La Nación
Soy cristiano, cuando escucho al Señor lo sigo 1 29 mayo, 2024
MENSAJE DE VIDA

Soy cristiano, cuando escucho al Señor lo sigo

«Jesús tomó consigo a Pedro, a Juan y a Santiago y subió al monte para orar. En aquel tiempo, Jesús tomó consigo a Pedro, a Santiago y a su hermano Juan y se los llevó aparte a una montaña alta. Se transfiguró delante de ellos, y su rostro resplandecía como el sol, y sus vestidos se volvieron blancos como la luz. Y se les aparecieron Moisés y Elías conversando con él. Pedro, entonces, tomó la palabra y dijo a Jesús: -«Señor, ¡qué bien se está aquí! Si quieres, haré tres tiendas: una para ti, otra para Moisés y otra para Elías.» Todavía estaba hablando cuando una nube luminosa los cubrió con su sombra, y una voz desde la nube decía: -«Éste es mi Hijo, el amado, mi predilecto. Escuchadlo.» Al oírlo, los discípulos cayeron de bruces, llenos de espanto. Jesús se acercó y, tocándolos, les dijo: – «Levantaos, no temáis.» Al alzar los ojos, no vieron a nadie más que a Jesús, solo. Cuando bajaban de la montaña, Jesús les mandó: «No contéis a nadie la visión hasta que el Hijo del hombre resucite de entre los muertos.» (Mateo 17,1-9).

Padre Elcías Trujillo Núñez

El pasado domingo la Cuaresma nos llevó al desierto a enfrentarnos con nuestras propias tentaciones a imagen de las de Jesús, este segundo domingo somos invitados a subir a la montaña del Tabor para contemplar a Cristo transfigurado y resplandeciente. Desierto y Montaña son en la Biblia lugares privilegiados de encuentro con Dios.

En ambos espacios, no hay distracciones, sólo hay silencio, inmensidad, infinitud. La transfiguración es uno de los pasajes más expresivos para conocer la identidad del Señor Jesús y a su vez para saber la actitud que debemos tener en relación a Él. A su vez, nos coloca en un aspecto que siempre debemos estar atentos, como es la actitud de Pedro, como es la de querer instalarse acomodándose donde uno está bien, olvidándose que la fe cristiana, es por esencia, misionera, donde la experiencia personal debe ser algo que se transmita y se comunique. Es significativo que Jesús lleve a Pedro, Santiago y Juan a presenciar su manifestación en el Tabor, donde junto a Moisés y Elías, Él se da a conocer. Resulta elocuente el hecho que Jesús manifieste su gloria juntamente a los dos representantes más significativos del Antiguo Testamento como son Moisés quien representa la ley y Elías quien representa a los profetas, ambos referentes de la fe de Israel. Y es en ese momento donde el Padre da a conocer la identidad de su HIJO, así como lo había hecho en el Bautismo, aquí nuevamente manifiesta la filiación del Señor, diciendo: “…este es mi HIJO, el amado, al que miro con cariño…”.

La diferencia con la manifestación del bautismo es que aquí, el Padre se dirige ya no a Jesús como lo hizo en su bautismo, cuando el Espíritu Santo se posó sobre Él en forma de paloma, sino que en esta oportunidad se dirige a los discípulos, como que el mensaje ya no tiene como destinatario a Jesús, sino a los que lo siguen, para confirmar la identidad y el mensaje del Señor, de ahí, la exhortación: “…escúchenlo…”. Si el Señor a lo largo de su vida pública se ha dado a conocer como Aquel que ha venido a llevar la ley a su plenitud, aquí es el Padre quien lo está habilitando y dándole credibilidad, invitando que sus palabras se vuelvan estilo de vida para los que lo siguen, de ahí la invitación: “…escúchenlo…”. Esto que estaba dirigido a los discípulos, es hoy el proyecto para nosotros, que, como seguidores del Señor, nuestro proyecto de vida lo encontramos en Él, en sus enseñanzas, en su manera de ser, en sus actitudes, donde vemos realizado el proyecto de vida que debemos vivir. Por lo tanto, la orden del Padre, debe ser estilo de vida para nosotros. En este contexto, la actitud de Pedro, que expresa lo bien que se encuentran ahí, donde conocen plenamente la identidad del Señor, donde lo ven en su realidad plena, juntamente con la manifestación de Moisés y Elías, como anticipo de la gloria futura, de ahí que diga:”… ¡qué bien que estamos aquí!”.

Esto que en sí es una constatación de lo que puede significar la revelación del Señor es algo positivo, lo negativo viene después cuando Pedro quiere quedarse en ese lugar, instalarse, acomodarse, desentenderse de los demás, es así que diga: “…hagamos tres tiendas, una para ti, otra para Moisés y otra Elías…”. Una situación como ésta viene a ser paradigmática, pues nos lleva a tomar conciencia que el seguimiento del Señor, nunca es algo que se acaba en una experiencia personal, sino que siempre implica el testimonio y la misión. Un pasaje así, nos ayuda a confirmar aún más la dimensión del seguimiento al Señor, para seguirlo con convicción, con entrega, con toda confianza, teniendo la garantía que el Padre nos ha dado a su respecto, haciéndonos ver que él es su hijo amado.

A su vez, aquí vemos la manera en que lo debemos seguir, por eso, la exhortación del Padre, se vuelve estilo de vida para nosotros, cuando nos ordena: “…escúchenlo…”. Por eso, no podemos llamarnos cristianos, si no tenemos ese referente imprescindible como es escuchar al Señor por medio de su Palabra, para conocerlo y así seguirlo, dando testimonio de Él.