La Nación
Las obras inútiles 1 21 septiembre, 2021
EDITORIAL

Las obras inútiles

 

Nada más desalentador y frustrante el reciente informe de la Contraloría General de la República sobre el despilfarro de los dineros de las regalías petroleras en los pueblos del Huila.

Como era de esperarse, en ese ranking, aparece sobresaliendo el proyecto del distrito de riego Tesalia-Paicol. Después de nueve años de que comenzaran las obras, la iniciativa sigue paralizada y los trabajos ejecutados se encuentran en acelerado deterioro. Los anuncios del Gobierno Nacional sobre la terminación total del proyecto se quedaron en el aire y la infraestructura construida sigue enmarañada en medio de las promesas incumplidas y el despojo de los dineros públicos. Aunque parezca mentira, en el fabuloso distrito se han invertido hasta el momento 223.994 millones de pesos y está en la mitad del camino.

Y no es el único caso de despilfarro de los dineros de regalías. También un novedoso proyecto de ciencia y tecnología para los colegios de Yaguará y la construcción de nueve pozos profundos operados con energía solar para enfrentar las graves sequías en Aipe.

Por estos tres proyectos, la Contraloría General de la República adelanta los procesos de responsabilidad fiscal por 15.763 millones de pesos.

Más allá de lo que puedan determinar esos procesos fiscales, la gran reflexión está relacionada con la manera en que se maneja la plata de las regalías en los pueblos huilenses.

Resulta paradójico que los mandatarios se quejen de la precariedad de los dineros públicos en sus municipios, pero los que tienen recursos se los malgastan y literalmente los ‘entierran’ con la realización de obras inútiles o inservibles.

Lamentablemente, ha hecho ‘carrera’, históricamente, que los Alcaldes huilenses se dediquen a contratar, pero no a garantizar que las obras se pongan en marcha.

Los nuevos mandatarios deberían tomar nota

 

“Resulta paradójico que los mandatarios se quejen de la precariedad de los dineros públicos en sus municipios, pero los que tienen recursos se los malgastan y literalmente los ‘entierran’ con la realización de obras inútiles o inservibles”