La Nación
COLUMNISTAS OPINIÓN

“Seguimos esperando al presidente Duque”

“Seguimos esperando al presidente Duque” 1 30 septiembre, 2020

La senadora Esperanza Andrade señala que el presidente Duque llegó a la mitad de su cuatrienio sin que el Huila se beneficie claramente de su Gobierno. Está el atenuante de la pandemia, por eso, el desquite debe ser cumplir lo anunciado y urgente y el apoyo al plan de reactivación económica del departamento. 

 

Esperanza Andrade

Senadora

Hoy se cumplen dos años de la posesión del presidente Iván Duque, que marcan la mitad de su cuatrienio en la Casa de Nariño. Gracias a la invitación de LA NACIÓN, a continuación, entrego mi balance particular, como senadora de la República del Partido Conservador, de su gestión en relación con nuestro Huila, que jugó papel clave en votos en su elección.

Pero, más que un corte de cuentas, se trata de reconocer lo positivo, revisar lo que no se ha hecho y ayudar a avanzar. De examinar los compromisos pactados incumplidos; los anuncios que emocionaron, pero, hoy, siguen siendo simples expectativas. Porque es inocultable que a la fecha no existe una gran obra en camino o ejecución pensada y tramitada por el actual Gobierno Nacional. Tampoco de las pocas que quedaron aplazadas de pasadas administraciones. Eso nos preocupa y lleva a exigir respuestas.

Sin embargo, valga decir, que respetamos y tratamos de entender las razones y explicaciones para que no haya llegado las grandes inversiones, como las colosales dificultades que enfrenta el país por causa de la pandemia de Covid-19.

Logros

En la enumeración de logros alcanzados vale iniciar destacando que el presidente Duque ha conseguido dejar atrás la cruda polarización de los varios años que antecedieron su periodo, algo bueno y positivo para Colombia y el Huila. Siempre hemos sido reiterativos en el llamado a la unión: “Con inteligencia podemos generar acuerdos con los diferentes sectores y partidos”, ha sido mi invitación nacional.

En un rápido resumen de buenos resultados está la reforma de la distribución de regalías, que sirve al Huila y a los municipios productores de hidrocarburos para mejorar sus ingresos. La prisión perpetua para violadores de niños; y eliminamos la casa por cárcel para corruptos; tres proyectos de los que fui ponente.

La expedición de la Resolución que permite avanzar en la adecuación de la vía perimetral El Agrado-Paicol. La mejoría en algunos aspectos de seguridad (actos de terrorismo, acciones subversivas, extorsión y secuestro), aunque en poblaciones como Pitalito, Campoalegre y Neiva se ha disparado la delincuencia.

La creación del Fondo de Estabilización del Precio del Café, alternativa de alivio financiero para las más de las 82.000 familias caficultoras, de un importante renglón de la economía regional.

En negro

En lo negativo y también en resumen encabeza la frustración de no destrabar la ejecución de la vía Neiva-Mocoa, vital para la competitividad de la región Surcolombiana. Apenas se asignaron $30 mil millones para reparcheo. Y seguimos esperando los $60 mil millones prometidos para reactivar el corredor Isnos-Paletará-Popayán.

Así como aguardamos recursos para finalizar La Plata-Inzá-Totoró-Popayán; la segunda fase del tramo La Plata-Belén; viabilizar el proyecto Colombia-La Uribe (Meta), con la prioridad de pavimentar 7 kilómetros de carretera entre Baraya y Colombia.

Seguimos esperando por la ampliación de la pista del aeropuerto de Garzón y la pavimentación del terminal aéreo de Pitalito, para incentivar el turismo a San Agustín e Isnos. La solución del estadio de fútbol de Neiva; las plantas de tratamiento de varios municipios y hasta la terminación del distrito Tesalia-Paicol, que no puede quedar en ‘elefante blanco’.

Un grave problema es el incremento de asesinatos de líderes sociales, comunitarios, campesinos y excombatientes, aunque entendemos que son variados los intereses oscuros que los originan. Sin embargo, ya ha causado desplazamientos en municipios como Algeciras, uno de los que espera la implementación del Acuerdo de Paz, que avanza a paso lento.

Aterra el incremento de casos de violencia intrafamiliar y de feminicidios, que nos preocupan, lo que nos ha convocado a legislar en el Congreso para aumentar los castigos.

En conclusión, una cosa es arrancar los gobiernos con grandes propósitos y otra, volverlos realidad. A Iván Duque, un presidente que ha demostrado carácter, buen juicio y responsabilidad, lo aguardan grandes retos para el segundo tiempo y en el Huila lo seguimos esperando. Por eso, le daremos todo el apoyo para minimizar las pérdidas por la pandemia, sobre todo en los sectores más vulnerables, y no claudicar ni desmayar en la vocación de futuro y progreso del país y de nuestra amada tierra. Con fe y esperanza, lo lograremos.

es_COEspañol de Colombia
es_COEspañol de Colombia