La Nación
¿Pecado del Pacto Histórico? 1 15 junio, 2024
COLUMNISTAS OPINIÓN

¿Pecado del Pacto Histórico?

En entrevista concedida ayer en caracol radio, el exsenador Gustavo Bolívar, manifestó que el escándalo en el que se encuentra el gobierno del presidente Petro, obedece en parte a que desde la campaña se permitió el apoyo de integrantes de los partidos políticos tradicionales. A manera de ejemplo indicó sobre los roles cumplidos por Roy Barreras, Alfonso Prada y, la joya de la corona en esta coyuntura política, Armando Benedetti.

No obstante, también advirtió o dejó entrever que sin esos apoyos no hubiesen ganado las elecciones respectivas por parte de Gustavo Petro. Pero que lo ideal, hubiese sido no haber recibido ninguno de estos apoyos de estos partidos mañosos y expertos en dádivas y prerrogativas como lo han realizado por décadas. Que ese fue el pecado. Un dilema complicado. Pecado o no, la situación es compleja, justo en este momento donde el proceso o trámite de las reformas que se impulsan en el congreso de la república, parecen que tendrán freno de mano en cada una de las comisiones donde se tramitan. Todo lo que se ha conocido sobre robos, interceptaciones, filtraciones, insultos, amenazas, quejas, denuncias e investigaciones tanto de la Procuraduría, Fiscalía, Consejo Nacional Electoral y hasta en la Comisión de Acusaciones de la cámara de representantes no pueden pasar inadvertidos. El mismo presidente de la Cámara, David Racero se refirió sobre la congelación del trámite legislativo de los proyectos bandera del gobierno (reforma a la salud, pensión y laboral). Pero, por otro lado, el ministro del interior Luis Fernando Velasco, reafirmó lo contrario, que el trámite de estos proyectos sigue normal.

El problema es que, para la aprobación, precisamente se tiene que seguir contando con los integrantes de estos partidos tradicionales presentes en el congreso y que tanto expugnan ahora. Como lo ha indicado el Consejo Nacional Electoral, los partidos “son instituciones permanentes que reflejan el pluralismo político, promueven y encauzan la participación de los ciudadanos y contribuyen a la formación y manifestación de la voluntad popular, con el objeto de acceder al poder, a los cargos de elección popular y de influir en las decisiones políticas y democráticas de la Nación”. Y con relación a los movimientos políticos, estos “son asociaciones de ciudadanos constituidas libremente para influir en la formación de la voluntad política o para participar en las elecciones”.

Así las cosas, que Gustavo Bolívar pretenda a estas alturas de manera novelesca, que su jefe político no hubiese recibido apoyo de los partidos tanto en campaña como ya elegido y luego posesionado, sencillamente sería propio de uno de sus programas en televisión de antaño como lo fue “pandilla, guerra y paz”. No de un pecado cometido. Como es de pleno conocimiento, se accede al poder (político), sólo por la vía de partidos y movimientos políticos con vocación de poder. Así que esa manifestación, en estos momentos, es una cortina de humo que pretende excusar, si es que se le puede llamar así a esta tormenta que conduce a una ingobernabilidad transitoria. Traigo a colación el trino del presidente de el Salvador cuando pregunta: ¿Todo bien en casa? Respuestas a la vista.