La Nación
Mataron al taxista y siguieron negociando su rescate 2 26 noviembre, 2020
INVESTIGACIÓN

Mataron al taxista y siguieron negociando su rescate

Haciéndose pasar como supuestos disidentes de las antiguas Farc, los capturados por el secuestro del conductor y prestamista Jaime Bautista, pedían 400 millones de pesos cuando ya había sido degollado. Así cayó la red.

 

RICARDO AREIZA

unidadinvestigativa@lanacion.com.co

 

Aunque parezca extremadamente doloroso, al taxista Juan Bautista Charry, lo asesinaron cuatro días después de haber sido secuestrado, pero con extrema frialdad, sus captores siguieron negociando su liberación como si estuviera vivo.

Haciéndose pasar como supuestos disidentes de las antiguas Farc, el grupo delictivo organizado, contactó a los familiares del conductor y le exigieron 400 millones de pesos por su liberación.

Sin importarles que el conductor, quien prestaba dinero a interés, ya había sido degollado y sepultado en una zona boscosa, cerca al río Magdalena, sus plagiarios siguieron campantes con la negociación hasta que fueron capturados.

Una minuciosa operación de inteligencia, adelantada por unidades del Gaula de la Policía, permitió interceptar sus comunicaciones y luego, con abundantes pruebas, logró la captura de los 12 principales protagonistas. El último fue capturado el viernes pasado, al parecer, el hombre que lo degolló con un machete de 14 pulgadas.

Las capturas por como lo registró en primicia LA NACIÓN se produjeron en los asentamientos Brisas del Venado y Brisas del Magdalena, en el norte de Neiva.

La Fiscalía les imputó los delitos de concierto para delinquir agravado, homicidio agravado y porte ilegal de armas.

Mataron al taxista y siguieron negociando su rescate 8 26 noviembre, 2020
Domingo Vásquez, instigador

Las últimas horas

El taxista, Jaime Bautista Charry, fue secuestrado el martes 8 de septiembre, poco antes de la siete de la noche. Lizardo y una joven, pariente del jefe de la banda, le hicieron el pare.

Cuando abordaron el vehículo, Lizardo Felantana lo encuelló con una guaya mientras la mujer lo amenazaba con arma mientras. Luego lo llevaron hacia Fortalecillas.

Yeison ‘El Gordo’ Tovar fue encargado de la localización del taxi. Andaba en una moto hasta que lo ubicó.

“El ‘Zurdo’ (Luis Alberto Mayorga) manejó el carro hasta el sitio donde se lo entregaron a los ‘custodios’ Victor Alfonso Méndez, el testigo;  Yeison  Andrés Mayorga (‘Pescuezo’) y Arnold Bonilla (‘’), los supuestos autores materiales del homicidio.

Yeison ‘El Gordo’ Tovar, conduce el taxi hacia Yaguará” donde lo dejaron abandonado, para despistar a las autoridades.  El taxista fue conducido hacia la vereda ‘Busiraco’ en jurisdicción de Aipe, donde estuvo en cautiverio. Cinco días después, Bonilla dio la orden de matarlo. “O es él o nostros”, les dijo.

En ese mismo lugar, en una fosa,  fue encontrado el cadáver maniatado con una cadena.  El hallazgo se produjo el miércoles pasado por la confesión de  Víctor Méndez, uno de los testigos que permitió develar el horroroso crimen, perpetrado el 12 de septiembre pasado, cuatro días después de haber sido plagiado.

Mataron al taxista y siguieron negociando su rescate 9 26 noviembre, 2020
Tránsito López, aportó el dinero

Por una deuda

El secuestro, según la Fiscalía, fue instigado presumiblemente por  Domingo Vásquez Muñoz, quien tenía una deuda pendiente con el taxista.

La cuenta, con intereses ascendía a unos 12 millones de pesos. Para no pagarle ideó el secuestro.

El hombre, según el fiscal, aportó la información económica y lo ‘vendió’ para no pagarle la deuda, pero además, para obtener una ‘comisión’.

A través de una persona recluida en la cárcel de Neiva, Vásquez Muñoz, ubicó a Henry Bonilla Mendoza, quien organizó el plagio.

“Rubén, preso en la cárcel de Neiva, sirvió de enlace entre Domingo Vásquez y ‘El Indio’ Bonilla”, confirmó el testigo, quien declaró en calidad de imputado ante su apoderada.

 

Falsos disidentes

‘El Indio’, con numerosos antecedentes penales consiguió la gente, estableció los roles que cada uno debería cumplir, escogió el sitio del cautiverio, consiguió la financiación, suministró los elementos  y personalmente dirigió la negociación del rescate.

