La Nación
Una propuesta estúpida 1 19 abril, 2024
COLUMNISTAS

Una propuesta estúpida

Después de oír al presidente Petro ordenando que se iniciara el modelo preventivo y predictivo de salud en las EPS bajo control de su gobierno, bien sea por tener parte de la propiedad como la Nueva EPS o por estar intervenidas, decidí salir al balcón de mi apartamento a cantar el himno nacional.

No es para menos, el gobierno colombiano ha encontrado la solución al principal problema de todos los sistemas de salud del mundo, prevenir la enfermedad; solo es necesario quitarles la plata a las entidades encargadas del aseguramiento, entregándosela al estado, organizar unos grupos de trabajadores de la salud que vayan a donde viven las personas y asunto arreglado. Tal vez algunos díscolos se enfermarán, allá ellos, los demás permanecerán sanos hasta la eternidad.

Además, se acaba la corrupción con los recursos de la salud, los saqueos del ISS, Cajanal, Caprecom y la liquidación de Saludcoop y Cafesalud son incuestionables casos aislados, no como las desalmadas EPS que únicamente cubren al 99% de la población, gestionando y pagando $830 millones de intervenciones, actividades y procedimientos, el resto de plata se la roban.

Lo anterior sin olvidar que se ha avanzado significativamente en resolver los problemas financieros que afectan a los sistemas de salud del mundo, basta con no asignar presupuestalmente lo que el sistema requiere, no pagar lo que el gobierno debe y negar tercamente la deuda.

El presidente no está solo, lo acompañan otras mentes brillantes como el ministro Jaramillo que descubrió que los ciudadanos del mundo fuimos parte de un experimento con las vacunas contra el covid 19, y el nuevo superintendente de salud que encontró dentro de sus funciones implementar el modelo predictivo y preventivo que pretende el gobierno, dejando de lado otras que muy seguramente son  secundarias y potencialmente innecesarias como la inspección, vigilancia y control del sistema de salud, responsabilidades que alguna ley obsoleta erróneamente le asignó a la entidad.

Analizando bien la lucidez de la propuesta, debemos considerar la postulación del presidente Petro y sus inmediatos colaboradores para premio nobel de medicina, el de paz es insignificante ante la brillante idea de acabar con la enfermedad y con la corrupción en los sistemas de salud, que seguramente será usada por todos los países del mundo.

Como dijo Kafka: “es solo por su estupidez que algunos pueden estar tan seguros de sí mismos” o lo que afirmó el abogado estadounidense Robert G. Ingersoll: “discutir con un hombre que ha renunciado al uso de la razón, es como darle medicina a un muerto”, cualquier otro análisis o reflexión resulta innecesaria.