La Nación
‘El paisa es un sanguinario…estamos en manos de Dios’ 2 21 enero, 2021
ACTUALIDAD

‘El paisa es un sanguinario…estamos en manos de Dios’

‘El paisa es un sanguinario…estamos en manos de Dios’ 8 21 enero, 2021
Alias ‘El paisa’ por ahora no participaría en las mesas de diálogos, según han dicho representantes de las Farc.
A Hernán Darío Velásquez Saldarriaga nadie lo conoce. Sin embargo, a ‘El paisa’ sí, pero se trata de la misma persona. De él se dice que lleva 30 años en la guerrilla de las Farc, y muchos de ellos al frente de la columna móvil ‘Teófilo Forero’ la más sanguinaria y temida del grupo subversivo.

Según cuentan algunos huilenses que han logrado cruzar alguna palabra con ‘El paisa’, éste les contó que comenzó en el mundo delictivo desde los 12 años de edad. Perteneció al grupo de gatilleros del extinto narcotraficante Pablo Escobar Gaviria.

“Yo le pregunté por qué se había ido del lado de Pablo Escobar. Él me dijo que sabía mucho del narcotraficante y lo quería matar. Por eso, se fue para la guerrilla, donde se convirtió en el más sanguinario de todos”, sostiene una de sus víctimas. 

De él, siempre se ha sabido que permanecía en algún lugar de las montañas colombianas, al sur del país, desde donde por años ha extorsionado, amenazado y también matado. Pero especialmente desde la semana anterior, el nombre de ‘El paisa’ ha vuelto a ser tema de conversación en distintos sectores del país.

La noticia de que el hombre que pocos esperaban ver en La Habana, sede de los diálogos de paz entre las Farc y el gobierno de Juan Manuel Santos, había viajado hasta la isla, cayó como una bomba.

Pero quizá a los que más sorprendió fue a sus víctimas. Aquellas a quienes ‘El paisa’ les arrebató familiares, amigos y conocidos, las mismas a las que ahora el corazón les late a mil, con rabia e impotencia. Y cómo no, si muchos llevan esperando más de 10 años que la guerrilla les devuelva a quienes se llevaron o al menos les diga qué hicieron con ellos.

Dos semanas han pasado desde que se conoció la noticia, y pareciera que hubiera sido ayer.  LA NACIÓN buscó a más huilenses, víctimas de ‘El paisa’ y se encontró con personas que aún no salen de su asombro. El común denominador es un rechazo total a la presencia del guerrillero en Cuba. Dicen que no ven qué pueda aportarle a un proceso como que el que se desarrolla en ese país.

Hoy más que nunca, las víctimas en el Huila se sienten abandonadas de la mano del Estado que les prometió mucho y nada les cumplió, pero también creen que las Farc se burla de ellos, de su tragedia. Y sobretodo sienten como si les estuvieran echando sal a sus profundas heridas, esas que ahora están más abiertas que de costumbre.

Decepción

Para el ex congresista Orlando Beltrán, quien permaneció en poder de las Farc por más de siete, fue toda una sorpresa enterarse de que ‘El paisa’, el hombre que ordenó su secuestro, esté ahora en La Habana.

“Los colombianos no hemos olvidado la tragedia del Club El Nogal, el secuestro de huilenses en Torres de Miraflores, de los congresistas, el asesinato de los concejales de Reivera, el secuestro y asesinato de los diputados del Valle, el asesinato del ex gobernador Jaime Lozada, en es decir, toda una trayectoria de un criminal que hoy está en La Habana con la anuencia del gobierno nacional”, afirma.

Recuerda que fue durante su secuestro cuando se enteró de primera mano quién era realmente ‘El paisa’ y lo describe como un hombre sanguinario, sin estudios y despiadado. Por eso, dice no entender qué es lo que va a hacer en Cuba y cuál será su aporte al proceso de paz.

Beltrán reclama que a la fecha no se ha vuelto a decir nada sobre los huilenses que aún permanecen secuestrados por las Farc, así como de las extorsiones que se estarían registrando por parte del grupo guerrillero a comerciantes de la región.

 “Yo personalmente siento una profunda decepción, rabia y asco ver cómo una persona de esa magnitud delincuencial sea ahora dizque negociador pero no va a hablar.
Entonces, para qué lo llevan, cómo el gobierno permite esto y lo que no sabemos los colombianos es qué es lo que se traen entre manos. Y que no nos vayan a salir con el cuento que no queremos la paz. Al contrario, tanto la queremos que este manejo no nos parece que sea el correcto”, anota.

Con nostalgia, Beltrán añade que no ha logrado superar del todo su secuestro, porque a su juicio, eso es casi imposible.      

