La Nación
HUILA

Algeciras: el miedo no se ha ido

Algeciras: el miedo no se ha ido 1 28 mayo, 2020

La enorme pirámide de tranquilidad  que habían construido los algecireños en el marco del proceso de paz,  se está desmoronando. Autoridades anunciaron el fortalecimiento de Ejército y Policía, y la Fuerza Aérea hará especial vigilancia.

 

Caterin Manchola

Huila@lanacion.com.co

 

De ‘Despensa Agrícola del Huila’, Algeciras, pasó a ser despensa de inseguridad y miedo en los últimos días.  Del último asesinato pocos se atreven a entregar declaraciones sobre qué vieron, sin embargo, muchos concluyen que a John Fredy Álvarez le arrebataron la vida debido a su rol como líder social.

La víctima sí había recibido amenazas, pero no cedía ante la intimidación, según recordó ayer en horas de la tarde su padre Pablo Emilio Álvarez. Mientras esperaba verlo de nuevo, comentó que el pasado lunes de Reyes estuvieron reunidos y esa fue la última vez que, tras un abrazo, le encomendó que se cuidara.

Pero, ayer desconocía cómo se lo “habían dejado…”, dijo. “No me lo dejaron abrazar”, lamentó.

Para su padre, el hecho es una arremetida por “estar trabajando en lo social. Él le servía mucho a la gente campesina, a los más pobres los buscaba ayudar. Yo creo que ese fue el motivo de haber perdido a mi hijo”.

El suceso atizó la zozobra que ya se había tomado los hogares de los algecireños en los últimos días, quienes se niegan a repetir el derramamiento de sangre que provocó el conflicto interno armado en esta región ubicada al oriente del Huila.

 

El líder

De raíces campesinas, John Fredy Álvarez vivía en la vereda Pinares, a 30 minutos del casco urbano de Algeciras,   para la que ayudó a gestionar la electrificación. Fue presidente de Junta de Acción Comunal y presidente de una empresa de la vereda. Ayudó a conformar el movimiento Marcha Patriótica en el Huila y era miembro activo de la Unión Patriótica; quienes lamentaron y rechazaron lo sucedido.

Jamín Ortíz, le conocía hace más de 20 años, cuando los dos llegaron a la apartada zona rural, completamente invadida por fuerzas al margen de la ley.  “Él gestionaba cosas para ayudarle a la gente, pensaba en comunidad”, dijo.

Actualmente, se encontraba tramitando lotes para que personas de escasos recursos construyeran su vivienda, por eso desde hace un año permanecía la mayor parte de su tiempo en la zona urbana del municipio. También trabajó con Lorena Sánchez, presidenta de la asociación de trabajadores Campesinos del Huila.

“Era un gran líder, la noticia es muy dura. A uno lo deja pesando en quién sabe ahora qué pase, uno no sabe quién esté en la lista más adelante porque son cosas que no entendemos. Nunca escuchamos de que se agarrara con fulano, nunca tuvo problemas”.

 

El padre

Sandra Bolívar, conoció a Jhon Fredy cuando ambos asistían al colegio Juan XXIII y posteriormente terminaron la básica secundaria en El Ateneo Autónomo. Fueron pareja durante 20 años y desde hace dos se separaron, pero continuaron con buena relación de amistad.  La madre de tres hijos de 19, 15 y 9 años, lo rememora como una excelente persona, padre de familia y líder social.

“A pesar de que últimamente no estábamos viviendo juntos, teníamos una excelente relación. Él era muy querido por todo el pueblo y por la vereda. También muy responsable con sus hijos”.

Las autoridades aún no dan cuenta de mayor información acerca de quién le habría arrebatado la vida a Jhon Freddy. Las razones del por qué también son desconocidas.

Entre tanto, la familia aún no conoce exactamente cuántos impactos de bala recibió, algunos hablan de cuatro y otros de cinco.

El que en vida fuera presidente de la Asociación de Trabajadores Campesinos, Astracal, permanece en la Casa Campesina, a la cual han llegado  labriegos de diferentes veredas del Huila. Así mismo, integrantes de diversos movimientos políticos y partidos de izquierda y centro.

“Algeciras me lo reclama, yo lo iba a enterrar en Neiva, pero todo el mundo me dice que la gente campesina lo necesita  allá. Lo están esperando desde ayer –el sábado-”, dijo su padre.

Aunque las autoridades informaron que el hecho ocurrió en el barrio Abraham Palacios  LA NACIÓN visitó el lugar y corroboró que en realidad se trata del barrio Juan XXIII, y según la comunidad, el asesinato se perpetró poco antes de las 12.

