La Nación
EDITORIAL

El ‘elefante blanco’ más grande

El ‘elefante blanco’ más grande 1 10 abril, 2020

 

La Contraloría ha decidido llamar a cuentas a los responsables del contrato dirigido a terminar las obras del distrito de riego Tesalia-Paicol, considerado por muchos como el ‘elefante blanco’ más grande del Huila.

El contrato no se cumplió a cabalidad. Las obras civiles faltantes o complementarias quedaron al garete, entre ellas, la conducción principal, la cámara de presurización, el paso elevado sobre el río Negro de Narváez y algunos tramos de los sistemas de distribución y la adecuación predial, que dejó sin terminar el consorcio Interriego, socio del Grupo Nule. El contrato de obra 0939, adjudicado a la Unión Temporal Tesalia 2014, tuvo un valor inicial de 81.553 millones de pesos. Sin embargo, la inversión total alcanzó otros 114.353 millones de pesos, el 26,74% más de lo presupuestado inicialmente. El contratista se quedó solamente en las reparaciones iniciales, limpieza de los canales colmatados, mantenimiento de juntas y reparación de concretos.

El contrato lo adjudicó el 22 de diciembre de 2014 el entonces director General del Incoder, Rey Ariel Borbón, como un compromiso para terminar el colosal paquidermo. Pero tampoco logró su cometido. La Contraloría General de la República admitió, cinco años después, la pérdida de los recursos destinados para la terminación de la obra e inició las acciones que le corresponden para intentar recuperarlos. Entre los responsables figuran los representantes de las empresas españolas, Marco Obra Pública S.A. Sucursal Colombia y la Constructora de Obras Municipales, Comsa, que concurrieron financieramente. Igualmente los restantes miembros del consorcio.

Claramente, la plata se perdió y es deber de la Contraloría recuperar esos dineros, aunque valga decirlo, el organismo de control está reaccionando demasiado tarde. Y es que estamos hablando de más de $23 mil millones representados en pagos dobles, pagos de mayores cantidades de obra y otras irregularidades que impidieron la culminación del proyecto.

Los organismos de control están llamados a actuar con diligencia y contundencia frente a estos evidentes casos de despilfarro de los dineros públicos.

 

“Claramente, la plata se perdió y es deber de la Contraloría recuperar esos dineros, aunque valga decirlo, el organismo de control está reaccionando demasiado tarde”

 

Comenta!

Zona de Suscriptores