La Nación
«No lo crié» 1 21 febrero, 2024

«No lo crié»

«Realmente nunca tuvimos la oportunidad de convivir. No lo crie, esa es la realidad». Así lo aseguró el presidente Gustavo Petro en entrevista con la revista Cambio al ser interrogado acerca de la relación con su hijo Nicolás, quien enfrenta un escándalo por presunta recepción de dineros ilícitos.

Sin ánimo de emitir juicios de responsabilidad respecto del ejercicio de la paternidad del Señor presidente, sí resulta conveniente traer a colación el rol tan importante que cumple la figura paterna en el proceso de formación de su descendencia. Infortunadamente no son pocos los casos en que el padre es el gran ausente y la labor de prodigar cuidado y protección es asumida por la figura materna. No en vano, son madres y padres a la vez y quiéranlo o no deben enfrentar a diario con esfuerzo y valentía los desafíos que conlleva el desarrollo integral de hijas e hijos, a más de tener que lidiar con los efectos emocionales que provoca la desvinculación de su crianza.

Cabe destacar que el ejercicio de la paternidad, más allá del rol proveedor, comporta el involucramiento amoroso en la vida de su descendencia y a la vez demanda la inmensa responsabilidad de forjar vínculos afectivos sólidos, en particular durante los primeros años de vida, dirigidos a edificar un adulto seguro, autónomo y responsable, capaz de afrontar con sensatez los avatares de la vida.

Ya lo decía el reconocido pedagogo Vidal Schmill: «Presencia se escribe con P. Pero no es P de Proveer, Producir, Pegar o Pagar. Es con P de Papá». En efecto, un padre presente siempre encuentra tiempo para compartir y acompañar a su prole en las buenas y en las malas, sin importar las circunstancias. Eso justamente será lo que realmente marcará una huella positiva en su vida como mecanismo de contención emocional y predictor de felicidad.

A  la luz de tales reflexiones los dejo con este contundente y aleccionador mensaje: «Un niño le preguntó a su Papá: «Papá ¿qué es un hombre?» El padre le respondió: «Un hombre es una persona que es responsable de cuidar, mantener y proteger a su familia y su casa, y siempre está al pendiente de todo». El niño le dijo: «¿Sabes algo? Algún día querré ser un hombre como mi mamá».