La Nación
+ Libertad y orden 1 20 junio, 2024
COLUMNISTAS OPINIÓN

+ Libertad y orden

Definitivamente una imagen vale por mil palabras y una metáfora vale por mil imágenes. Lo evidenciamos con la exhibición del emblema de nuestro escudo nacional en redes sociales que fue y sigue siendo tendencia al ser difundido por los gobernadores como mensaje al gobierno nacional a la crítica situación de orden público por la que atraviesa el país en estos últimos días y que le mide el aceite al presidente de la República en sus directrices en materia de seguridad a los colombianos. Cómo lo expresara el gobernador del departamento del Meta: “… que lo acompañamos en la búsqueda de la paz, pero creemos que la autoridad siempre debe prevalecer, el apoyo a nuestra fuerza pública, y que los grupos al margen de la ley que no entiendan el mensaje generoso del Gobierno sea aplicado todo el uso legítimo que nos concede la constitución y la ley para mantener siempre la libertad y el orden” (El espectador 20/2022).

Al respecto, como algo viral y propio del mundo digital de hoy, esta imagen se está adoptando por un importante número de dirigentes de diferentes sectores de este país y de ciudadanos del común, que sentimos lo plasmado en nuestro escudo nacional está más vigente que nunca. Y que se requiere a gritos su aplicación contundente por parte del gobierno nacional en cabeza del presidente de la república. Los hechos ocurridos a lo largo y ancho del país están dando la sensación de que se está saliendo de las manos el orden público al presidente. Así mismo, en el ambiente se está formando la percepción que la fuerza pública no tiene los lineamientos precisos para actuar con contundencia, por la ansiedad que generan sus decisiones twitteras a cada rato. Sin embargo, la petición de los gobernadores no está alejada de la realidad. No es solo de ellos. Es una petición que no se había comunicado adecuadamente y no había llegado como era.

Quienes tenemos la oportunidad de conocer esa época de los noventa y siguientes, pareciera volverse a estar gestando. Hago referencia a que, en los municipios apartados del centro, la inseguridad o delincuencia pareciera que están empezando a hacer de las suyas. Nuevamente cobrando extorsión (vacunas) y visibilizándose sin pena ni gloria. Imagínese el día de ayer se conoció que fueron expulsadas las tropas de dos municipios del departamento del Cauca. ¡Qué tal¡. Y otros hechos que no terminaría de relacionar aquí, pero que dan escozor, rabia y dolor, por no decir impotencia. Esto concuerda con uno de los objetivos tratados ayer en el foro: “Los retos de la justicia en Colombia” adelantado por la Universidad Externado, Grupo Prisa Media y la Corporación Excelencia en la Justicia; que consistió en problematizar los puntos débiles en materia de justicia y evaluar las reformas necesarias para asegurar la materialización del acceso a la justicia. Por su puesto, uno de esos problemas, es el orden público. Presidente, no todo es con zanahoria en las dos manos. Está más que demostrado. Que no confundan su generosidad en ese anhelo de la paz total.