La Nación
“Yo extraño la voz crítica de Fecode” 1 21 junio, 2024
Sin categoría ENTREVISTA

“Yo extraño la voz crítica de Fecode”

La congresista Jennifer Pedraza habla con LA NACIÓN y arremete contra Fecode por su silencio frente a la crisis del nuevo modelo de salud de los docentes. “El movimiento social tiene una agenda propia que no puede entregársele en bandeja de plata a ningún gobierno”, dice. La otrora líder estudiantil cuestiona además los alcances de la ley estatutaria de educación, a un paso de aprobarse en el Congreso.

Jesús Antonio Rojas Serrano

editorgeneral@lanacion.com.co

Jennifer Pedraza alcanzó notoriedad nacional cuando lideró las protestas estudiantiles y el estallido social de 2021. Hoy, siendo representante a la Cámara por el Partido Dignidad y Compromiso, es una fuerte opositora del presidente Gustavo Petro en temas como salud y educación.

Aquí está el diálogo de la congresista con LA NACIÓN.

Está a un paso de ser ley el proyecto de ley estatutaria de educación, pero usted ha dicho que su redacción es un retroceso para la educación pública, ¿por qué razón?

Yo estaba apoyando este proyecto de ley estatutaria en los dos primeros debates –recordemos que son cuatro debates que se deben  surtir en una sola legislatura—porque concretaba algunos planteamientos de acuerdos internacionales que ha firmado Colombia para garantizar la educación como derecho fundamental. Sin embargo, como últimamente lo único que le interesa al Gobierno es sacar titulares diciendo que sus reformas se aprobaron, ignorando el contenido real de sus iniciativas. Y es que para que pasara la propuesta de ley estatutaria en la Comisión Primera del Senado, incluyeron los goles más profundos que el Centro Democrático y Cambio Radical presentaron en sus ponencias alternativas. Esto es crítico porque toda la redacción que, por ejemplo, priorizaba a las universidades públicas y a los colegios oficiales como principal responsabilidad del Estado colombiano, fue eliminada. Esto es importantísimo porque recordemos que venimos de un contexto de abandono de las universidades públicas como la Universidad Surcolombiana de Neiva. Además de eliminar este planteamiento, incluyen dentro del núcleo de la progresividad del derecho fundamental de la educación programas como Ser Pilo Paga y Generación E.

 

¿Qué otras cosas, a su juicio, son alarmantes?

Jesús Antonio, también eliminaron todas las redacciones que promueven una elección democrática de representantes estudiantiles y profesorales en las universidades privadas. Incluyeron el deber del Estado de adaptar la educación a las necesidades del mercado e insinúan que van a recortar los tiempos de los programas académicos en la educación superior. Así mismo, equiparan la formación para el trabajo y el desarrollo humano, principalmente del Sena, a la educación superior universitaria, o sea, todo contra lo cual hemos marchado los estudiantes, los profesores y los trabajadores de la educación durante las últimas décadas, lo ha presentado, dizque, el ‘Gobierno del cambio’ en la ley estatutaria de educación.

 

¿En qué momento pasó todo esto?

Lo hicieron el miércoles pasado, cuando el Gobierno decidió sentarse a incluir todos los elementos de la oposición. Estamos hablando de una ley que tiene una jerarquía especial en la reglamentación de todo el sistema de educación. Aquí hay parágrafos que se contradicen con la ley general de educación. No entiendo a que está jugando el Gobierno como si no reconociera la gravedad de incluir redacciones regresivas en una ley como la ley estatutaria de educación.

 

¿Cuál es su propuesta frente a la ley estatutaria de educación, cuando solo le falta un debate?

Yo le estoy pidiendo hoy al Gobierno Nacional que retire el proyecto de ley estatutaria del trámite en el Senado. Si el Gobierno no la retira, esa ley está aprobada, eso va a pasar como dentro de un tubo en la plenaria de Senado con todos estos micos que se le han incluido y que son regresivos para la educación. Dada la composición del Senado, yo no creo que estos errores se vayan a revertir.

