La Nación
 Lo bueno y lo malo del informe de recursos y reservas 1 25 junio, 2024
ECONOMÍA

 Lo bueno y lo malo del informe de recursos y reservas

El informe que se conoció ayer es clave para las decisiones que el Gobierno Nacional debe tomar acerca de si permite o no nuevos contratos de exploración de hidrocarburos. Hasta el momento, la determinación es que no habría más contratos.

CATERIN MANCHOLA

huila@lanacion.com.co

El informe de recursos y reservas de hidrocarburos con corte a diciembre de 2022 reveló que el país tiene reservas probadas (P1) de producción de petróleo para 7,5 años, mientras que las de gas son menores y se sitúan en 7,2 años.

Es importante aclarar que este tipo de reservas son diferentes a las reservas probables (P2) y a las reservas posibles (P3) a las que ha hecho referencia el Gobierno Nacional de hasta el 2042 con base en los hallazgos de Ecopetrol, cuyo porcentaje de probabilidad es menor.

El documento que fue realizado por la Agencia Nacional de Hidrocarburos (ANH) permite conocer que en términos de tiempo las reservas probadas disminuyeron frente al dato del año 2021 cuando para el petróleo era de 7,6 años y el de gas de 8 años. Pero en términos de producción, solo el petróleo, aumentó.

En detalle, “las reservas probadas 1P de crudo fueron de 2.074 millones de barriles, lo que significa que hubo un aumento en 35 millones de barriles con respecto al año 2021, lo que equivale a un crecimiento del 1.017%. La producción de petróleo fue de 275 millones de barriles indicando un aumento de 6 millones con respecto al año anterior, lo que nos lleva a una relación ReservasProbadas/Producción (R/P) de 7,5 años”.

Con respecto a las reservas probadas de gas, “se situaron, al cierre de 2022, en 2.82 terapiés cúbicos (Tpc), con una diferencia de -0.35 con respecto al año 2021. La producción de gas comercializado fue 0.39 terapíes cúbicos lo que nos lleva a una relación ReservasProbadas/Producción (R/P) de 7,2 años”, señaló el Ministerio de Hacienda mediante comunicado de prensa.

Por eso de acuerdo con el Presidente de la Asociación Colombiana del Petróleo (ACP), Francisco Lloreda “las reservas probadas de petróleo crecieron 1,7% mientras las de gas natural cayeron 11%. ¿Es una buena o una mala noticia?”, cuestionó.

“La buena: se mantienen las reservas probadas de petróleo con un leve incremento (1.7%) y el aumento de “recursos contingentes” de gas en más de un 50% (descubiertos pero inviables por el momento por una serie de contingencias, técnicas, económicas, infraestructura, Etc.). La mala noticia: la caída del 11% en las reservas probadas de gas natural. Pero el tema es un poco más complejo”, dijo.

Enfatizó el experto que, “cuando los precios son altos se viabilizan algunos proyectos más costosos y cuándo caen, se hacen inviables. Ello conduce a lo que se conoce como una “reclasificación técnica de reservas”. Hacia arriba o hacia abajo. Con un precio promedio de US$105 barril en 2022 era de esperar un mayor incremento en las reservas probadas de petróleo y gas. Si se recuerda que el precio en 2021 fue US$70, amerita un mayor análisis; si este hubiese sido el precio en 2022 las reservas se habrían desplomado”.

Finalmente exhortó a la reflexión.  Este informe, que el Gobierno y el país aguardaba, “debe conducir a una profunda reflexión respecto a si están dadas las condiciones para garantizar la autosuficiencia, la seguridad energética, y la triple transición que requiere Colombia: exportadora, fiscal y energética. No es tarde para darle un impulso decidido a los contratos existentes de petróleo y gas, como lo hace el Gobierno; para hacer viables los recursos contingentes y revisar, cómo lo dice el Plan de Desarrollo, la política de hidrocarburos a futuro”.

De otro lado, la ministra de Minas y Energía, Irene Vélez informó tras dar a conocer el informe que no habrá nuevos contratos. El objetivo es aumentar las reservas a través del recobro mejorado, de intensificar las políticas de exploración, y generar una regulación y marco normativo que permita desarrollar todas las áreas hasta ahora viables para esta actividad.

El documento es presentado cada año por la Agencia Nacional de Hidrocarburos y se realiza con base en información que reportan las compañías operadoras a la ANH, posteriormente es consolidada por la Entidad y presentada al país.

Cabe resaltar que el departamento del Meta aporta más de la mitad de las reservas probadas del país, el 54% (1.122 Mbls), seguido por Casanare con el 16% (328 Mbls), Santander con un 7% (147 Mbls) y Arauca con un 5% (96 Mbls); departamentos como Boyacá, Huila, Cesar, Bolívar, entre otros aportan el restante con porcentajes menores al 5%.