La Nación
Yacimiento La venta

La Tatacoa, nominada a patrimonio de la humanidad

La Venta, en el desierto de La Tatacoa, en el norte del Huila, es un yacimiento que cuenta el pasado de nuestra región y el futuro sobre el cuidado de las especies. Su importancia científica ha llevado a ser una de las nominadas ante la UNESCO.

María Alejandra Ruiz Mallungo

Periodistamultimedia2@lanacion.com.co

 

El desierto de La Tatacoa es uno de los lugares insignes del departamento del Huila. Su belleza, misterio, gran valor turístico, astronómico y especialmente su importancia geológica y paleontológica, lo hicieron acreedor de una postulación por parte del Servicio Geológico Colombiano (SGC) a convertirse en patrimonio de la humanidad, ante la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura, UNESCO.

Según el SGC: “Este es un paso muy significativo para la protección y conservación del patrimonio geológico y paleontológico de Colombia”, debido a que en el yacimiento paleontológico La Venta, en el desierto de La Tatacoa, se resguarda y conserva información sobre la evolución de las especies que habitaron gran parte de Colombia.

El yacimiento La venta está nominada junto a las localidades paleontológicas en la Floresta, en el departamento de Boyacá.

La venta, pasado y futuro

“El yacimiento paleontológico La venta, es la ventana al pasado, que nos enseña cómo proteger la flora y fauna en el futuro. Esto es muy importante para la ciencia”, narra a LA NACIÓN el director del Museo Natural de La Tatacoa y director de la Fundación Vigías del Patrimonio de La Tatacoa, Andrés Felipe Vanegas.

La venta
Trabajo en terreno de los Vigías del Patrimonio de La Tatacoa. Foto: Museo Natural La Tatacoa.

Vanegas empezó desde muy pequeño y de manera empírica a trabajar por la conservación, protección y divulgación de la importancia geológica y paleontológica que existe en el territorio de La Tatacoa. Su trabajo lo realiza en el centro poblado La Victoria, donde ha desarrollado en pro de la conservación el museo donde se deposita toda la colección científica de gran importancia y trascendencia mundial.

La Venta recibe el nombre gracias a un arroyo (actualmente está seco) en donde sus alrededores han sido protagonistas de hallazgos fósiles de todo tipo de especies que habitaron estas zonas hace aproximadamente 13 millones de años, lo que lleva a científicos poder entender cómo era el mundo hace tanto tiempo atrás.

“Algo importante que ha surgido a partir del estudio de los fósiles del desierto de La Tatacoa es que hemos empezado a entender cómo han cambiado muchas especies, tanto plantas como animales y también nos muestra cómo nosotros, como especie humana, debemos proteger estos ecosistemas pues hoy día, gracias a la intervención del hombre, ha hecho que muchas de las especies que sobrevivieron hace millones de años, estén en peligro de extinción”, explica Andrés Vanegas.

Los ancestros

La diversidad de especies fosilizadas que se han encontrado en La Tatacoa, da cuenta de lo esencial que ha sido el desierto para la evolución de las especies, “por ejemplo, en La Tatacoa se encuentran restos fósiles de tortugas que están familiarizadas y que actualmente habitan el río Magdalena, familiares de tortugas que habitan el río Amazonas, familiares de tortugas que habitan el río Orinoco”.

La Tatacoa, nominada a patrimonio de la humanidad 1 20 febrero, 2024
Pieza fósil encontrada en el yacimiento La Venta, se encuentra en el Museo Natural de La Tatacoa.

También se pueden encontrar diferentes especies de peces, aves, reptiles, mamíferos, anfibios o crustáceos, especies emparentadas con muchas que habitan en la actualidad. Se han hallado restos de muchos tipos de primates o monos fósiles, “eso le ha dado a La Tatacoa, una gran importancia, porque de todo el planeta, es el lugar dónde más hemos encontrado restos fósiles de monos, por ejemplo, hemos encontrado fósiles del ancestro de los monos aulladores, que en la actualidad aún sobreviven en Colombia”.

Turismo responsable

Para Andrés Vanegas, el turismo es importante para el municipio de Villavieja, sin embargo, asegura que no hay una política pública de turismo que sea responsable, que ayude a cuidar el lugar, un turismo consciente de la trascendencia histórica natural que tiene todo el territorio de La Tatacoa; “Hay un turismo, que es un poco dañino, que es un poco irresponsable, que está deteriorando el área de La Tatacoa, si nosotros tuviéramos un poco más de control sobre esto, donde las autoridades buscaran que fuera un turismo educativo, científico, un turismo contemplativo, no un turismo que llegue a llevarse los fósiles, a dañar los cactus, a dañar las formaciones geológicas”, concluye.

Sin duda alguna, proteger un lugar tan importante para el territorio es estratégico, pues permite plantear estrategias de cuidado y concientización de la comunidad en general, para que desde el conocimiento se cree un hábito de cuidado de lugares con tanta importancia, no solo regional, sino mundial.