“Cuando nos reunimos en la casa de ‘El Indio’ se habló que nos haríamos pasar como guerrilleros, no se de qué frente, pero eso les escuché”, insistió el testigo que facilitó la captura de la banda.

“Yeison Tovar Bustos, ‘El Gordo’, se haría pasar como ‘Camarada Hernández’ según el plan”, les indicó  Bonilla.

“En la casa de ‘El Indio’ se planeaba todo”. Incluso otras acciones delictivas, entre ellas una estafa en Bogotá”, contó Méndez.

“La persona encargada de hacer las llamadas a las víctimas siempre fue ‘El Indio’, es decir, Henry Bonilla”, relató el testigo a las autoridades.

“Las llamadas extorsivas, en efecto, fueron realizadas a nombre de las disidencias, como lo corroboraron los familiares de la víctima”, confirmó el fiscal.

Sin tener, aparentemente relación con la columna disidente ‘Dagoberto Ramos’, la familia recibió varias llamadas exigiendo 400 millones de pesos. Luego rebajaron a 200 millones de pesos el rescate, pero exigían una prueba de vida. Esa exigencia enredó la negociación que se prolongó hasta mediados de octubre pasado.

Durante el allanamiento realizado el miércoles pasado, en la residencia de Henry Bonilla, las autoridades encontraron panfletos alusivos a las disidencias de las Farc.

“Allí alcancé a ver un fusil y cuatro pistolas que llevó Duver. No se qué planes tenía Duver pero llevó las armas”, afirmó el testigo a la Fiscalía.

Estuvo preso

Bonilla Mendoza, conocido como ‘El Indio’, había sido capturado en abril de 2018, durante un frustrado asalto  a una finca en Garzón. El hombre de 39 años, integraba la organización conocida como ‘Los Transportadores’. Con el fueron capturadas otras cuatro personas. Ahora, integraba otro grupo “Los pacifistas”.

Luego intentó ‘colarse’ en la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) como supuesto desmovilizado de las Farc.

Mataron al taxista y siguieron negociando su rescate 10 26 noviembre, 2020

Así cayeron

El 10 de septiembre, dos días después del crimen, el Gaula y la Fiscalía encontraron una poderosa pista, que les permitiría desarticular a los primeros doce miembros de la banda. Esa pista les sirvió para localizar las llamadas telefónicas y seguirles el rastro a través de las plataformas de interceptación que manejan las dos entidades.

Ese mismo día, Domingo Vásquez (el instigador) llamó al ‘Indio’ para preguntar por la negoción. Bonilla le informó que en cinco días pagarían el dinero por la liberación, aunque sabía que ya estaba muerto.

Al día siguiente informa al caletero los avances de la negociación. El 12 de septiembre en otra llamada informa sobre la compra de algunos elementos que se necesitaban para el taxista secuestrado. Todo estaba siendo grabado legalmente.

El 11 de septiembre, Bonilla da instrucciones para que realicen llamadas a las víctimas desde una finca en San Vicente del Caguán. En una de estas llamadas. Bonilla se identificaba como como ‘comandante Dagoberto’.

Las víctimas de la extorsión corroboraron la versión del informante.

El 14 de septiembre Domingo Vásquez Muñoz vuelve a preguntar en clave sobre las negociaciones.

“Al ‘tío’ (secuestrado) no lo quieren dejar salir del hospital”, le respondió Bonilla.

El 15 de septiembre en otra llamada interceptada por el Gaula, Henry  Bonilla, envía a su esposa Albenys Espitia a recoger a Domingo Muñoz. Así lo hizo. Luz Albenis Espitia, activista del movimiento Primero Neiva, movilizada en una moto de color rojo lo condujo a una reunión de última hora.

Complicada relación

“Se pudo establecer de acuerdo con las llamadas interceptadas, la relación que existía entre Albenis Espitia, Henry Bonilla y Domingo Vásquez, además que los tres efectivamente acudieron a ese lugar”, confirmó el fiscal.

“La reunión, según el análisis de la ubicación de la llamada, se habría realizado en Surabastos”, precisó.

Según otras interceptaciones, confirmaron una reunión en la finca de Tránsito López, ubicada en la vereda El Mesón, en el corregimiento de Zuluaga en Gigante.

La mujer, de acuerdo con la imputación, habría aportado los recursos económicos para financiar el secuestro.

