La Nación
crimen
TEMA DEL DÍA

¡Que el crimen no quede en la impunidad!

En medio de expresiones de pesar y de dolor por parte de sus amigos y de hermetismo total por parte de sus familiares se cumplieron en la mañana de ayer en Neiva, las horas fúnebres de Katerine Caviedes Montealegre, la mujer asesinada por su ex pareja sentimental, el sargento retirado Edwin Lizcano. Los amigos dijeron que fue una muerte anunciada. La ciudadanía con plantones pidió justicia.

 

Hernán Galindo

temadeldia@lanacion.com.co

Que este crimen no quede en la impunidad, fue el sentimiento generalizado de quienes asistieron a las exequias de Katerine Caviedes Montealegre, una mujer de 35 años de edad, asesinada por su expareja sentimental en la madrugada del pasado domingo. El último adiós a la joven mujer que deja dos hijas de 15 y 13 años de edad, se realizó ayer en la Catedral de la Inmaculada Concepción de la ciudad de Neiva.

En medio de la homilía el sacerdote celebrante, se refirió al pesar que causa la muerte y el dolor que genera una partida prematura como la de Katerine en medio de las circunstancias que rodearon su deceso. Pero, siempre hay esperanza al final de la vida, indicó el presbítero.

El cortejo fue acompañado por sus familiares y amigos que la definieron como un gran ser humano que amaba la vida y a sus hijas. Así lo indicó uno de los veedores de derechos humanos en la ciudad que prefirió reservarse su nombre. “Pedimos como defensores de los derechos humanos que este crimen no quede en la impunidad; esperamos que la justicia actúe”.

El veedor se refirió al presunto asesino como un sargento que era posesivo y que la había amenazado en varias ocasiones. “Nuestro círculo de amistad le había advertido que se fuera de la ciudad, porque la iba a terminar matando y así fue; esto se convirtió en una muerte anunciada”, agregó.

LA NACION buscó a la madre de Katerine y ella, en medio de su gran dolor y repudio, dijo que solo pide que el crimen de su hija no quede sin el castigo para su autor.

La lloran en Aipe

La muerte de Katerine causó repudio y dolor en el municipio de Aipe en donde su familia tiene raíces. En las horas de la noche del pasado domingo una vez se supo del crimen del que fue víctima, decenas de aipunos con el alcalde a la cabeza, realizaron una velatón.

Sobre el vínculo y el de su familia con Aipe, se refirió el ex alcalde Luis Felipe Conde Lasso: “Conozco a la familia Caviedes Montealegre, vinculada por muchos años a nuestro municipio y se ha distinguido por ser una familia muy querida y muy respetada en Aipe”. El exmandatario recordó que Katerine trabajó en la Alcaldía durante su administración.

Conde Lasso dijo además que la solidaridad es total con la familia, Caviedes Montealegre

¡Que el crimen no quede en la impunidad! 1 28 mayo, 2024
Familiares de Katerine Caviedes guardaron prudencia y optaron por no entregar declaraciones sobre lo ocurrido.

.

La amiga

Una de las amigas de Katerine Caviedes fue Verónica Vargas, con quien compartió en un negocio que tuvo y que vendieron a raíz de los problemas por la obsesión de su ex compañero sentimental.

“Yo trabajaba al lado de ella y la recuerdo como una buena amiga que no paró las cosas a tiempo, porque ese tipo era masoquista, la amenazaba y ella volvía otra vez con él y mire donde pararon las cosas”. Y contó que se habían alejado hace unos dos años, pero supo que se habían casado. “Pelearon, ella lo perdonó y se casaron y luego se separaron y mire lo que pasó”.

Verónica fue una de las que le aconsejó que lo dejara, pero ella no era capaz, decía que lo quería mucho. Finalmente envió un mansaje a todas las mujeres: “Por favor mujeres no sigamos con una persona que nos maltrata, que nos trata mal, que no nos valora, que no solo inflige maltrato físico sino sicológico”.

E insistió: “Yo le aconsejé muchas veces que lo dejara, pero ella decía: no, yo lo quiero mucho; y mire en lo que terminó”.

La tragedia   

El nuevo caso de feminicidio en el Huila se registró al interior del motel Olimpus ubicado en el kilómetro 1 de la vía Neiva – Palermo, en la madrugada del domingo pasado.

Los hechos se desataron cuando Katerine Andrea Caviedes Montealegre, de 35 años de edad, fue atacada con arma de fuego en momentos en que ingresaba a la habitación con su nueva pareja sentimental, el abogado Jhon Alexander Quijano.

Quien dio a conocer parte de lo sucedido a través de sus redes sociales, fue su hermano, Leonel Quijano. Este envió mensajes en su cuenta de X, en los que relató que su progenitora lo había advertido sobre la situación que vivía su hermano, que le había dicho que lo iban a matar.

También indicó que el asesino era su ex pareja sentimental, el exsargento Edwin Lizcano, con el que había compartido parte de su vida en una relación tormentosa.

