La Nación
Maximum sentence for the murderer 1 18 junio, 2024
COLUMNISTAS OPINIÓN

Maximum sentence for the murderer

Los celos enfermizos y el típico actuar de un sociópata, tiene de nuevo las redes sociales encendidas no solo en Colombia, sino en muchas partes del mundo, donde se habla de los dos protagonistas de esta macabra historia. Me refiero a la colombiana Valentina Trespalacios y el ciudadano estadounidense y homicida John Poulos, quien fue capturado en un aeropuerto de Panamá antes de que tomara un vuelo rumbo a Turquía, luego de huir el pasado domingo 22 de enero de Bogotá, tras asesinar con sus propias manos a su prometida.
Los hechos y las pruebas contundentes que entregó la Fiscalía en audiencias preliminares, son cada vez más desgarradoras, pues relatan la forma fría en las que el sujeto Poulos mató y arrojó el cuerpo de Valentina a un contenedor de basura, posteriormente hallado por un habitante de calle, quien luego de presenciar la aterradora escena, informó a las autoridades.
Una de las pruebas determinantes del delito de feminicidio que tiene el ente acusador, es el informe de Medicina Legal, el Instituto, luego de hacer la inspección al cadáver, logró determinar; que antes de causarle la muerte por estrangulamiento, Valentina fue objeto de fuertes golpes en su nariz, boca y presenta hematomas en varias partes de su cuerpo, entre esos los que aparecen alrededor de su cuello, indicio que arrojó que su prometido la asfixió de manera mecánica con sus manos.
Luego de asesinarla, se logró ver en los vídeos de las cámaras de seguridad del apartamento, cuando este sujeto saca en un carrito de mercado el cuerpo maniobrado de Valentina a tal punto de poder meterla en una maleta, lográndose evidenciar que su cabeza se encontraba expuesta y tapada con una toalla, para luego ser acondicionada en la cajuela del carro y de allí arrojada en la localidad de Fontibón de la ciudad de Bogotá. Son muchas las pruebas que hoy tienen a John Poulos cerca de recibir el máximo de 40 años de condena, por los delitos de feminicidio agravado y ocultamiento, alteración o destrucción de elementos materiales probatorios.
Los cuestionamientos que se hacen las personas son muchos, luego de conocerse que este tipo tenía la tendencia de ser celopata, basados en la obsesión permanente con Valentina, hasta el punto de concebirla como un objeto personal, ejerciendo sobre ella un acoso y control sobre sus acciones, de vigilar sus amistades, redes sociales, llegando al extremo de contratar un investigador privado para conocer cada movimiento de su pareja, instrumentalizando su condición de mujer, manifiestan los testigos.
Pero ¿Por qué seguía al lado de él sabiendo su maniático comportamiento? ¿Creyó que el ser celoso es sinónimo de amor? ¿El miedo se apoderó de ella y nunca informó lo que estaba pasando?. Son los mismos interrogantes que se hacen siempre que ocurren estos lamentables hechos, cuyas respuestas hoy yacen en un ataúd.