 

¿Qué tiene de nocivo, por ejemplo, que se equipare la educación no formal con la educación superior?

Jesús Antonio, la educación no formal implica que una persona que no se ha graduado de Once, por ejemplo, pueda entrar a un curso de carpintería o de panadería que hoy ofrece el Sena; esta educación es muy importante, pero no es lo mismo frente a quien estudia una maestría, un doctorado o un programa formal universitario de cinco años. Por eso, es grave meterlo en la misma bolsa e incluso, hacer homologables los contenidos de la educación técnica y tecnológica con los contenidos de la educación universitaria. En el proyecto de ley estatutaria se plantea que será un deber del Estado adaptar la educación a las necesidades del mercado y esto está bien que ocurra en formación para el trabajo porque su objetivo es ofrecer los trabajadores calificados que se necesitan para el desarrollo productivo del país, pero esto no puede ser un principio en la educación superior en donde, por ejemplo, necesitamos artistas, sociólogos, filósofos, historiadores y matemáticos. La ley como está redactada eleva a rango de ley estatutaria los programas de financiación a la demanda como Ser Pilo Paga, contra los cuales se ha movilizado el movimiento estudiantil durante décadas señalando que terminan desviando los recursos públicos, los cuales deberían priorizarse a las universidades estatales, para terminar financiando a la élite de las universidades privadas del país. Eso fue lo que pasó con ese programa y sigue pasando.

 

¿Y usted cree que el Gobierno Petro le va a poner cuidado a lo que usted está planteando?

Buena pregunta. No sé si a mí, pero por lo menos, que le pare bolas a Fecode, a las organizaciones estudiantiles y profesorales. La Sociedad Colombiana de Filósofos y Filósofas ha sacado un pronunciamiento diciendo que ese proyecto de ley estatutaria es una afrenta contra la concepción misma del conocimiento y de la búsqueda de conocimiento como derecho fundamental. Si no nos escuchan a nosotros, por lo menos, que escuchen a la gente que votó por el Gobierno. Petro es feliz llamando a los maestros a que protesten para defenderlo, pero esto ya sería un ataque frontal contra las causas del magisterio colombiano; como si no fuera suficiente con la crisis en la que hoy está el modelo de salud de los ‘profes’, que ahora tuvieran que guardar silencio mientras este proyecto de ley se aprueba.

 

Ahora que menciona el accidentado modelo de salud de los docentes, ¿qué fue lo que falló?

Jesús Antonio, nosotros hemos presentado una moción de censura contra el Ministro de Salud por esta debacle en que se convirtió el nuevo modelo de salud de los maestros. Y no es culpa de los maestros. Yo hablo todos los días con ellos y al día estamos recibiendo hasta 40 denuncias de maestros a los que no les agendan las quimioterapias, las histerectomías, las citas posoperatorias; estamos en una situación muy crítica por una cosa: el Gobierno decidió improvisar frente al cambio de modelo de salud de los maestros. Petro prorrogó tres veces los contratos con los operadores anteriores y dos meses antes que se acabara la última prórroga, se sacó de la manga un nuevo modelo, que en el papel puede sonar muy lindo, pero como cualquier cosa, sin un tiempo de transición y sin una garantía plena del derecho, ha terminado generando la interrupción en la prestación de los servicios de salud de los maestros. Eso no lo podía permitir ningún Gobierno, mucho menos uno que plantea que la educación es una de sus prioridades y que ve en los maestros una de sus principales fuerzas electorales y de respaldo de movilización. Así de grave es la situación y mucha más la responsabilidad del Gobierno porque el Gobierno Petro nombró en la Fiduprevisora, que está contratando directamente todos los operadores del modelo de salud, a Jhon Mauricio Marín, quien es una cuota del Partido de la U y del Partido Conservador; es una persona denunciada previamente por corrupción. Esto es responsabilidad del Presidente y del Ministro de Salud, que no vengan a lavarse las manos. Aquí no pueden decir que lo traicionaron.

 

¿Qué opina de que Fecode esté haciendo maniobras para criticar la crisis del modelo de salud sin criticar al Gobierno Petro?

