La Nación
Nueva amenaza para el Huila 1 19 abril, 2024
COLUMNISTAS OPINIÓN

Nueva amenaza para el Huila

La verdad No es nada sorpresivo el anuncio de los terroristas de las FARC de la creación del bloque central “Isaías Pardo” los cuales continuaran su accionar delictivo en el Huila, Tolima, Quindío y Valle, las intenciones nunca han cesado de tomarse el poder y seguir gobernando por medio de las armas y el terror. El Estado Mayor Central (EMC) continúa su proceso de expansión demasiado abrupto desde antes, durante y después de la firma de los “acuerdo de paz” evidenciando un incremento vertiginoso tanto en hombres y armas, como en control de economías ilegales, y lógicamente en presencia en los territorios en lugares apartados en donde no llega la oferta institucional del estado.

Estos pronunciamientos obligan al gobierno nacional a replantear su estrategia de paz total, pues una vez se decretó terminar el cese al fuego bilateral en Nariño, Cauca y Valle, especialmente por el ataque indiscriminado en contra de la comunidad indígena Nasa en Toribio Cauca en donde perdió la vida la lideresa indígena, Carmelina Yule Paví, al oponerse al reclutamiento forzado de un menor de edad de su comunidad y rescatarlo de manos de estos terroristas. No es un dato de menos importancia la denuncia hecha en 2023 por parte del tejido Defensa de la Vida y los derechos humanos de Çxhab Wala Kiwe, donde hubo 150 casos de reclutamiento forzado en el Cauca.

La terminación del cese al fuego en los tres departamentos, sumado a la presión militar ejercida, obliga a los terroristas a reorganizarse y desplazarse a nuevos territorios en el Cauca y sur del Tolima en donde históricamente han tenido su fortín, es ahí de donde surge el comunicado del terrorista alias Marlon Vásquez hombre de confianza del Iván Mordisco, de la reorganización del Bloque central y la reactivación de varios frentes que estaban inactivos al momento en el marco del “plan nacional de reconstrucción de las Farc-ep”.

Nada sorprende tampoco las declaraciones del alto comisionado para la paz, Otty Patiño, excombatiente del M-19, al referirse a una “reorganización interna que conducirá a respetar la población y el cese al fuego”, habla de “responsabilidad y centralización” en la estructura subversiva, “respetando los derechos y libertades de la población”. Cautivadora la inocencia de este noble colombiano, al cual vemos cómo hace profundas reverencias a sus pares terroristas, Otty usted tan grande y cree en duendes. Definitivamente, “vaca ladrona, no olvida el portillo”

Este debería ser un motivo más para que funcione el mecanismo de verificación y monitoreo si es que existe. Solución inmediata: replantear y suspender el cese al fuego bilateral en todo el país, de lo contrario esto se convertirá en el juego del gato y el ratón. ¡Palabra de espartano!