La Nación
Tensiones anunciadas 1 23 junio, 2024
COLUMNISTAS OPINIÓN

Tensiones anunciadas

No se trata de ninguna guerra política porque al fin y al cabo se necesitan. Es solo una mostrada de dientes que, sin duda, podría ser repetitiva en lo que resta de las elecciones al Congreso. En Cambio Radical, en el Huila, el poder está dividido y a punta de estallar en 1.000 pedazos sino se ponen de acuerdo. De un lado, la casa González Villa. Del otro, Julio Triana y Alex Vargas. En uno más, el excongresista Víctor Andrés Tovar. Todos – al parecer- anticiparon sus planes para el 2026 sin contar con los González. Tovar será candidato a la Gobernación del Huila. Tendría la venia de Rodrigo Villalba, a quien acompañó como jefe de debate en la reciente campaña. Él, por ejemplo, hace valer sus más de 40.000 votos a la Cámara que terminaron en el aire porque el Consejo de Estado falló una inhabilidad. No creo que Villalba le ceda el trono a Carlos Julio González, a quien no le es esquivo volver a la Gobernación.

Triana saltará al Senado, según sus planes. Hace carrera, tiene méritos y Germán Vargas Lleras está encantado con su oposición al gobierno Petro. Es pequeño en altura, pero bulloso y grande a la hora de controvertir al presidente.

Y el exdiputado Alexander Vargas- hoy más aliado de Triana que de Carlos Julio González- quiere ser representante a la Cámara. ¿Y Carlos Julio? ¿Lo ‘jubilaron’ antes de tiempo? Lo sacaron, indirectamente de los planes recientes y eso genera molestia. Ninguna decisión está tomada y falta tiempo para determinar si Tovar tiene la fuerza para suceder a Villalba, Triana el perrengue para sentarse en el Senado y Vargas el verdadero caudal para llegar al Congreso. Acaso, ¿pueden obtener una gobernación, senado o cámara sin el apoyo de los González Villa? ¿Un senador no pesa? ¿Los creen débiles porque Celiano González no alcanzó una curul al Concejo de Neiva?

La disputa por las cuotas burocráticas de la Alcaldía de Neiva y la Gobernación del Huila, llevará a Cambio Radical a chocar de nuevo. Rodrigo Villalba tendría entre sus ojos cederle al partido un hospital, quizás el de Pitalito porque el de Neiva lo querrá para su antojo. La casa González Villa tiene varios nombres: José Nelson Polanía, Jhalyl Monroy, entre otros. Y Triana le apostará a Javier Mauricio Bahamón. ¿A quién preferirá Villalba? ¿Ganará el pulso quien más lo haya respaldado? O, ¿el senador pesa por encima del representante? ¡Qué papel más aburrido! En la Alcaldía de Neiva, el escenario es igual, pero allá no entra a jugar Víctor Tovar porque respaldó a Wilker Bautista, aunque lo sentí más con Jorge Gechem. Seguro todos tomarán café y definirán el tema, pero fijo un sector quedará más disgustado que el otro.

Nota uno: Está totalmente descartada la llegada de Alexander Vargas a Las Ceibas. Es comunicador social, no ha gerenciado nada y no cumple el perfil. Óscar Andrés Charry, abogado, contador y amigo personal de German Casagua, el más fuerte. Por cierto, el alcalde electo no soltará ni EPN ni la ESE. Es decir, los puestos que más tienen burocracia.

Nota dos: Increíble que hoy el principal problema del Partido Conservador en el Huila es que no hay a quien poner de director. El partido tocó fondo, le fue pésimo en las elecciones de octubre y no hay quién congregue.