La Nación
Villa Isabela 1 13 junio, 2024
COLUMNISTAS OPINIÓN

Villa Isabela

El Macizo Colombiano es una de las apuestas ecoturísticas del clúster Ecoarqueológico, construidas en el marco de la Agenda Interna de Productividad y Competitividad del Huila, apuesta fundamentada en su reconocimiento como Reserva Natural de la Biosfera, especialmente a la producción de agua, resulta oportuno recordar que de su seno brotan los cinco principales ríos que bañan el territorio nacional. Tema tratado anualmente con los turoperadores mayoristas en la Vitrina Turística de Anato, por supuesto este año no fue la excepción, dos de ellos comentaron, “del Macizo solo encontramos la oferta arqueológica, el nacimiento del río Magdalena y el Salto de Bordones, pero no encontramos temas relacionados con flora y fauna”, como respuesta se trae a la mesa los recorridos por el Parque Nacional Cueva de Los Guacharos y algunas reservas naturales donde es posible la observación de aves, entre ellas, la Reserva del Encanto.

Advirtiendo que con motivo de la ampliación de cobertura de la Ruta Mágica del Café se han identificado relictos de bosque de roble y de cedro, explorando la presencia de otras especies como el comino y canelo, de las cuales no se ha encontrado evidencia cierta de su existencia. Por fortuna del roble se han organizado dos emprendimientos para la investigación científica, uno en la finca 1.810 en Pitalito y El Roble en Palestina, ambos asociados a café, creando un circuito ecoturístico con las Reservas Naturales de Bruselas. Para fortuna del proyecto se encontró en la zona urbana de Pitalito la finca Villa Isabela, un emprendimiento que combina la práctica del senderismo con escenarios deportivos y un confortable espacio social con oferta de alimentos clásicos y típicos de la región, sin desconocer la intención del emprendedor de construir alojamientos tipo cabaña pensados para un huésped ávido del disfrute del paisaje del río Guarapas y por supuesto del Macizo Colombiano.

El sendero se desarrolla a la vera del río Guarapas, permitiéndole al caminante disfrutar de un escenario paisajístico donde se cultivan seis mil árboles de cedro rojo, rodeados de cultivos de cítricos y de otras especies frutales, creando un ambiente favorable para la contemplación de aves, especialmente tangaras y las endémicas de este tipo microambiente. Villa Isabela fortalece la oferta ecoturística del Macizo Colombiano en un entorno urbano de fácil acceso en cualquier época del año, convirtiéndose en un operador que bien puede articular los proyectos de investigación del roble y la producción orgánica de las fincas El Triunfo de San Agustín y El Mirador del Cafetal de Pitalito.

Se espera entonces que los turoperadores locales estructuren esta oferta ecoturística con la intención de presentarla en la próxima versión de Anato, con una prueba piloto en el IV Congreso de Confetur a realizarse a mediados de noviembre en la ciudad de Bucaramanga.