Durante el ataque en el motel, Katerine no tuvo tiempo de reaccionar. Uno de los tiros impactó su cabeza.

El sonido de los proyectiles generó alerta en los trabajadores del establecimiento quienes requirieron del apoyo de las autoridades.

Las unidades de la Policía Metropolitana que respondieron y atendieron el caso encontraron a la víctima dentro del vehículo, en el puesto del copiloto, con un impacto de bala a la altura del occipital derecho, que fue el que le causó la muerte según dictaminaron los médicos que la recibieron en la Unidad de Urgencias del Hospital Universitario de Neiva.

El compañero de Caviedes, salvó su vida, gracias a que se pudo refugiar al interior de la habitación 23 del motel y que la puerta de ingreso que alcanzó a cerrar, resistió el embate de las balas del enceguecido victimario.

Del responsable ya no había ningún rastro, por lo que la patrulla procedió a prestarle los primeros auxilios a la afectada trasladándola en un vehículo institucional al centro asistencial, donde desafortunadamente llegó sin signos vitales.

No se sabe si el asesino llegó en ese momento o estaba ahí con anterioridad tras haber hecho un seguimiento identificando este escenario como el adecuado para sorprenderla y acabar con la vida de su expareja.

 

La investigación del crimen 

En el sitio del ataque, los uniformados de la Sijin acordonaron el lugar para realizar las pesquisas tendientes a esclarecer lo sucedido. Durante las indagaciones se pudo establecer que el atacante se trataría presuntamente del exmilitar pensionado quien era la expareja sentimental de Caviedes Montealegre.

La investigación se orientó desde el principio hacia los testimonios de los amigos que dieron a conocer de las amenazas constantes a Caterine de parte de su excompañero sentimental y del maltrato que le propinaba cuando convivían juntos.

A esto se suma el testimonio del hermano de Edwin Lizcano, quien apareció en redes sociales a esclarecer que no se trataba de él debido al gran parecido físico que tienen.

En redes sociales los ciudadanos han manifestado su rotundo rechazo frente a este atroz crimen, que se convierte en el segundo feminicidio ocurrido en lo transcurrido del año 2024 en la región.

Los investigadores del CTI de la Fiscalía, se encuentran siguiéndole la pista al homicida para dar con su captura. Esta nueva muerte violenta se suma al feminicidio de Natalia Anacona Samboní, ocurrido en el mes de marzo en Pitalito.

 Lea: https://www.lanacion.com.co/ingeniera-industrial-fue-asesinada-por-su-expareja-dentro-de-un-motel/

Plantón en Neiva

Un nuevo plantón realizó un grupo de mujeres que lucha por el no maltrato a la mujer y cualquier forma de violencia contra la mujer como el feminicidio, en esta oportunidad llamaron la atención por el asesinato de Katerine Caviedes Montealegre.

Las integrantes de la protesta llegaron hasta la sede del Palacio de Justicia de Neiva, hacia las cinco de la tarde de ayer, para exigir justicia por este nuevo feminicidio y todos los otros delitos que se han cometido contra las mujeres en el Huila.

Una de las voceras con megáfono en mano dijo que lo que pretenden es denunciar este nuevo feminicidio en la región y toda clase de violencia contra las mujeres. “Que los hombres no crean que son los dueños de los cuerpos de las mujeres, el primer territorio que tenemos y por eso denunciamos, porque queremos que cualquier tipo de violencia de género sea eliminada de nuestro departamento y de nuestra ciudad”, proclamó.

Angélica Vargas, una de las lideresas de la protesta, dijo que se tienen que hacer sentir porque se ha convertido en algo muy recurrente que sucedan feminicidios en Neiva y el departamento del Huila. Hizo la salvedad de la compañía de varios hombres y aclaró que no están juzgando a todos los hombres.

La concejala, Lourdes Mateus, que se hizo presente en este plantón, sostuvo que el lugar de la protesta es simbólico por ser el Palacio de Justicia y las mujeres decidieron convocarse en el lugar precisamente para reclamar: “Justicia contra el crimen de Katerine, justicia para Mayerly, la joven que fue asesinada en inmediaciones del puente Santander, justicia para los  feminicidios que van en lo corrido del año y para los más de 54 casos que cursan en la Fiscalía como casos de abuso sexual y los más de 450 casos que reposan también en el Palacio de Justicia por violencia intrafamiliar”, dijo.

E hizo una reflexión: “La Justicia no nos va a devolver a Katerine, no nos va a devolver a Mayerly, pero sí puede actuar para que no estemos aquí nuevamente reclamando justicia por mujeres asesinadas”.

Y en referencia al caso de Katerine, expresó que “cada vez que suceden casos como este, nos crea una ‘mea culpa’, por tolerar el acoso, la amenaza y toda clase de violencia sin que haya una reacción inmediata como sociedad y menos de la justicia”, cerró.