La Nación
La captura del poderoso senador Aguilar 1 21 septiembre, 2021
EDITORIAL COLUMNISTAS

La captura del poderoso senador Aguilar

La captura del poderoso senador, Richard Aguilar, puso a hablar de nuevo a los colombianos sobre el monstruo de mil cabezas que atormenta y no deja progresar a las regiones del país: la corrupción.

Como es de conocimiento público, Aguilar fue capturado la noche del martes pasado por orden de la Corte Suprema de Justicia, que le dictó medida de aseguramiento de detención preventiva en establecimiento de reclusión como presunto determinador de contrato sin cumplimiento de requisitos legales, autor de interés indebido en la celebración de contratos y coautor de concierto para delinquir agravado y peculado por apropiación a favor propio y de terceros.

Las supuestas irregularidades datan de los años 2014 y 2015 cuando el senador Aguilar se desempeñó como gobernador del departamento de Santander. Según las investigaciones, Aguilar habría ordenado a algunos de sus entonces funcionarios favorecer y entregar contratos de obras e interventoría –reforzamiento de un estadio y mejoramiento de varias vías– a ciertas personas o consorcios previamente señalados por él.

Lo del caso del senador Aguilar es una muestra más de cómo inescrupulosos llegan a los cargos públicos. En las regiones, es muy frecuente que el gobernante de turno dirija las contrataciones para favorecer a sus amigos de siempre. Y en un pueblo, todos saben quiénes son. Por lo general, estos son los que nunca han tenido nada, pero que de la noche a la mañana empiezan a gastar a sus anchas, a darse lujos y a viajar.

Lamentablemente, estamos en un país en el que los deshonestos aprovechan las fallas en los controles, la cultura de la ilegalidad y la permisividad social para enquistarse en el poder y seguir haciendo de las suyas.

Por eso, es necesario una sociedad vigilante y que esté dispuesta a denunciar a los corruptos.