La Nación
El futuro de la PTAR 1 11 agosto, 2022
EDITORIAL

El futuro de la PTAR

En medio de estas festividades sampedrinas, hay un hecho que debe despertar inquietud entre los neivanos: el archivo de la licencia ambiental que deja en veremos la construcción de la Planta de Tratamiento de Aguas Residuales para la ciudad, la famosa PTAR.

Se trata de la tercera oportunidad en la que la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, Anla, rechaza las solicitudes de Las Ceibas Empresas Públicas de Neiva para la construcción del proyecto porque la información requerida para su trámite resultó insuficiente, generaba incertidumbre, y registraban serias falencias técnicas y ambientales, que no lograron subsanar.

La declaración que entregó el director general de la Anla, Rodrigo Suárez Castaño, fue clara: “Ante las falencias encontradas en el estudio ambiental, se procedió al archivo del trámite administrativo iniciado, ya que impide que la autoridad ambiental pueda continuar con la evaluación de dicho estudio y emitir el correspondiente pronunciamiento, culminando así el trámite de manera anticipada”. La decisión quedó consignada en el Auto No. 04357 de 2022 notificado personalmente a la gerente de Empresas Públicas Gloria Constanza Vanegas.

Vale la pena indicar que la construcción de la PTAR no es un capricho que nació de la noche a la mañana. La construcción de la planta de tratamiento fue ordenada en el 2005 por el Tribunal Administrativo del Huila en el trámite de una acción popular para contener la grave contaminación del río Magdalena.

Sobre el tema, la gerente de Las Ceibas, Gloria Vanegas, ha salido a anunciar que están subsanando la información requerida para que la Anla reinicie el trámite para la expedición de la licencia ambiental y el inicio de las obras, que será ejecutada en dos fases, tal como fue diseñada, con una inversión 215 mil millones de pesos.

Los neivanos no pueden perder de vista el desarrollo de la PTAR, una obra necesaria para detener la grave contaminación que todos le generamos al río Magdalena a través de las aguas negras de los domicilios.