No te puedo negar que es decepcionante para mí. Yo no creo que el movimiento social de Colombia deba adscribirse a ningún gobierno, ni siquiera si yo fuera Presidenta. O sea, el movimiento social debe mantenerse independiente porque las causas que representan son las de los maestros. Y en los maestros hay gente de todas las orientaciones políticas. Fecode y las organizaciones sociales, el movimiento juvenil, el movimiento estudiantil, tienen una agenda propia, que no puede entregársele en bandeja de plata a ningún gobierno. Yo extraño la voz crítica de Fecode, que además es una luz para todo el movimiento social. El mayor sindicato del país es Fecode y le sigue la Uso y ambos declarados de gobierno. Lo que ha hecho Petro es anestesiar al movimiento social.

 

¿Le ve salidas a esta crisis que se desató con la atención en salud a los maestros?

Es una pregunta difícil porque ya ante la urgencia estamos en un sin salida. Y es que las clínicas y hospitales tienen hoy la sartén por el mango. El Gobierno está desesperado firmando contratos para que atiendan a los maestros, pero diciéndoles que les va a pagar el manual tarifario del Soat, el cual genera mucho sinsabor en las instituciones de salud. Entonces, eso pone en una situación de desventaja en cualquier negociación al Gobierno y mucho más debido a los audios que se filtraron en donde el Ministro de Salud decía: contrátelos y después les pagamos al precio que nosotros digamos. Eso generó una desconfianza muy fuerte en el sistema de salud. La opción que tiene el Gobierno es establecer un régimen de transición de 6 meses en donde si es necesario, se contraten temporalmente algunos de los operadores anteriores con buenas calificaciones mientras se garantiza la transición al nuevo modelo y de contratación directa a los prestadores. Lo que sí no pueden eliminar es ese piso administrativo del sistema de salud.

 

Por último, ¿Qué lectura tiene a lo que está pasando en el país con un Presidente dedicado a hablar de elecciones, de Asamblea Constituyente y de movilizaciones populares mientras sectores clave como la seguridad y la economía están en crisis?

Si Colombia convoca a una Constituyente, lo que pasaría es que retrocederíamos en todas las libertades individuales que la Constitución protege. Es absolutamente irresponsable que el Gobierno y gente del Pacto Histórico proponga una Constituyente sabiendo que eso es abrir una caja de pandora en la que no pueden garantizar que el resultado sea el de proteger los derechos de los colombianos. Eso es lo primero que hay que dejar claro. Y es peor que lo plantee solamente para satisfacer su deseo ególatra e individualista de reelegirse porque si Petro quiere que el Pacto Histórico gobierne otros cuatro años, hay muchas personas que podrían competir para lograrlo, pero si quiere ser él, eso sí implica reformar la Constitución y se estaría convirtiendo en lo que tanto criticó él. Petro senador sería el principal crítico de Petro presidente.

 

En el entendido que usted viene del movimiento estudiantil y del corazón de la protesta de las calles, ¿qué piensa de que Petro esté pidiendo de que el “pueblo aparezca”?

Eso es una falacia porque él se presenta como el dueño de las reivindicaciones del pueblo, pero el pueblo colombiano, en su mayoría, es de diferentes orientaciones políticas. Nadie puede decir que es dueño e intérprete único y máximo de la voluntad popular colombiana. Las manifestaciones que ha convocado la oposición han sido masivas y lejos de que exista una actitud autocrítica de parte del Gobierno, ellos pretenden seguir en su fantasía de que siguen teniendo el respaldo que tenían al principio del gobierno. Sectores del movimiento social, de los cuales yo hice parte, se sienten traicionados por las decisiones que ha tomado el Gobierno y por los escándalos de corrupción. Si el Presidente cree que todas las personas que votaron por él hoy siguen aprobando la gestión de su mandato, vive en un mundo de fantasía. El presidente Petro no tiene hoy el respaldo absoluto de todos los sectores que salimos a marchar contra los gobiernos anteriores.