Olvido total

La familia Ipuz Rojas también víctima de ‘El paisa’ recuerda con horror que ya son 15 años los que han pasado desde que dos de sus miembros fueron secuestrados por orden del jefe de la columna Téofilo Forero Castro de las Farc.

Después de tanto tiempo, no tener noticias de Elí Ipuz, el padre, y Edward, hijo de este, sigue doliendo, y mucho.

“A mi papá lo secuestró la Téofilo Forero en La Plata, y a mi hermano en La Macarena cuando lo fue a buscar”, señala Yamira Ipuz, hija y hermana, de los dos secuestrados.

Afirma que la última vez que se supo algo de su padre y su hermano fue hace mucho tiempo cuando les dijeron que tenían al padre en límites con Brasil, cuidando una finca del extinto ´Mono jojoy’. Que estaba muy enfermo pero luego murió, al parecer de un cáncer de estómago.

De su hermano, Yamira relata que alguien les contó que se había enloquecido y las Farc lo mataron, según les habría dicho un extraño hombre que por algunos días se acercó a la casa en Neiva. Pero así como llegó, desapareció misteriosamente.

“Nosotros hemos hablado con la guerrilla pero nunca nos han dicho nada. Mi mamá incluso fue a la zona de distensión y le dijeron que tranquila que ellos sabían todo de nosotros y que nos hacían llegar alguna razón, pero jamás nos dijeron nada”, anota Yamira.

Sin esperanza

A estas alturas, la familia perdió las esperanzas de volver a ver a sus seres queridos. Ahora, cada quien vive su vida como puede, pues según Yamira, toda la ayuda prometida por el gobierno, luego de tener que vender por cualquier peso, las dos fincas a  las Farc, fue solo una promesa, y cuando quiso hacer parte de alguna organización para desplazados, descubrió que allí la corrupción impedía que las ayudas llegaran a quienes en verdad las necesitaban.

Por eso, ahora cuando se entera de que ‘El paisa’, el hombre que tanto dolor le causó a su familia está en Cuba, con los demás miembros del secretariado de las Farc,  cree que menos sabrán qué pasó con su papá y su hermano. “Ellos nunca van a regresar porque se van a ir a otro país a disfrutar de la plata que tienen”, subraya.

“ ‘El paisa’ es un sanguinario, está en lo que está, buscando el bien propio y no el común. Ya la muerte de mi papá y mi hermano, y de muchos otros quedó impune. Ya no podemos hacer nada absolutamente, estamos en manos de Dios” puntualiza Yamira.

Concluye diciendo que lo que esperaban era que el gobierno los respaldara, no con plata sino con apoyo para educar a los hijos o para sus proyectos productivos y poner a hacer algo a los desplazados de quienes dice, y se incluye, son una carga para el Estado. “Pero ni eso”,  sentencia.

El dolor sigue vivo

En la casa de los Cordón, las cosas no están mejor. Consuelo, la hermana de Reynaldo y Guillermo, y cuñada de José Arbelay Losada, secuestrados por las Farc al igual que a tres conductores que iban con ellos, estalla en llanto al preguntársele por la situación de su familia.

Los Cordón eran comerciantes, viajaban cada tanto con productos o a comprar, en diferentes partes del país.
 
De ellos no saben nada, después de haber sido secuestrados hace 13 años. Consuelo lamenta que ni siquiera ahora que un proceso de paz está en marcha, la guerrilla ha dicho algo sobre el paradero de sus familiares. Mucho menos hubo piedad cuando un año después del plagio, su padre murió, de pena moral, dice.

Ver a ‘El paisa’ en las imágenes de los noticieros, llegando a Cuba ha vuelto a revolver todo el pasado en la familia y generado sentimientos de dolor. “Le da a uno rabia, dolor y tristeza porque imagínese, si esa es la persona que nos ha hecho tanto daño, y el gobierno le da la oportunidad de estar allá, no haciendo nada bueno. Siempre he dicho que lo primero que se debió haber hecho al iniciar ese proceso de paz era exigirles que dieran razón de los secuestrados, porque son muchos”, advierte Consuelo Cordón.

Por todo ello, Consuelo hace hincapié en que nadie volvió a decir nada de los secuestrados desde que quedaron libres los políticos y los miembros de la Fuerza Pública.

“Ha sido a muchos los que les hemos pedido que intercedan por nosotros allá para que digan qué pasó con nuestros secuestrados. Los que más tenemos mucho que agradecerles es a los periodistas, de resto a nadie más. Porque al menos ustedes nos dan la oportunidad de expresarnos, nos preguntan, ya que el gobierno no”, explica concluye.        
 

‘El paisa es un sanguinario…estamos en manos de Dios’ 9 21 enero, 2021
Los hermanos Cordón y su cuñado José Arbelay Losada, de quienes sus familiares no volvieron a saber nada.