La Nación
Política, huilenses y pandemia 1 21 enero, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Política, huilenses y pandemia

Francisco Argüello

 

No será una campaña fácil. La pandemia por el coronavirus tendrá que transformar a los políticos del Huila. O se acercan más a las redes y a la tecnología o seguramente desaparecerán. No podrán protagonizar reuniones masivas, cierres de campaña atiborrados de gente, bazares, bingos o coronaciones de reinas. Ahorrarán dinero. Rodrigo Villalba- quien terminará buscando repetir curul- tendrá, entre otras cosas, que pasar más horas en zoom para alcanzar el Senado por el liberalismo. Seguramente no habrá fotos, abrazos y estrechadas de mano. Tampoco existirán las de Álvaro Hernán Prada y Ernesto Macías, ex amigos, firmes competidores a un Senado, esta vez sin el apoyo de Uribe, quien estará más concentrado en defenderse y descansar. Y con el piano encima de una posible venta de Electrohuila por parte del Gobierno que seguramente les arrebatará votos.

Carlos Julio González ya dicta charlas, seminarios y asesorías psicológicas por internet. Les habla a maestros, orientadores y otros nichos que pueden llevarlo al Senado por Cambio Radical. Al exgobernador le hace campaña Luis Enrique Dussán, con su poco y nulo gobierno.

Esperanza Andrade tendrá que olvidarse de las correrías masivas por el sur. Y decidir lo más pronto si se lanza ella o su hermano, mucho más taquillero.

Jaime Felipe Lozada maneja redes, aunque en ocasiones peca por exceso. Quiere Senado, aunque no descarta la Gobernación que tendría que lucharla contra Cielo González Villa. El rollo es que, si no llega al capitolio, Integración Conservadora no tiene con qué. Y tendrían que caer en los brazos del andradismo.

Como será una campaña de escaso contacto físico, foráneos se llevarán más de un voto opita. El Gorkysmo- por ejemplo- tiene su corazón grande y dividido. Le sumarán a Luis Antonio Zabaraín (de Magdalena), Luis Eduardo Díaz Granados (Atlántico), y un poco a Carlos Abraham Jiménez (del Valle).

Flora Perdomo- por fortuna- desistió del Senado porque no le alcanza. Ella- quien sí repetirá Cámara- es como la aromática, ni hace bien, ni el mal. Édgar Bonilla, contempla llegar al Congreso, pero ojalá le hagan ahorrar dinero. Lo mismo que a Víctor Andrés Tovar, quien pisó en falso renunciando anticipadamente a la Contraloría. La campaña – transformada por el covid- dará sorpresas. ¡Ya lo verán!

Nota uno: Tenía ‘pecado’ Ariel Rincón Machado, de la Cámara de Comercio’, con sus locales en el Oasis Plaza y su polémico Orange. Los vendió. Su esposa Tatiana Quintero, lo divulgó.

Nota dos: Aplastaron a Claudia López porque salió de vacaciones en plena pandemia. Y el gobernador Luis Enrique Dussán está de descanso y todos callados. Ah, y el Huila, con el covid, no anda nada bien.