La Nación
JUDICIAL

‘Gota a gota’ fue absuelto de violación de menores

‘Gota a gota’ fue absuelto de violación de menores 1 22 septiembre, 2020

El prestamista Dairo Gutiérrez Vargas, quien fue condenado en primera instancia de acceso carnal abusivo con menor de 14 años y explotación sexual comercial de persona menor de 18 años, entre otros delitos, fue absuelto por el Tribunal Superior de Neiva. Un magistrado se opuso a la decisión.

 

Rafael Rodríguez C.

 

La dura condena a la que fue sentenciado el prestamista Dairo Gutiérrez Vargas, por presuntamente haber abusado sexualmente de dos hermanos menores de edad, quedó en el aire, tras ser revocado el fallo y absolverlo.

La decisión fue adoptada por dos magistrados de la Sala Cuarta de Decisión penal del Tribunal Superior de Neiva, quienes señalaron que había dudas en las pruebas testimoniales de los testigos de la Fiscalía y que llevaron al Juzgado Cuarto Penal del Circuito de Neiva a condenarlo.

Mientras que el tercer magistrado de la sala, Enrique Jesús Hernando Caballero Quintero, hizo salvamento de voto, al no estar de acuerdo con sus colegas y señalar que “con las pruebas practicadas en la presente causa se acreditó más allá de toda duda razonable la responsabilidad penal de Dairo Gutiérrez Vargas, en los delitos endilgados”.

La Fiscalía había acusado a Gutiérrez Vargas de los delitos de acceso carnal abusivo con menor de 14 años, actos sexuales con menor de 14 años y explotación sexual comercial de persona menor de 18 años, luego de la denuncia instaurada por la mamá de las dos víctimas.

Según el ente acusador en el año 2010, el prestamista se hizo amigo de la familia de uno de los menores, “lo acostumbró a llevarles hamburguesas y perros calientes”. A finales del 2011 y principios de 2012, con permiso de los padres y con el pretexto de que lo acompañara, solía movilizar al infante en la motocicleta. En horas de la mañana, lo ingresaba a una vivienda en el barrio Limonar en Neiva, “donde en más de veinte oportunidades abusó del impúber, cuando apenas tenía ocho años”.

Agregó el ente acusador que en la casa el hombre “daba rienda suelta a sus apetitos carnales… También estimulaba con la boca para reclamarle igual tratamiento erótico.”.

Sostuvo que el menor era amenazado por Gutiérrez Vargas “al chico lo amenazaba  Dairo Gutiérrez Vargas con aniquilar su familia si revelaba lo que acontecía, apercibimiento que tomó en serio debido a que portaba arma de fuego”.

La Fiscalía llevó ante el juez a los menores, quienes contaron con detalles los vejámenes a los que habrían sido sometidos por Gutiérrez Vargas. “Los hermanos desde un inicio señalaron sin equívocos al acusado y los vejámenes a los que los sometió…”, señaló el togado.

Agregó que en el juicio, los testigos indicaron cómo surgió la relación de amistad del acusado con los niños y la confianza para obtener permiso de los padres para que los chicos lo acompañaran a cobrar los réditos de los préstamos que realizaba. “Los invitaba a salir a comer, a pasear, a ver televisión, películas; además, les daba regalos. Luego los sometió sexualmente hasta que accidentalmente la mamá de los infantes se entera de tales conductas”.

Sostuvo el togado que la psicóloga Lucy Pascuas, la médico legista Diana Cecilia Galezo Chávarro y la psicóloga forense Claudia Patricia Vargas Cedeño, ratifican las expresiones de los niños. “La psicóloga forense, encontró respaldo afectivo de la narración dada por los chicos, observó con atención que se sentían incómodos, por eso consideraba confiables sus versiones sobre la información aportada y descartó algún sesgo impuesto por los padres para direccionarlos en forma temeraria contra el incriminado”.

Duda en las pruebas

La niña denuncia que fue manipulada en dos ocasiones; la primera vez lo relaciona con lo que ocurre en la alberca donde están presentes el perpetrador, ella, su hermanito y el tío. “Episodio que negó el adolescente. Esto significa que no existe elemento de corroboración periférica; al contrario, el que obra lo descarta”.

La segunda agresión sexual habría ocurrido cuando la mamá de la menor estaba en la casa. “Pudo desnudarla para manosearla, comportamiento que discrepa porque con ese tipo de comportamientos delictivos que suelen realizarse a puerta cerrada y sin la presencia de testigos”, manifestaron los magistrados.

Sostuvieron que de las pruebas allegadas al juicio oral ninguna permite establecer en grado de certeza la existencia de los vejámenes sexuales denunciados, “pues los incorporados impiden precisar las afrentas sexuales aludidas”.

Precisaron que en las declaraciones “las víctimas incurren en las incoherencias anotadas, pese a que las psicólogas encontraron componentes emocionales e hilaridad del en lo narrado, de la duda probatoria que se deriva de lo aportado”.

“Cometió los delitos endilgados”

El magistrado Enrique Jesús Hernando Caballero, se alejó de la postura de sus colegas de bancada, e hizo salvamento de voto, al señalar que con la valoración en conjunto de las pruebas “permite colegir sin lugar a dudas que Dairo Gutiérrez Vargas, cometió los delitos endilgados por la Fiscalía y por lo mismo la sentencia de primer nivel debió ser confirmada”.

Sostuvo que la médica Diana Cecilia Galezo Chávarro, adscrita al Instituto Nacional de Medicina Legal y Ciencias Forenses dictaminó que uno de los menores  presentaba una cicatriz en el ano. “Huella que al ser valorada en conjunto y en contexto con los testimonios de los menores y de la denunciante, permiten concluir la existencia de los hechos delictivos a la vez que descarta cualquier otra causa de origen de la lesión”.

Precisó además el magistrado que las versiones de los niños se mantuvo incólume. “Las incriminaciones no han tenido variación de tal envergadura de generar protuberantes contradicciones o hacer referencia a sucesos o episodios imposibles de acontecer”.

es_COEspañol de Colombia
es_COEspañol de Colombia