La Nación
“La reforma a la salud encierra un riesgo inmenso de corrupción” 1 19 abril, 2024
ENTREVISTA

“La reforma a la salud encierra un riesgo inmenso de corrupción”

El exalcalde de Neiva, Rodrigo Lara Sánchez, habla sobre la reforma a la salud del gobierno de Gustavo Petro y advierte que representa un “riesgo inmenso” de corrupción. “Dejar los recursos de la salud en manos de un político nombrado por otro político, no es la salida”, dice. También habla sobre las próximas elecciones y una eventual disputa con Rodrigo Villalba.

Jesús Antonio Rojas Serrano

editorgeneral@lanacion.com.co

“El proyecto está bien intencionado, pero encierra un riesgo inmenso y es el de generar un monopolio manejado por el Estado y desde los territorios”. Así lo asegura el exalcalde de Neiva, el médico cirujano Rodrigo Lara Sánchez, al referirse a la reforma a la salud presentada esta semana al Congreso por parte del gobierno de Gustavo Petro.

Para Lara, “la culpa de las falencias del sistema de salud no son las EPS solamente”.

En diálogo con LA NACIÓN, el también excandidato vicepresidencial habla sobre las próximas elecciones y una eventual disputa con el exsenador liberal Rodrigo Villalba Mosquera a la Gobernación del Huila.

¿Qué visión tiene de la reforma a la salud que pretende el gobierno de Gustavo Petro?

Es necesario hacer ajustes al actual sistema de salud que tenemos los colombianos; hay que corregir deficiencias como mejorar el acceso, mejorar la atención, reducir los tiempos de espera, mejorar las condiciones laborales de los trabajadores de la salud. En ese sentido, el proyecto está bien intencionado, pero encierra un riesgo inmenso y es el de generar un monopolio manejado por el Estado y desde los territorios. Esta forma de administrar implica un riesgo grande de corrupción y lo digo partiendo de todo lo que vimos con los grandes hechos de corrupción del Seguro Social, así como una mala prestación del servicio y una poca cobertura. Después de 30 años de reformar y corrigiendo errores, considero que hoy tenemos un sistema de salud sólido. Por supuesto, tiene falencias, pero no creo que el camino sea generar un ente 100% público para que maneje y administre los recursos y sobre todo, que tenga esa posibilidad de ser permeada por la corrupción desde local. Todos sabemos que los que mandan y tienen la manera de cooptar estas instituciones descentralizadas en el manejo de los recursos y las decisiones importantes en salud serán los alcaldes y gobernadores.

La ‘Petro-reforma a la salud’ acaba prácticamente con las EPS en el futuro, ¿está de acuerdo con eso?

Jesús Antonio, en Colombia, la culpa de las falencias del sistema de salud no son las EPS solamente. Si fuera así, no tendríamos las falencias con el sistema de salud que tienen los profesores; el magisterio tiene un sistema distinto al régimen de las EPS y tiene 2,5 veces más quejas de las que tiene una EPS normal. Las Fuerzas Militares también tienen un régimen especial y tienen 4 veces más quejas y tutelas de las que tiene una EPS normal. Acabando las EPS, no se va a solucionar el problema y lo que tendríamos sería un riesgo con un ente único en manos del Estado administrando los recursos públicos.

Dr. Lara, entonces, ¿qué hacer?

Hay que buscar una manera distinta para que los recursos lleguen más rápido a las instituciones prestadoras de salud, sin tanta intermediación y demora, pero sin necesidad de acabar el sistema de aseguramiento que hoy tenemos. Las EPS no solamente hacen esa intermediación, sino que también ejercen una función de control del gasto. El gobierno les entrega unos recursos con los que tiene atender una población específica. Acabar este sistema de aseguramiento, se correría un riesgo de desfinanciación del sistema. Si se generan muchos más cobros, el sistema no podría soportar. Ningún sistema de salud es infinito. No existe. En todos los sistemas de salud hay demoras en la atención; en Canadá una cirugía programada puede demorar de 6 meses a un año; en Inglaterra el acceso a un especialista puede demorar 3 meses. No es cierto que si se acaban las EPS, al otro día las citas con especialistas o el acceso a la salud en los sitios más lejanos, se va a corregir. No defiendo a ninguna EPS, pero creo que ejercen un papel importante en el aseguramiento y control del gasto. La salud no es solamente un componente; las condiciones de salud no se pueden mejorar, si no se mejoran temas como saneamiento básico o la alimentación. Dejar los recursos de la salud en manos de un político nombrado por otro político, no es la salida.

