La Nación
Fusión y escisión 1 21 enero, 2021
COLUMNISTAS OPINIÓN

Fusión y escisión

Fuad Gonzalo Chacón

 

Aunque no sea fácil de imaginar, es un hecho que la literatura, y en particular su átomo esencial, la letra impresa, es desde siempre un compuesto de naturaleza líquida, peculiar aspecto molecular que las editoriales tienen muy claro y con el que no han dudado en jugar como alquimistas a lo largo de los años. Así pues, no son pocas las ocasiones en que la creatividad de algunas casas de tinta ha dado lugar a experimentos catabólicos y anabólicos bastante particulares sobre las obras de distinguidos autores. Fusiones y escisiones paradójicas que escapan de la comprensión del lector.

Uno de los primeros casos que identifiqué recae sobre la exquisita colección de cuentos cortos de William Faulkner. Originalmente publicada en 1997 por Alfaguara bajo el título de “Relatos”, es un ladrillo color ladrillo de casi 700 páginas de espesor que, de no ser por la menuda tipografía que usaba esta editorial en los noventa, sería un gran complemento para cualquier bolsillo. Años después, Seix Barral adquiriría los derechos y decidiría, tan salomónica como inexplicablemente, publicar el mismo material en dos tomos distintos, y así fue como nacieron “El campo, el pueblo y el yermo” y “De esta tierra y más allá”. Así, como un mago serruchando a un voluntario del público. Por suerte, en 2009 Alfaguara devolvería el orden al cosmos juntando a los gemelos en un hermoso volumen verde lima llamado “Cuentos Reunidos” que redimió al buen Faulkner.

Otro que ha sido infinitamente metamorfoseado es Haruki Murakami. Su obra más famosa “1Q84”, un tríptico japonés que llegó a los Estados Unidos para romper cajas registradoras en 2011 en un solo volumen de más de mil páginas. Un lujo que nunca hemos podido darnos en español, pues su editorial, Tusquets, se empeña en ofrecer dos partes distintas que sumadas tienen cerca de 500 páginas más que la práctica edición norteamericana. Esta táctica es un clásico Murakamiano como el jazz o los gatos en sus obras, pues su último libro “La Muerte del Comendador” fue publicado en los Estados Unidos por Vintage en un único ejemplar de casi 700 páginas que, por arte de birlibirloque, se transformó en español en dos libros que se lanzaron en años distintos y que sumados abultan 300 páginas más que su contraparte gringa.

Tristemente, no siempre Alfaguara se ha portado bien, ya que últimamente le ha dado por filetear a García Márquez con “De Viaje por Europa del Este”, un compilado de reportajes hechos tras la Cortina de Hierro que se publicó en 2015 extrayendo todo su contenido de “De Europa y América”, el tercer volumen de la obra periodística de Gabo que, casualmente, Alfaguara reeditó y publicó también en 2015. Pero como si esto fuera poco, en 2018 apareció “El Escándalo del Siglo”, otro resonado lanzamiento que también extrajo su contenido de ese y otro tomos de la obra periodística y hasta fragmentó a la mitad el reportaje “Yo visité Hungría” que se había impreso íntegramente tres años atrás en “De Viaje por Europa del Este”.

Alquimia pura, literatura cuántica. Einstein estaría orgulloso.