“Desde este lugar realizaron varias llamadas al señor Pedro Bautista, hermano del taxista secuestrado, con el fin de continuar con las negociaciones”, reportó el fiscal.

“Aquí se establece claramente la continuación de la actividad delictiva por parte de los principales implicados”, afirmó el funcionario judicial.

Prueba de vida

Otras llamadas confirman que los familiares de la víctima exigían una prueba de supervivencia para pagar el rescate.

“La negociación se complica porque la familia está pidiendo una prueba de supervivencia”, admite Bonilla en otra conversación telefónica interceptada por expertos del Gaula el 30 de septiembre.

Entonces dialogan sobre la estrategia para hacerle creer al hermano del taxista que aún seguía con vida.

Finalmente, acordaron que pagarían 80 millones de pesos por la liberación. “Ubique la finca para meter los ochos terneros que van a dar”, le dice en clave Henry Bonilla a su pariente.

“Los ocho terneros, según el fiscal, hacen referencia a los 80 millones que Pedro ofreció por la liberación de Jaime Bastista (secuestrado)”.

En una de las conversaciones Bonilla le dice a Tránsito que viajará a Bogotá, que “necesito arrendar un apartamento fino, para hacerse pasar como propietarios para una estafa”.

“Mañana viajo a Bogotá para montar una fachada le confirmó a Tránsito”.

La mujer, quien supuestamente habría financiado el plan, vuelve a preguntarle por la negociación, de acuerdo con una llamada realizada el 8 de octubre.

“Está duro”, le respondió Henry porque no tenían cómo entregar la prueba de supervivencia.

 

No pudo colarse

Estando preso en la cárcel de Garzón, Henry Bonilla Mendoza, el 9 de julio de 2018 por el asalto a una finca en Garzón, solicitó su liberación, argumentando que era un desmovilizado de las Farc.

Sin embargo, no aportó ninguna información que lo confirmara.

La Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) le negó cualquier beneficio al verificar que no había participado en esa organización guerrillera.

“No es posible admitir que una persona que, sin aportar absolutamente ninguna información sobre los procesos por los cuales solicita la aplicación de los beneficios

 

Cayó autor material
El último en ser capturado fue Yeison Andrés Mayorga Lozano (‘Pescuezo’), quien lo habría degollado, de acuerdo con la imputación soportada por la Fiscalía.

Arnold Bonilla (‘Lenteja’), nacido en Ibagué, de 20 años, estudió en Caquetá y Neiva y luego en Villagarzón (Putumayo).

El joven, quien soñaba con ser ingeniero industrial, habría sido el segundo autor material. El testigo Víctor Alfonso Méndez, lo señaló de haber sido el encargado de propinarle varias heridas en un costado, a la altura del estómago.

‘Pescuezo’, el otro autor material, fue capturado el viernes pasado. El Juzgado Décimo Penal Municipal de Neiva, con función de garantías, le dictó medida de aseguramiento con detención en establecimiento carcelario.

Los capturados

Después de dos días de prolongadas audiencias preliminares, el Juzgado Octavo Penal Municipal de Garantías profirió las primeras diez medidas de aseguramiento y dejó en libertad a la joven Juliet Karina Bonilla, hija del jefe de la organización, Herny Bonilla.

Según su abogado, no tuvo nada que ver con el caso, y fue detenida “por estar en el lugar equivocado”. Ela había llegado a visitar a su padre, procedente de Villagarzón (Putumayo) donde estudia en un instituto técnico. Aunque quedó libre, sigue vinculada al proceso.  Ninguno se allanó a cargos.

A Henrry Bonilla Mendoza, el jefe de la organización, le dictó detención preventiva en establecimiento de reclusión.

A su esposa, Luz Albenis Espitia Cardozo, la activista política del movimiento Primero Neiva, que avaló a varios candidatos,  le dictó detención preventiva domiciliaria. Según su abogado la relación sentimental había concluido. Sin embargo, varias interceptaciones realizadas en septiembre, aparentemente la comprometen.

También quedaron con casa por cárcel, Tránsito López Dimayusa (supuesta financiadora) y Diego Mauricio Rodríguez González

Arnold Bonilla Velandia, presunto autor material, quedó con detención preventiva en establecimiento de carcelario. Lo mismo para Domingo Vásquez Muñoz, supuesto autor intelectual del secuestro.

Además, fueron asegurados con cárcel, Yeison Ferney Tovar Bustos; Lisardo Felantana Ramírez, Luis Alberto Mayorga Lozano y el testigo, Víctor Alfonso Méndez Ramírez.

 

 

 

es_COEspañol de Colombia