¿Qué opina de que la Nueva EPS se convierta en ese gran actor de la salud, similar al Seguro Social?

Jesús Antonio, yo pienso que podrían quedar 5 o 6 EPS grandes en el país, pero no una sola ni un monopolio. Como está el proyecto, las EPS, llámese Nueva EPS o como se llame, se van a acabar. Lo que van a quedar son unas redes con integración vertical de atención desde el nivel primario hasta el nivel más especializado y no van a tener ese papel de aseguramiento que hay hoy en día. Las EPS sí se van a acabar y el Estado va a asumir ese papel.

Dr. Rodrigo, ¿y qué pasaría ahí?

Lo que habría es una territorialización y las EPS van a terminar pareciéndose más una IPS. El sistema de salud se ha ido modernizando y ha superado muchos errores, pero se ha ido depurando. Un ejemplo de ello: la cobertura que hoy en día se tiene, la modernización del sistema. Si comparamos hace 30 años lo que tenía Colombia en tecnología, en dotaciones y nuevos centros hospitalarios, no es ni la sombra. El país cuenta con centros hospitalarios de alta complejidad que hoy permiten a pacientes con un carné del régimen subsidiado acceder a las mejores tecnologías; esto es una fortaleza con el mínimo gasto de bolsillo. Si algo importante tiene el sistema de salud colombiano es el mínimo gasto. Lo que pagan los colombianos de su bolsillo por su salud es muy poco. Que hay problemas y demoras sí, pero, por ejemplo, las demoras en una cita con especialistas es porque hay falta de especialidades en muchas regiones. Se pueden corregir muchas cosas, pero sin desbaratar lo que se ha construido.

¿En qué momento hay riesgo en corrupción territorializando la salud en Colombia?

Por decirlo así, habrá una gran EPS pública. A nivel territorial, este gran organismo que se va a crear estará a cargo de unos consejos en los que van a estar alcaldes, gobernadores y representantes. ¿Quién tiene el poder de comprar y de cooptar? Un alcalde o un gobernador. En el país ha habido casos de corrupción de gobernadores y alcaldes. Hemos tenido carteles como el de la hemofilia. El Seguro Social es otro gran ejemplo. Ahí está el gran riesgo. A veces, las EPS son más eficientes en las compras porque para el Estado todo es más caro. El Estado no consigue, a veces, administradores directos porque hay un interés de un político o de un contratista. Eso se verá maximizado al tener tantos recursos en el orden local que puedan ser dirigidos por un consejo territorial que fácilmente pueda ser permeado por la corrupción; el poder del dinero lo puede hacer y lo ha hecho en este país. Mejoremos lo que tenemos hoy, sin necesidad de exponernos a un riesgo. Yo he sido un defensor de lo público, pero creo que es un error muy grande dadas las condiciones actuales del país.

“La reforma a la salud encierra un riesgo inmenso de corrupción” 7 19 abril, 2024
Rodrigo Lara Sánchez en diálogo con el editor general de LA NACIÓN, Jesús Antonio Rojas Serrano.

Dr. Lara, ¿le cree a la ministra de Salud, Carolina Corcho, cuando dice que esta reforma a la salud “construye sobre lo construido”?

