La Nación
Realidad y sensatez 1 19 abril, 2024
EDITORIAL Sin categoría

Realidad y sensatez

Un ‘respiro’ ha tenido la capital del Huila en materia de desempleo, según se puede concluir del comportamiento del mercado laboral en la ciudad analizado recientemente por el Departamento Nacional de Estadística, Dane.

De acuerdo con la entidad, durante el trimestre móvil noviembre del 2023 y enero del 2024, retrocedió la tasa de desempleo en Neiva y pasó del 12,7% a 11,1%, es decir, bajó -1,5 puntos porcentuales. Lo anterior se traduce en que la población desocupada descendió de 20.000 a 18.000 ciudadanos. En contraste, el número de personas con trabajo subió de 140.000 a 142.000.

Las actividades profesionales, científicas, técnicas y servicios administrativos fue la única rama donde aumentó el número de empleos y pasó en cifras redondas de 15.000 a 18.000. Por el contrario, se perdieron puestos de trabajo en las industrias manufactureras, que bajó de 9.000 a 8.000 ocupados. Pero la caída más grande se dio en la administración pública y defensa, educación y atención de la salud humana, que decreció de 25.000 a 23.000 y está explicado, en parte, por el cambio de gobierno local.

Cualquier reducción en materia de desempleo es plausible. Sin embargo, a estas cifras hay que darles una gran dosis de realidad y sensatez. El mismo Dane advierte que frente a las 23 capitales analizadas, Neiva es la ciudad 14 con la mayor tasa de desempleo y se ubicó por encima de la media nacional, que volvió a estar en los dos dígitos y fue del 10,6% durante dicho trimestre móvil.

Hay que tener en cuenta un indicador diciente sobre el mercado laboral: más de la mitad de las personas que cuentan con un empleo en Neiva laboran en la informalidad, en total: el 52,9%.

18.000 desocupados en una ciudad como Neiva es una cifra que no se puede subestimar. El alcalde, German Casagua, debe decirle a la ciudad cuál será su política de generación de puestos de trabajo en la ciudad.