es la primera que acontece, ¿qué está pasando en Betania?

Siempre se ha hecho un llamado al ordenamiento productivo, a la planeación estratégica. La invitación a los productores es a que respetemos los volúmenes, las densidades de siembra y la capacidad de carga del embalse. Eventualmente, eso puede ser un factor determinante que contribuya a una mayor mortalidad y pérdidas económicas en la cadena. Por eso, creo que lo más valioso es que a partir de este punto tomemos medidas de prevención de cara a un manejo sanitario y productivo en términos de densidades o de volúmenes de producción al interior del espejo de agua de Betania.

“La mortalidad de peces en Betania no es generalizada” 7 20 febrero, 2024
El secretario de Agricultura del Huila con el editor general de LA NACIÓN, Jesús Antonio Rojas Serrano.

¿Ha habido un trabajo articulado de las autoridades alrededor de esta nueva emergencia en el embalse?

Totalmente. Aquí hay que reconocer que el encadenamiento que tenemos en las diferentes cadenas de producción ha permitido, particularmente, en el caso de esta emergencia en Betania, poder trabajar de la mano con el Ministerio de Agricultura, las diferentes autoridades de la materia y los mismos productores.

Pasemos a otro tema que concita también la atención regional y nacional: las altas temperaturas, ¿cuál es la situación hoy en el Huila?

Se han reportado más de 300 hectáreas por pérdida de cobertura vegetal. De ellas, hay una cifra cercana a las 20 hectáreas de cultivos perdidos y hay una cifra importante de pasturas. Este fenómeno de pérdida de cobertura vegetal por incendios se está dando cada año en el Huila, motivado por personas que de manera inconsciente dejan elementos o inician conflagraciones en áreas que suelen ser repetitivas en el norte del departamento, y la inadecuada planificación de la producción. En el caso ganadero es el subsector más afectado por estas temporadas de sequía. A nivel departamental, tenemos una instancia planificadora importante, el Plan de Ordenamiento Productivo y Social, y tenemos diagnósticos claros que nos entrega el Ideam. La adaptación es uno de los principales mecanismos que se recomiendan en este aspecto. Así como nosotros cuando vamos a clima frío nos abrigamos, en el caso productivo necesitamos estar preparados para estas épocas de sequía.

Pero, ¿hay medidas en marcha para que el sector ganadero no sufra tanto con esta temporada de sequía?

Desde la Secretaría de Agricultura tenemos proyectos en marcha con el Comité de Ganaderos para la obtención de silo; hay 20 asociaciones de un número importante de municipios del departamento que vienen adelantando este proceso. Vamos a tener una cifra importantísima de toneladas de silo que van a estar disponibles para suplementar la alimentación del ganado en esta temporada de sequía. No obstante, se trata de proyectos pilotos que difícilmente atenderían la totalidad del hato ganadero del Huila. La invitación es a que desde los hatos particulares, hagamos un trabajo a prevención y evitemos que haya un impacto económico sobre nuestra actividad ganadera. Igual pasa con otros productos agrícolas o pecuarios que también se ven afectados y que requieren de algún tipo de planificación de la producción. En este momento se ha creado una mesa de emergencia para el tema agropecuario con el fin de tener a la mano los reportes de las alcaldías sobre las áreas de producción agropecuaria que resulten afectadas. Por fortuna y pese a la temporada tan crítica, el Huila no hace parte de los departamentos afectados por la sequía.

¿Qué tanto se va a prolongar esta sequía?

El pronóstico es que vamos a tener todo el mes de febrero en verano y eso ahonda la preocupación. Lo que se nos pronostica es que tendremos una sequía más fuerte. Reitero nuestro llamado a los productores para que tengamos el factor de prevención en términos de siembra, producción y barreras corta-fuego.

Ad portas de cumplir el primer mes al frente de la Secretaría de Agricultura de la Gobernación, ¿qué desafíos se propone?

Hay grandes retos para este ‘Huila grande’ que propone el gobernador Rodrigo Villalba. Uno de ellos es incrementar la productividad. Hoy, lamentablemente, buena parte de nuestras cadenas de producción agropecuaria tienen rendimientos no muy apropiados en términos de cantidad de producto por unidad de área. Ejemplos: café, cacao. La intención es impactar en esa productividad y continuar los procesos de fortalecimiento de toda la cadena que permita una comercialización con un mejor margen de utilidad, con mercados más asegurados. El otro gran reto es la formalización de la propiedad rural; es una necesidad muy sentida en el departamento. Estamos con índices de informalidad de la propiedad por encima del 55% en el Huila. Y eso obliga a que le apostemos a la formalidad de la mano con la Agencia Nacional de Tierras para garantizar la propiedad y formalidad de nuestros agricultores. El servicio de extensión agropecuaria también es una tarea que venimos adelantando de la mano con el Ministerio de Agricultura y queremos seguir fortaleciéndolo para que las cadenas tengan un mejor acompañamiento técnico. Y, finalmente, otro de nuestros grandes retos es el acceso a mercados internacionales. Hay una amenaza sobre el café y cacao huilense relacionada con una normatividad que acaba de emerger en Europa y que prohíbe la importación de cualquier producto que provenga de áreas deforestadas después del año 2020. Esta condición hace que tengamos que mirar como productores la necesidad de evitar continuar expandiendo nuestra frontera agrícola y al contrario, ser más eficientes en las áreas que actualmente ocupamos. Es una iniciativa europea, pero seguramente acogerá el mercado norteamericano y asiático. Por eso, el llamado es a la producción sostenible y agroecológica.

El café es un renglón económico clave para el Huila y hay una pelea que el presidente Gustavo Petro le planteó al gerente de la Federación Nacional de Cafeteros, Germán Bahamón, ¿de qué lado va a jugar la administración departamental?

Yo creo que pelea no hay. Creo que hay son posiciones encontradas, pero en este momento hemos dado un primer gran paso en torno a una gran alianza con la Federación Nacional de Cafeteros, los Ministerios de Agricultura y Comercio, el Ideam, nosotros y los productores para garantizar que nuestro café siga llegando sin inconvenientes a los mercados internacionales. Esta es la primera gran muestra de un trabajo armónico y articulado. Hemos logrado el primer proyecto piloto para el país en términos de cumplimiento de la normatividad europea. Aquí el verdadero objetivo es la protección de nuestros caficultores. Hay otros grandes retos como la industrialización del café. Se ha venido hablando de un liofilizado de café; hay unos diálogos preliminares que habrá que aterrizar en terreno. Se ha hablado, además, de una universidad del café, que podría ser una de las apuestas grandes que tendríamos de la mano con el gobierno nacional.

¿Qué va a pasar con el proyecto del distrito de riego Tesalia-Paicol, considerado como el ‘elefante blanco’ más grande del Huila?

De este proyecto conocemos que hay una inversión cercana a los $230.000 millones, que ha estado a cargo del gobierno nacional y que a estas alturas para su culminación se requiere una inversión similar. Es decir que se requieren por el orden de los $220.000 o los $230.000 millones adicionales para culminar el distrito de riego, cosa que implica un gran esfuerzo del gobierno nacional. Hay otro tema importantísimo que no puedo dejar pasar y es que hemos estado en diálogos directos con la compañía Enel para el cumplimiento de las obligaciones por El Quimbo relacionadas con la adecuación de 2.700 hectáreas de tierras. Hay ya una tarea previa hecha para identificar las tierras a adecuar. Este es un reto grandísimo.