La Nación
Normal Superior de Gigante: entre el deterioro y promesas 1 17 abril, 2024
HUILA

Normal Superior de Gigante: entre el deterioro y promesas

Con deudas en alimentación, profesoras a quienes no les han pagado y hacinamiento en las aulas, el colegio Normal Superior de Gigante, sobrevive a las promesas por parte de la Gobernación del Huila.

María Alejandra Ruiz Mallungo

La institución Educativa Normal Superior de Gigante, está en “total incertidumbre sobre su futuro”.  La Asociación de Padres de Familia junto al personero Jhonatan Ramos, ven con preocupación la situación de deterioro de infraestructura, la falta de maestros, la desfinanciación y la falta de agua potable en el plantel educativo.

Normal Superior de Gigante: entre el deterioro y promesas 7 17 abril, 2024
El abandono sobre los espacios de la institución como la tienda escolar, con estanterías y neveras en desuso, además del techo roto.

Promesas en deterioro

El día 24 de enero del año en curso, se realizó una mesa técnica en la escuela Normal Superior de Gigante, con asistencia del Secretario de Educación del Huila, el Alcalde de Gigante, el Personero de Gigante, y representantes de la Asociación de Padres de Familias. En esta mesa, se llegaron a acuerdos sobre todas las inconsistencias, que hay en torno a la institución educativa.

Sin embargo, aún no se ha cumplido ninguno de los acuerdos estipulados en el documento de relatoría de ese día.

En dichos diálogos, el secretario de Educación del Huila, Orlando Parga Rivas, se comprometió a “realizar, gestionar y estructurar un estudio de planta de personal de docentes para mejorar el servicio educativo”, pero hasta la fecha no se ha cumplido. Según Xiomara Sogamoso, secretaria de la Asociación de Padres de Familia, “nosotros pedimos que nos garantizaran la calidad educativa, y llegó marzo y no ha pasado nada”, por lo cual temen que cierren la institución educativa, además de la problemática por falta de docentes se suma, el hacinamiento de los estudiantes, “están uniendo cursos para no enviar los maestros que tienen que enviar”, expresa Sogamoso.

Al respecto, el personero expone: “(no hay) cómo garantizarles una educación ya que no hay docentes debidamente vinculados en el contrato”.

Otra de las promesas desde la Gobernación, fue “en el marco de sus funciones, el Secretario de Educación se compromete junto al equipo jurídico asesor, a hallar la fórmula contractual para ejecutar recursos que garantice el servicio de cuidadoras del internado”. De este acuerdo no se ha hecho mayores avances; Xiomara argumenta que “ese internado en estos momentos es insostenible con los recursos que aporta los padres de familia”, este aporte consta de 350 mil pesos mensuales, esperanzados en que no se cierre, “en estos momentos no hemos recibido ninguna ayuda de la Secretaría de Educación”.

La institución educativa en la actualidad tiene 19 estudiantes internas, las cuales están bajo residencia escolar, para su sostenimiento en alimentación, la escuela tiene una deuda de 5 millones de pesos con un supermercado local, además del pago del salario a dos profesoras ‘cuidadoras’ por el trabajo que realizan. Las clases en la institución iniciaron hace apenas 3 semanas.

Ni idea de plata

La administración municipal tampoco está exenta de incumplimientos pues una de sus promesas fue: “El Alcalde de Gigante se compromete a realizar las acciones administrativas y de gestión suficientes para realizar los diseños para la construcción de cubierta y la adecuación del polideportivo”. Aunque desde la Asociación de Padres reclaman que el alcalde Josué Manrique “ni se ha asomado” luego de dichos acuerdos, el burgomaestre en diálogo con LA NACIÓN dijo que “los aportes que vamos a hacer como alcaldía, es que tenemos un compromiso con la cubierta y un polideportivo, la cual será financiada por parte de la Gobernación”. Sin embargo, desconoce cómo está la parte financiera que desde la Gobernación del Huila tiene estructurada para el colegio.

Es cosa de ustedes

Sumada a todas las anteriores promesas, se une la del transporte para los estudiantes, el Personero asegura que “no hay transporte escolar, esos buses tienen como ochenta años”; además que denuncia que “buscaron la forma de entregar el servicio escolar a una asociación de padres de familia, que no tiene la forma y que no cumple con los términos de referencia y condiciones para prestar un servicio de transporte, eso es gravísimo”.

A su vez Xiomara comenta que, para lograr tener transporte, ya que desde la Rectoría “solicitó a la Asociación de Padres de Familia fueran los encargados del manejo administrativo de la línea de buses del colegio” como se puede leer literalmente en una solicitud realizada por la asociación, ellos cobran un bono de 3 mil pesos, sin embargos días después desistieron, ya que estos aportes, no cubrían riesgos que se pudieran presentar en las rutas.

LA NACIÓN intentó hablar al respecto con la rectora Sandra Janeth Santiago, sin embargo, durante la primera llamada, dijo “no la escucho, no tengo señal” y en la segunda llamada pidió que le enviara las preguntas por chat de WhatsApp. Para el cierre de esta nota, esos interrogantes no habían tenido respuesta por parte suya.

La escuela Normal Superior de Gigante, se encuentra en un estado de deterioro avanzado, según registros de videos en poder de este medio de comunicación.  Baños en mal estado, sin acceso a agua potable, sin red wifi, con pupitres en mal estado, entre otras problemáticas.