La Nación
Maldita violencia 1 25 mayo, 2024
EDITORIAL

Maldita violencia

Mientras muchos tenían la oportunidad de celebrar con sus progenitoras o esposas el tradicional Día de la Madre el domingo pasado, ese día fue luctuoso para una madre en el Huila: su hijo cayó asesinado a manos de las disidencias de las Farc.

Mientras muchos tuvieron la ocasión de compartir un desayuno sorpresa o invitar a un almuerzo a su madre o compañera de vida, un grupo de militares se enfrentaba a un reducto de disidentes del Frente Ismael Ruiz del autodenominado Estado Mayor Central.

Mientras muchos estuvieron celebrando animadamente con su progenitora o esposa el 12 de mayo pasado, el soldado profesional Rubiel Antonio Mendoza Ureña, de 27 años de edad, fue asesinado en la vereda Chapinero, zona rural de Neiva.

El reporte que entregó ese mismo domingo el comando de la Novena Brigada del Ejército sobre las circunstancias en que murió violentamente el soldado Mendoza Ureña indicó que “Tropas del Batallón de Artillería de Campaña N.° 9 Tenerife, que se encontraban adelantando tareas de estabilidad en la vereda Chapinero, zona rural de Neiva, Huila, sostuvieron un combate de encuentro con integrantes del autodenominado Estado Mayor Central, Bloque Central ‘Isaías Pardo’, del Frente ‘Ismael Ruiz’, bajo el mando de alias ‘Libardo’”.

El asesinato del soldado Mendoza Ureña en pleno Día de la Madre representa la crueldad de la violencia desatada por una organización ilegal que ha recibido la ‘mano generosa’ del Gobierno de Gustavo Petro, a través de su política de ‘Paz total’. Mientras el Gobierno le dio un cese al fuego sin limitaciones, las disidencias de ‘Iván Mordisco’ optaron por el fortalecimiento y la expansión de su accionar delictivo en varias regiones del país, incluyendo el Huila.

El soldado Rubiel Antonio Mendoza Ureña ya es parte de la lista de héroes que ofrendan su vida protegiendo el pueblo colombiano.