La Nación
Semana Santa, semana de reflexión 1 22 mayo, 2024
COLUMNISTAS OPINIÓN

Semana Santa, semana de reflexión

La celebración cristiana de la Semana Santa,  conmemora el sacrificio de Jesús para salvar  la humanidad, es para los católicos la oportunidad para la reflexión y  el autoexamen de conciencia, donde acostumbramos  visitar monumentos, asistir a los rituales, recordar la historia de Jesús y estar en familia. Otros la interpretan como la temporada de vacaciones, sinónimo de playa, licor y en general actividades que en nada evocan el sentimiento religioso.

Afortunadamente son más los que aprovechan estos días para la reflexión indagando por el origen y causa de muchos de los males que aquejan a la sociedad, como la violencia, la intolerancia y la perdida de valores;  también tenemos que examinar lo  que está ocurriendo con esta terrible polarización política, choque de trenes institucionales y la amenaza contra el mismo Estado Social de Derecho.

Lo que está pasando con la política no es bueno. Lo usual es, el Ejecutivo presente a consideración del órgano legislativo las reformas aplazadas, allí se  discutan las contradicciones y desacuerdos, en búsqueda de aproximaciones y consensos donde  finalmente salga el  instrumento legal en  favor de la mayoría de los colombianos. Hay que reflexionar en estos días sobre  el trámite de La Reforma de la Salud, donde hay  posturas distintas, la del Gobierno de cambio radical al sistema, y la de los partidos aliados de  construir sobre lo construido, las partes en cuestión se   aproximaron,  en ese entre tanto volvieron a distanciarse en lo fundamental. Aparecen voces apocalípticas presagiando turbulencia en el firmamento nacional con efecto dominó sobre las demás  reformas, se menciona el  estallido social como una consecuencia del disenso;  otros,  recomienda que  sin la autoridad de los partidos jueguen al menudeo parlamentario con “mermelada”  de por medio. No vemos  la  actitud propositiva en búsqueda de salidas, donde desterremos posiciones  rígidas y puntos rojos en aras de que aparezcan las posiciones edificantes y constructivas alrededor de lo sustancial.

La reflexión de la Semana Mayor debe darles la sabiduría para encontrar el camino del justo medio y destrabar  el proyecto de salud, dejando puentes para   las otras reformas. La Reforma Política que se hundió, no la mencionemos siquiera, no valía la pena, era rescatable solamente la lista cerrada y paritaria para corporaciones públicas pero no tocaba el quid del asunto, que es la autoridad electoral politizada, de origen partidista y parlamentario que por esa misma razón no puede poner en cintura a los que violan los topes de la financiación electoral y la normativa sectorial en general.

Esta Semana Mayor debe darnos la oportunidad de pedirle al todopoderoso   ilumine a los que tienen altas responsabilidades de Estado, para   que  por encima de sus propios  egos y vanidades privilegien los  intereses patrios, guiándonos  por el camino edificante de país.