La Nación
Despolarización del país 1 4 diciembre, 2022
COLUMNISTAS OPINIÓN

Despolarización del país

De tiempo atrás viene una polarización política  y social del país muy profunda, así se adelantó  la campaña presidencial reciente, el centro dentro del espectro político no fue opción, y que bueno que con la llegada de Petro al gobierno toma fuerza su propuesta de campaña de un gran Acuerdo Nacional, que fue atractivo de muchos para acompañarlo, y que sin duda sería un camino menos intrincado hacia las grandes reformas aplazadas que los colombianos anhelan. ‘Unirnos en lo fundamental al medio de las diferencias’ planteaba con frecuencia el dirigente conservador Álvaro Gómez Hurtado.

El país está divido por mitades. Así se expresó el domingo anterior en las urnas: Petro con  11.2 y Rodolfo 10.5  millones de votos (suma de varios matices antipetro). Enhorabuena la convocatoria del gran Acuerdo Nacional, que despolariza y genera ambiente propicio para entendernos en temas claves de las  reformas que liderará el nuevo gobierno. Por fortuna, la convocatoria del Pacto alrededor de un gran diálogo nacional ha sido acogida por sectores sociales y los partidos,  incluso por el líder de la derecha Álvaro Uribe. Me imagino que la iglesia y los otros actores de la vida nacional harán lo propio. Los gremios económicos del país  se pronunciaron y anunciaron que trabajarán con el nuevo gobierno de manera conjunta que permita tender puentes y diálogos para un futuro económico estable.

En esta misma columna el pasado domingo invocábamos la propuesta de Petro del gran Acuerdo Nacional, para emprender la difícil tarea de transformación que requiere la sociedad, y  también trasladamos a nuestros copartidarios la consigna que  a los liberales no le pueden  tener miedo al cambio dentro de un Estado Social de Derecho.  Me alegra que el presidente electo para garantizar el núcleo  base de su coalición parlamentaria con el Pacto Histórico y los Verdes, haya invitado al Partido Liberal para acompañar  este propósito grande, y de ahí que los otros partidos estén expresando su buena voluntad en esa dirección.

Por su puesto, el liberalismo no puede estar ausente de este momento histórico, debe volver al sitial de vanguardia de las grandes reformas. Acordémonos  que en la vida republicana este ha sido actor principal de las grandes transformaciones  del país,  incluyendo la Constituyente del 91.

El presidente electo está cogiendo ‘el toro por los cuernos’ y como senda  generadora de confianza a su propósito superior de cambio hoy está convocando al Gran Acuerdo Nacional que incluye el diálogo directo con los contradictores y las distintas fuerzas políticas y sociales, sobre los grandes temas de país. Quiera Dios que más temprano que tarde esta convocatoria nos genere un ambiente de unidad, y despolarice la sociedad que tanto daño nos ha traído.