No. El fundamento de esto es que se pretende cambiar el sistema de aseguramiento. Ya no vamos a tener unas empresas aseguradoras como ocurre hoy en día que administran, que gestionan el riesgo, que contratan. Eso no es construir sobre lo construido. Construir sobre lo construido es una propuesta que nosotros hicimos: fortalecer la vigilancia, ejercer más el control sobre los recursos de la salud. Imaginemos los recursos de la salud en manos de un alcalde que puede comprar a los representantes de un consejo territorial y lograr decidir a quién contratar, con quién compra los medicamentos, con quién compra los insumos. Es un riesgo muy grande.

¿Qué espera de los congresistas frente a este proyecto de reforma a la salud?

Lo primero que hay que decir es que esta no es una ley ordinaria, sino una ley estatutaria y debe tramitarse de esa manera porque le va a dar un vuelco completo al sistema de salud. Yo creo que hay un craso error de presentar la reforma a la salud como una ley ordinaria y no como una ley estatutaria que requiere de mayor estudio. Y lo segundo, esperamos que el Congreso esté a la altura. El temor es lo que hemos visto: una aplanadora que aprueba todo gracias a lo que han repartido como ministerios. Ojalá, la presión ciudadana defienda la salud y transformemos el sistema, sin poner en riesgo lo que tenemos hoy en día.

Dr. Rodrigo, le pregunto ahora por temas políticos, ¿qué expectativas tiene frente a las elecciones de este año?

Será una lucha frente al poder del gobierno nacional, que hará que sus maquinarias y representantes lleguen a un mayor número de corporaciones. Yo no tengo ningún partido político; tendré que decidir muy pronto cuál será mi aspiración. Quiero dejar un punto claro: yo agradezco muchísimo todas las invitaciones que me han hecho para aspirar a la Alcaldía de Neiva, pero yo creo que ya cumplí una etapa. No volvería a ser alcalde, por lo menos, no por ahora. Tengo un tema regional importante para desarrollar y me han invitado a aspirar a la Gobernación del Huila. Haré un recorrido por el departamento, escuchar y tomar una decisión si la Gobernación será el próximo camino.

¿Cuándo les anunciará a los huilenses su decisión?

Además del recorrido, tengo unos temas personales que debo buscar resolver. No es una decisión tomada, pero tengo que escuchar a la gente en los diferentes lugares del departamento. Creo que el anuncio tendría que estarse dando para finales de marzo o principios de abril, sin dejar de opinar y estar atento a los temas nacionales porque hay una necesidad de que el país no caiga en una división de extremos.

Dr. Lara, le planteo el siguiente escenario: usted es candidato a la Gobernación, y el exsenador Rodrigo Villalba, con toda la maquinaria de la Gobernación del Huila, también es candidato, ¿se ve con la capacidad de derrotar a Villalba?

Siempre he competido con maquinarias políticas, siempre lo he hecho. No tengo un concejal, no tengo un diputado, no tengo a alguien en un cargo que haga política por mí. Ese ha sido mi actuar y ejercicio en lo público. Así logré ser alcalde de Neiva con la votación más alta en la historia de la ciudad. Tengo la convicción de que es todo el pueblo huilense el que tendrá que decidir. No todo el mundo tiene precio, no todo el mundo se vende, no todo el mundo está apoyando por buscar un contrato, sino que también piensa en el bien común. Estoy absolutamente seguro que lo lograríamos. Si lo decido, así será el camino y los huilenses decidirán, sin campañas exorbitantes.

¿Cuáles son hoy las mayores necesidades del Huila?

El Huila tiene una gran vocación agroindustrial y turística. El desarrollo económico del departamento es una prioridad. Tenemos que buscar que todas esas potencialidades que tienen la región puedan crecer. Tenemos sectores básicos como el café, la tilapia, la fruticultura, que han sido un potencial, pero nos hace falta darle más valor a muchos de estos productos. Tenemos los dos destinos más bonitos del país, pero sin explotar: San Agustín, que hemos visto que ha perdido afluencia internacional, y el desierto de La Tatacoa, que por el desorden y la falta de planeación ha perdido un potencial de desarrollarse. Hay muchas necesidades, pero hay que jugársela por el crecimiento económico del Huila y trascender en el orden nacional.