La Nación
Investigación contra docente de la Usco había sido archivada 1 16 abril, 2021
ALDETALLE

Investigación contra docente de la Usco había sido archivada

Docente del programa de Medicina de la Usco que en 2018 fue denunciado por presunto acoso sexual, está en el ‘ojo del huracán’. Una de las estudiantes que lo denunció rechaza que las investigaciones contra él nunca prosperaron, incluso, que ahora el implicado está aspirando a otros cargos en la Institución.

Rechazo ha causado en representantes estudiantiles de la Universidad Surcolombiana el posible nombramiento del profesor de Medicina del Alma Máter, Wilmer Fernando Botache Capera, a los cargos de coordinador del área de cirugía general y coordinador de posgrados de cirugía general, cuando sobre él recaen denuncias por acoso sexual que nunca prosperaron.

Diferentes órganos universitarios, entre estos, el Consejo Superior Estudiantil y el Consejo de Estudiantes de la Facultad de Salud, emitieron un comunicado en el que expresaron: “nos pronunciamos en rechazo al posible nombramiento del doctor Wilmer Fernando Botache Capera, dado a las denuncias de acoso sexual a su nombre que hasta el día de hoy reposan archivadas en control interno del Hospital Universitario de Neiva, HUN”.

Las denuncias

LA NACIÓN habló con *María del Pilar, una de las estudiantes de Medicina que en 2018 denunció al docente de planta de la Universidad Surcolombiana por presunto acoso sexual. La joven se refirió a las dilaciones que vivió al poner la denuncia y lo que le costó haber tomado esta decisión.

“A finales de 2018 se interpusieron dos denuncias siendo él docente de la asignatura de cirugía general en la Usco, los hechos ocurrieron en las prácticas clínicas en el Hospital de Neiva, por eso denunciamos ante control interno de ese centro médico que fue quien llevó a cabo el proceso”, detalló la universitaria.

Complementó que “las denuncias (de ella y una compañera) primero se presentaron al coordinador de cirugía del Hospital quien las remitió al coordinador de los docentes del centro médico, y ellos las enviaron a la Procuraduría quien las rebotó a control interno del Hospital; supe que hicieron una fase de investigación preliminar y finalmente argumentaron que archivaban las denuncias porque los testigos de escucha no eran suficientes, dijeron que no había suficientes pruebas”.

Lo que también le causa indignación a la estudiante, es que las denuncias tampoco trascendieron en el interior de la Universidad. “Nosotras no tenemos claro por qué no se inició una investigación desde la Facultad de Medicina, por qué no se activó una ruta de atención, claro está que no existe. Además -recuerda-, en 2018 quien estaba como coordinador de Control Interno de la Usco era el hermano del docente (denunciado), por ningún lado hubo garantías”, expresó la internista.

La joven, además, estima que las denuncias por acoso sexual en esta Alma Máter pueden verse reprimidas porque los estudiantes temen tener que afrontar represalias. “Siento que lo que dificulta las denuncias, es que en las carreras de Medicina y Enfermería después de ciertos semestres las notas son muy subjetivas, dependen, por ejemplo, del desempeño que tenga el estudiante con un paciente, no es como un parcial escrito donde uno puedo reclamar por las calificaciones, eso hace que sea difícil denunciar cuando uno sabe que las notas pueden versen afectadas”, señaló.

“Denunciar me perjudicó”

María del Pilar recuerda cómo le cambió la vida desde que tomó la decisión de no quedarse callada ante el presunto acoso sexual por parte de su profesor.

“El coordinador de internado me llamó y me recomendó no hacer el internado en Neiva, entonces me tocó venirme para Pitalito a hacer el último año de mi carrera en el Hospital local, precisamente porque allá no tenía garantías, podía salir perjudicada. Por haber denunciado tuve que alterar el curso de mi vida y él (docente) siguió como si nada. Yo siempre había vivido con mis padres, mi familia, y me tocó dejarlo todo”, lamenta.

La universitaria, igualmente, se refirió al caso de su compañera que también denunció. “A la otra chica que denunció, para ese tiempo le salió la primera respuesta de que le archivaron el proceso y ella decidió no apelar, porque en esa fecha la Universidad le había negado la posibilidad de hacer su práctica en otro lado, estaba muy asustada y desistió. Afortunadamente, a último momento, ella pudo inscribirse en el Hospital de Pitalito”.

Posible nombramiento

Actualmente, el probable nombramiento del docente Wilmer Fernando Botache Capera en los cargos de coordinador del área de cirugía general y coordinador de posgrados de cirugía general de dicha Alma Máter, causa indignación en María del Pilar y representantes estudiantiles de la Usco, denuncian que el nombramiento no se puede dar “como si nada hubiese pasado”.

Es de precisar, que el cargo de coordinador del área de cirugía general no está en el organigrama institucional, por lo cual la responsabilidad de su asignación recae en los docentes del Área de Cirugía General, quienes ya postularon al cuestionado docente, alegando su experiencia.

Y en el caso del cargo de coordinador de posgrados de cirugía general, al cual también fue postulado el médico por sus colegas, requiere el aval del Decano de la Facultad, Julio César Quintero Oviedo, con quien LA NACIÓN se comunicó para conocer su postura frente al tema sin obtener una respuesta.

El proceso disciplinario

La investigación a los hechos la realizó inicialmente la oficina de control interno disciplinario del Hospital Universitario de Neiva, institución que mediante decisión del 21 de agosto del año 2019 resolvió ordenar la terminación y el archivo de la indagación en contra del referido médico al no existir prueba suficiente para continuarla. Esta decisión fue impugnada por la quejosa, pero finalmente confirmada en favor del médico Wilmer Fernando Botache Capera, mediante la providencia de fecha 15 de enero de 2020 proferida por la gerencia del Hospital Universitario de Neiva.

Esta precisión la hace LA NACIÓN en cumplimiento de lo ordenado por providencia de la sala Civil Familia Laboral del Tribunal Superior de Neiva, de fecha 01 de febrero de 2021, radicación 2020- 00188-01.

*María del Pilar: Nombre cambiado a petición de la fuente.