La víctima  tenía 39 años de edad y había arrendado una habitación en el primer piso de una casa de dos plantas. Para ayer en horas de la mañana, el lugar se encontró desocupado y según información de uno de los vecinos, la familia llegó  el sábado en horas de noche a recoger las pertenencias del líder social e hicieron entrega del inmueble.

Comentó también la comunidad que en la habitación permanecía solo. Su vecino más cercano se encontraba en el área rural cuando un sicario le disparó con un arma de fuego en diferentes partes del cuerpo, provocándole múltiples heridas por lo que murió de inmediato.

El crimen se dio tres días después de que muy cerca también hubieran asesinado a Mireya Hernández Guevara, quien fue tesorera de la Junta de Acción Comunal  en el barrio 20 de Julio.  Y  días atrás también fue asesinado un ex integrante de la otrora guerrilla Farc, Ricardo Lee Patiño,  en la vereda Quebradón de ese mismo municipio.

Algeciras: el miedo no se ha ido 2 28 mayo, 2020
Ayer se desarrolló un consejo de seguridad ampliado en la localidad.

 

 “No al retroceso”

Por ende, ayer en horas de la tarde las autoridades civiles y militares adelantaron un consejo de seguridad ampliado en Algeciras. Luego de evaluar la situación de orden público, el gobernador del Huila, Luis Enrique Dussán, anunció medidas pues “esas oscuras manchas  que padecimos en el pasado por orden público no van a volver a suceder: no lo vamos a permitir”.

Entre las medidas figura el fortalecimiento del pie de fuerza, la presencia de Ejército y Policía se redoblará. Son 60 nuevos hombres del Ejército y 40 de la Policía. Apoyarán temas de inteligencia, harán motorizados y estarán en las diferentes operaciones.

Además, la Fuerza Aérea estará haciendo vigilancia parmente.

Se hará una priorización y celeridad de las investigaciones, para lo cual fue conformado un grupo élite interinstitucional en cabeza de la Fiscalía y “tener resultados inmediatos sobre responsables, para judicializarlos”.

También se ejercerán acciones integrales socioeconómicas, buscando mayor presencia institucional del Estado. Y una recompensa de hasta 20 millones de pesos se estará otorgando a quienes den información  relacionada con los hechos de inseguridad.

En el marco del proceso de paz también se solicitará una sesión en Huila de la  Comisión Nacional de Garantías de Seguridad y Protección.

Aseguró el Gobernador, que garantizarán la protección de la comunidad y que se esclarecerán los sucesos desafortunados de los últimos días.

“Hemos hecho un análisis detallado de los últimos días de Algeciras, de los homicidios que han habido de algunos líderes sociales y atentados. No vamos a permitir de ninguna manera que vuelva la zozobra a Algeciras y al departamento”.

El Alcalde de Algeciras, Personero, Policía, Fiscalía, Procuraduría y demás autoridades que hacen presencia en el departamento, también presidieron el consejo de seguridad.

 

El llamado

Como “grave” calificó el director de Instituto de Estudios Para el Desarrollo y la Paz (Indepaz), Camilo González Posso, la situación de inseguridad que se viene presentando con los líderes sociales en Colombia. Según revela el último informe son Tumaco, Cauca, Huila, Chocó y Antioquia donde se ubican los focos de amenazas más preocupantes.

Hace alusión el documento a la muerte de Mireya Hernández Guevara en Huila y otras 12 personas más. Anuar Rojas Isaramá en Nuquí (Chocó) el 9 de enero,  Óscar Quintero en Puerto Guzmán (Putumayo) el 8 de enero y Gentil Hernandez en esa misma población.

El viernes 10 de enero en el departamento del Cauca, fue asesinada la lider Amparo Guegía, junto a su hijo. En esa misma fecha se reportó también el asesinato de Juan Pablo Guejia, en ese mismo departamento.

Así mismo,  Carlos Cardona de Ituango (Antioquia) fue asesinado el 2 de enero, además de Cristian David Caicedo de Guapi (Cauca) el 3 de enero, Gloria Ocampo de Puerto Guzmán (Putumayo) el 7 de enero, Virginia Silva Paez en Cauca el 7 de enero, Carlos Alonso Quintero de Puerto Guzmán (Putumayo) el 8 de enero y Emilio Campaña también de Puerto Guzmán(Putumayo) ese mismo 8 de enero.

Comenta!